*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Compañero o cómplice
William Marino William Marino
Los comités
Mónica Xavier Mónica Xavier
Neoliberalismo nunca más
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
La arenga
Jaime Secco Jaime Secco
¿Qué puede pasar en el Frente Amplio?
Ciro Invernizzi y Karina Antúnez Ciro Invernizzi y Karina Antúnez
La importancia de los insectos polinizadores
Dres.  Carlos Vivas y Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Hacia una cirugía más segura
Pablo Mieres Pablo Mieres
Bienvenidos al tren
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
El voto consular y el artículo del Dr. Sanguinetti
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Las posibilidades actuales de un stalinismo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿La democracia es como un tren?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¡Cómo entiendo a Barcelona!
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien.?
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Florencio Luzardo
imagen del contenido Florencio Luzardo

El olor a queso

Florencio Luzardo

28.12.2013

No me refiero al olorcito suave o picante del buen queso, sino al otro. Al de los viejos quesos añejados y cuarteados en los boliches de campaña que despiden ese olor penetrante y ácido que todo lo invade.

 

Así es el olor del poder. Y todos se tientan con él, es el aroma más penetrante, fuerte y embriagador de la política.

Los que están en el llano lo niegan y juran y perjuran que trabajan por el bien de la Patria y del ciudadano, los que ocupan el gobierno lo repelen y se juramentan sobre los santos sacramentos de sus principios que nada más lejos de su espíritu que el antiquísimo producto de la leche de diversos animales. Todos mamíferos obviamente, aunque las nuevas tendencias ahora incorporaron el queso vegetal. Por suerte no huele.

El famoso perfume del poder ha elevado a la eternidad y ha precipitado en los quintos infiernos a más de un prócer y a varias fuerzas políticas. Por otro lado el que carece de olfato para el queso no es apto para la política. La política es la única de las actividades humanas en las cuales la disputa por todo o por una parte del queso es clara y explícita. En muchas otras se la juegan de callados. Empresas, clubes, sindicatos, familias, y una interminable lista.

Como todas las cosas de la vida es un problema de proporciones. Un vaso de agua quita la sed una piscina entera ahoga. Esto funciona de la misma manera, cuando el olor a queso se transforma en desesperación se nota. Y mucho.

Es lo que está sucediendo últimamente en la política uruguaya. Hay olor a queso en el oficialismo y eso no lo ayuda en absoluto, al contrario. Cuando el queso y su aroma ocupan un espacio demasiado grande en la táctica, la estrategia, el discurso y las acciones se genera una fuerte desconfianza que afecta todas las cosas. ¿Cuánto influyó ese clima de desconfianza mutua en el oficialismo en los recientes episodios políticos y judiciales? Nunca lo sabremos.

Admitamos que no es el mejor clima para gobernar, pues cada movimiento es medido con una vara desproporcionada de desconfianza y donde el ácido olorcito juega un papel peligroso. Cuando una parte importante de las movidas se juegan en la prensa, con fractura expuesta, las tensiones crecen, la desconfianza se profundiza y las declamaciones unitarias suenan cada vez más huecas y sin contenido. Y eso ha sucedido. Si hay algo que creció en la izquierda fue la desconfianza mutua. No voy a hacer un inventario ni a señalar culpables, simplemente compruebo. Si alguien piensa que por el contrario, existe un clima de fraternidad y compañerismo inmaculado que tire la primera piedra.

Este clima de desconfianza y de difidencia ¿es la consecuencia obligatoria de ocupar cargos de gobierno? No es obligatorio, no es una maldición, es el resultado de opciones políticas y de flaquezas ideológicas por las que se cuela el penetrante olor al queso. Demasiado fuerte.

En la oposición que ocupó durante 170 años el centro, la crema, la cáscara y todos los alrededores del queso y absorbió plenamente sus efluvios, 9 años de abstinencia a nivel nacional y más de veinte en la capital, son muchos. Y lo peor es la sensación de que pueden volver a quedarse mirando la fiambrera desde abajo. Por ello se relamen nerviosos.

No todos por igual. Algunos lo hacen con más inteligencia, o hay que admitir, tienen más desarrollado el sentido del Estado; otros no pueden ocultar su desesperación, que crece, crece y crece con cada semana, cada día, cada hora. El olor los embriaga.

No son solo partidos, es todo un amplio sector social e ideológico, muchos de cuyos integrantes ocupan cargos derivados de la historia política nacional e institucional y otros, a pesar de que le fue muy bien en sus negocios y profesiones con estos gobiernos heréticos de la izquierda, quieren volver a la ortodoxia del poder, por razones políticas, familiares, de casta e ideológicas. Eso sí, jurando que a ellos el queso nunca les interesó. En realidad ellos quieren volver a las viejas épocas en que trinchaban el queso junto a los políticos e hicieron del Estado su coto de caza cerrado.

 

Después están los que se disputan algún quesito menor, fundido. Son los llamados independientes, que no habiendo ocupado nunca nada parecido al poder, esperan con desesperación que en un periodo próximo sus escasos diputados sean necesarios para alcanzar las mayorías parlamentarias y es así que han descubierto que el gran cambio histórico en el Uruguay y  el mundo es que el Frente Amplio gane las próximas elecciones sin mayoría parlamentaria. Sería una especie de queso paralizado y en constantes negociaciones independientes. Es un aromita a queso menor, demasiado visible.

El surgimiento del queso coincide con las primeras formas de poder, se puede situar entre el 8.000 y el 3.000 de nuestra era, cuando son domesticadas las ovejas y los seres humanos. Para su producción son imprescindibles dos cosas: leche cuajada de vaca, oveja, cabra, búfalo, camello u otros mamíferos rumiantes y en segundo lugar cuajo o algún sustituto.

Para los antiguos griegos "el queso era un regalo de los dioses" y se sabe que los regalos tienen sus serios peligros, por ejemplo la confusión, la más común es confundir queso con las patas. El resultado es desastroso.

 



Florencio Luzardo

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net