*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
170 años. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
No se puede dar nada a Hamas hasta que devuelva a los soldados y civiles que secuestró”
Hugo Rodríguez Almada Hugo Rodríguez Almada
Facultad de Medicina: El statu quo y los conflictos
Esteban Valenti Esteban Valenti
Mujica el gran elector
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La primera vez que vi a Mujica
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las “innovaciones” en Medicina y los medios de información
Michael Añasco Michael Añasco
American Space Forces. Donald Trump contra los extraterrestres
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Pepe, el último profeta...
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
En la encrucijada contemporánea no más ajuste sino transformación
Luis Sabini Luis Sabini
Una maldecidísima trinidad: Assange, Sala, palestinos
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Tacuarembó y el triste protagonismo de los últimos días
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Votaremos con el Frente Amplio. O a este mismo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Balbi: el toro y la muerte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
El turismo visto desde la celulosa
Pablo Mieres Pablo Mieres
Promesas rotas
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
La marea verde y la siesta de las izquierdas
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La venta del Dique Maua y la crónica de una metamorfosis: El FA de estatizador a continuador de la obra de Aparicio Méndez
Laura Alemán Laura Alemán
Predios del dique Mauá. Vender el alma: tres perlas de un collar oscuro
Charles Carrera Charles Carrera
Tan uruguayos como nosotros
Luis Fernández Luis Fernández
Detalles de la inmigración africana
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
No lo digo yo, lo dicen Daniel Barenboin y otros, que se aplica el « apartheid » en Israel
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Desinteligencias de la Inteligencia
William Marino William Marino
Comenzó la carrera!!!
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
La ley de los pequeños números
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Gobiernos y derechos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
UPM 2 NO, cuando la mentira es la verdad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Gauchos de las cuchillas y vaqueros de las praderas -II
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
¿En qué nos parecemos, tú y yo a la nieve?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Cuidado señores candidatos. ¡Oso! del futbol
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El programa del FA y los arbolitos de Navidad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Matrimonio homosexual en Cuba: ¿Buena voluntad o representación?
Iván Solarich Iván Solarich
GRIEZMANN, Y EL PARTIDO DE LA ÉTICA
Agustín Deleo Agustín Deleo
Aleluya hermanos
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Largaron!!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Hacen falta poetas
José Antonio Vera José Antonio Vera
Cartes un ganador derrotado
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El Frente Amplio debe irse del Foro de San Pablo
E. Canon-F. López D’Alesandro E. Canon-F. López D’Alesandro
Democracia, propuestas y el verdadero cambio
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Por Dani Rodrik (*)

Uruguay entre los países “Los héroes reales de la economía global”

Por Dani Rodrik (*)

14.11.2013

Por Dani Rodrik (*) Es considerado uno de los 10 economistas más influyentes en el mundo.

PRINCETON - Los responsables de las políticas económicas que buscan modelos exitosos para emular parecen tener una abundancia de opciones estos días. Liderados por China, decenas de países emergentes y en desarrollo han registrado tasas de crecimiento récord en las últimas décadas, sentando precedentes para que otros les sigan los pasos. Si bien las economías avanzadas han tenido un desempeño mucho peor en promedio, existen excepciones dignas de mención, como Alemania y Suecia. "Hagan lo que hacemos nosotros", suelen decir los líderes de estos países, "y ustedes también prosperarán".

Sin embargo, si uno mira más detenidamente, descubrirá que es imposible replicar en todas partes los modelos de crecimiento de los que estos países tanto se jactan, porque están basados en grandes excedentes externos para estimular el sector comerciable y el resto de la economía. El excedente de cuenta corriente de Suecia ha registrado un promedio por encima del 7% del PBI en los últimos diez años; el promedio en Alemania ha estado cerca del 6% en el mismo período.

El enorme excedente externo de China -arriba del 10% del PBI en 2007- se ha reducido significativamente en los últimos años, y el desequilibrio comercial cayó aproximadamente al 2,5% del PBI. Al mismo tiempo que bajó el excedente, cayó la tasa de crecimiento de la economía -de hecho, casi punto por punto-. Sin duda, el crecimiento anual de China sigue siendo comparativamente alto, por encima del 7%. Pero el crecimiento en este nivel refleja un alza sin precedentes -e insostenible- de la inversión directa a casi el 50% del PBI. Cuando la inversión regrese a niveles normales, el crecimiento económico se desacelerará aún más.

Obviamente, no todos los países pueden tener excedentes comerciales al mismo tiempo. De hecho, el desempeño superlativo del crecimiento de las economías exitosas ha sido posible gracias a la elección de otros países de no imitarlas.

Pero uno nunca se daría cuenta si escucha, por ejemplo, al ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, ensalzar las virtudes de su país. "A fines de los años 1990, Alemania era el 'enfermo' indiscutido de Europa", escribió recientemente Schäuble. Lo que cambió la suerte del país, sostiene el ministro, fue la liberalización del mercado laboral y un gasto público restringido.

Por cierto, si bien Alemania efectivamente implementó algunas reformas, también lo hicieron otros, y su mercado laboral no parece sustancialmente más flexible de lo que se puede ver en otras economías europeas. Una gran diferencia, sin embargo, fue el giro radical de la balanza externa de Alemania: los déficits anuales de los años 1990 se convirtieron en un excedente sustancial en los últimos años, gracias a sus socios comerciales en la eurozona y, más recientemente, al resto del mundo. Como señaló Martin Wolf del Financial Times, entre otros, la economía alemana se ha apalancado en la demanda global.

Otros países han crecido rápidamente en las últimas décadas sin depender de los excedentes externos. Pero la mayoría ha sufrido el síndrome opuesto: una dependencia excesiva de los ingresos de capital que, al fomentar el crédito y el consumo internos, generan un crecimiento temporario. Pero las economías receptoras son vulnerables al sentimiento de los mercados financieros y a una repentina fuga de capitales -como sucedió recientemente cuando los inversores anticiparon un ajuste de las políticas monetarias en Estados Unidos.

Consideremos el caso de la India, que hasta hace poco era otra historia de éxito muy celebrada. El crecimiento de la India durante la década pasada había tenido mucho que ver con políticas macroeconómicas laxas y una cuenta corriente en deterioro -que registró un déficit de más del 5% del PBI en 2012, después de haber experimentado un excedente a comienzos de los años 2000-. Turquía, otro país cuya estrella se ha desvanecido, también dependía de importantes déficits de cuenta corriente anuales, que alcanzaron el 10% del PBI en 2011.

En otras partes, ex economías socialistas pequeñas -Armenia, Bielorrusia, Moldavia, Georgia, Lituania y Kosovo- han crecido rápidamente desde principios de los años 2000. Pero si observamos sus déficits promedio de cuenta corriente entre 2000 y 2013 -que oscilan entre un mínimo de 5,5% del PBI en Lituania y un máximo de 13,4 % en Kosovo-, resulta evidente que no son países para emular.

La historia es similar en África. Las economías de más rápido crecimiento del continente son aquellas que han querido, y han podido, permitir brechas externas importantes entre 2000 y 2013: el 26% del PBI, en promedio, en Liberia, el 17% en Mozambique, el 14% en Chad, el 11% en Sierra Leona y el 7% en Gana. La cuenta corriente de Ruanda se ha deteriorado marcadamente y el déficit hoy excede el 10% del PBI.

Los saldos de cuenta corriente del mundo, en definitiva, deben sumar cero. En un mundo óptimo, los excedentes de países que buscan un crecimiento liderado por las exportaciones estarían voluntariamente compensados por los déficits de aquellos otros países que buscan un crecimiento liderado por la deuda. En el mundo real, no existe ningún mecanismo que asegure un equilibrio semejante de manera constante; las políticas económicas nacionales pueden ser (y muchas veces lo son) mutuamente incompatibles.

Cuando algunos países quieren tener déficits menores sin que exista un deseo correspondiente de otros países de reducir sus excedentes, el resultado es la exportación de desempleo y una tendencia hacia la deflación (como sucede hoy). Cuando algunos quieren reducir sus excedentes sin un deseo correspondiente de otros de reducir sus déficits, el resultado es una "repentina interrupción" de los flujos de capital y crisis financieras. A medida que los desequilibrios externos se vuelven más grandes, cada fase de este ciclo se torna más dolorosa.

Los verdaderos héroes de la economía mundial -los modelos de rol que otros deberían emular- son los países a los que les ha ido relativamente bien con desequilibrios externos menores. Países como Austria, Canadá, Filipinas, Lesoto y Uruguay no pueden igualar a los líderes del crecimiento mundial, porque no se endeudan en exceso ni sostienen un modelo económico mercantilista. Sus economías no tienen nada de especial y no ganan muchos titulares. Pero sin ellos, la economía global sería aún menos manejable de lo que ya es hoy.

(*)  Economista, profesor. Se graduó de la Robert College en esa ciudad.2 Obtuvo su Licenciatura de Artes (Summa Cum Laude) en la Universidad de Harvard y un doctorado en Economía y una maestría en Administración Pública (MPA) en la Universidad de Princeton. Se convirtió en un profesor Rafiq Hariri de Política Económica Internacional en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, donde enseña en el programa de Maestría en Administración Pública (MPA). De acuerdo con IDEAS/RePEc, Rodrik es considerado uno de los 100 economistas más influyentes del mundo.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net