*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Compañero o cómplice
William Marino William Marino
Los comités
Mónica Xavier Mónica Xavier
Neoliberalismo nunca más
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
La arenga
Jaime Secco Jaime Secco
¿Qué puede pasar en el Frente Amplio?
Ciro Invernizzi y Karina Antúnez Ciro Invernizzi y Karina Antúnez
La importancia de los insectos polinizadores
Dres.  Carlos Vivas y Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Hacia una cirugía más segura
Pablo Mieres Pablo Mieres
Bienvenidos al tren
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
El voto consular y el artículo del Dr. Sanguinetti
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Las posibilidades actuales de un stalinismo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿La democracia es como un tren?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¡Cómo entiendo a Barcelona!
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien.?
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Florencio Luzardo
imagen del contenido Florencio Luzardo

Hay cada fantasma...

Florencio Luzardo

22.11.2013

Hace mucho tiempo que no los molesto. Es que lo mío es la rutina de la redacción y de vez en cuando la bronca. Lo confieso, a mi la bronca me sacude, me inspira.

 

El día del partido con Jordania me sacudieron varias cosas. Por eso escribo. El acto previo sometiendo a Alcides Ghiggia, a una gloria de nuestra historia futbolística a esa puesta en escena de pésimo gusto y calidad y, luego al final del partido una cantarola totalmente desentonada me amargaron un poco más la noche. Cosas del peor nivel.

Era una noche contradictoria. Estábamos clasificando al mundial, una vez más volando con los canutos, en un repechaje, pero en definitiva vamos a Brasil 2014. Y ese es todo mérito de los jugadores y del maestro Oscar W. Tabarez. Lo reconozco. Hace tres meses por ese resultado hubiéramos hecho un peregrinaje de rodillas a la Virgen del Verdún. Ahora queríamos más. Nos endulzamos con el 5 a 0. Es fútbol...

Pero eso no es nada comparado con la agitación y la bronca que me produjo el comercial del fantasma. Una grosería. Algún genio de la publicidad seguro que saldrá a decir que si se habla de algo, si la gente lo comenta, incluso si genera mucho más bronca que apoyo, no importa, lo que vale es la notoriedad. Es un verso.

No es ni siquiera original. Es como el video de Luis Suarez de la red Abitab, está copiada. Esta publicidad del fantasma también, pero eso no le quita un gramo de grosería, de petulancia y sobre todo de impacto negativo.

Estoy totalmente de acuerdo con Diego Lugano, el capitán de la celeste: no ayuda en absoluto, es un brulote. Los brasileros que son locatarios no van a temblar de miedo ni a los nuestros les dará fuerza y ánimo. Es un recurso miserable.

No solo porque del “50” a la fecha han corrido muchos puentes bajo las aguas, en particular en materia de campeonatos del mundo, sino porque ese comercial expresa exactamente lo contrario de lo que es hoy nuestro seleccionado. No vivimos de fantasmas sino de realidades, de humildad, de trabajo, de un largo camino.

Si para vender indumentaria o zapatos deportivos hay que hacer esas payasadas y afectar la imagen de un grupo de deportistas serios, trabajadores y talentosos, pues que el fantasma se ponga el comercial donde mejor le quepa. Yo por lo menos voy a borrar de mi memoria la marca del animalito. Le hizo mal a nuestra selección y a nuestro país.

Porque la selección uruguaya, por la importancia que los uruguayos le damos a nuestro fútbol como factor de identidad, es una carta de presentación en todo el mundo incluido el Brasil. No necesitamos fantasmas. No somos fantasmas.

Los responsables del comercial deben estar muy contentos, según ellos lograron su objetivo aunque le pasen por encima a tantas sensibilidades, seguramente se presentaran a varios premios publicitarios, sin importar que copiaron la idea y que perjudicaron a imagen de la selección nacional de fútbol. No porque lo diga yo, sino porque lo piensan y lo dicen sus propios integrantes.

Los contratos están firmados, pero sería bueno leerlos en detalle, y ver si no conviene jugar con otra indumentaria menos fantasmagórica.

 



Florencio Luzardo

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net