*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Las giras presidenciales
Pablo Mieres Pablo Mieres
Que siga la fiesta y pague Juan Pueblo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Campaña electoral por la Presidencia en Francia (II)
José W. Legaspi José W. Legaspi
Gárgaras de independencia
Héctor Musto Héctor Musto
¿Y si el FA pierde las próximas elecciones?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Un solo estado para israelíes y palestinos: ¿es solución?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cuidado con los festejos
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
En una sociedad donde rige la competencia, el debate siempre tiende a ser confrontativo
William Marino William Marino
¿Nos acostumbramos?
Tabaré Gallardo Tabaré Gallardo
Sincronías en el Sistema Solar
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
La familia de los pacientes moribundos también está a nuestro cuidado
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Trump, entre esquives y trumpadas
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiempos de cuaresma
Eduardo de León Eduardo de León
Por un nuevo compromiso histórico
Aníbal Gloodtdofsky Aníbal Gloodtdofsky
Batlle y Ordoñez y Mister Trump
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El discreto encanto de las fiscalías militares
Dr. David Malowany Dr. David Malowany
La patria es la infancia
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: ¿Jorge Batlle o Florencio Sánchez?
Jaime Igorra Jaime Igorra
Tratado comercial entre el Gral. Artigas y el Comandante de las Fuerzas Navales inglesas
Federico Arregui Federico Arregui
Golpe demoledor a la clase media
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Carmen Barradas, la vanguardia olvidada
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El post frentismo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La izquierda latinoamericana ante las revoluciones árabes
Adriana Marrero Adriana Marrero
Un “puñadito” de recuerdos y de reflexiones: los méritos de las mujeres y el espacio de lo público
Carlos Garramón Carlos Garramón
La agenda de Trump
Valentina Rapela Valentina Rapela
Ley de cuotas, sí
Juan Santini Juan Santini
Gran actuación del teatro uruguayo en Italia
Claudio Visillac Claudio Visillac
Despertó la izquierda; la política pública de turismo en Uruguay
Ademar Campos Ademar Campos
La transformación de AMDET en tres cooperativas, una operación de la dictadura
Juan Disante Juan Disante
La casa grande III (en construcción)
Mathías Dávalos Mathías Dávalos
La La Land, de Damien Chazelle
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Uruguay es el país de América Latina con menor mortalidad materna
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Florencio Luzardo

Los pequeños enanos

Florencio Luzardo

10.03.2014

Una información televisiva de todos los días, (con un pequeño detalle): uno de los canales privados informa que en un incidente en un barrio de la capital falleció una persona de 34 años y otra fue herida en un pie y que ambas perseguían a un ladrón, que pocos antes le había arrebatado una mochila a una persona mayor en una esquina del barrio. La información agregaba. que el muerto tenía varios antecedentes penales.

Luego se confirmó la noticia, el muerto y el herido vieron el robo a una persona del barrio y se dedicaron a perseguir al ladrón en un acto encomiable y de solidaridad con un vecino. ¿Qué tenía que ver, que agregaba el dato de los antecedentes penales del muerto? Nada, mejor dicho, es el trámite normal y burocrático de una noticia, si hay un muerto que sea claro sus antecedentes y condiciones para estar en esa situación. Es la burocracia mental de la crónica roja.

Hay dos explicaciones, por un lado la tradicional, la de los pequeños enanos fascistas que todos llevamos adentro y que hay que alimentarlos desde los medios para que crezcan y un riego probado es demostrar que una parte de los muertos en las calles se debe a los ajustes de cuenta y que un delincuente muerto, una persona con antecedentes, su muerte tiene una natural justificación. La segunda es que la crónica roja a partir de esa realidad desarrolla reflejos condicionados, no hay que averiguar que estaba haciendo el muerto, cual es el motivo de su asesinato, sino si tiene antecedentes penales, porque es el camino más corto para resolver el enigma y la explicación de todo. Los que tienen antecedentes penales son asesinados "naturales".

La vida es más compleja, más variada, más implacable y resulta que en este caso el asesinado con un arma de fuego por un ladrón en fuga estaba persiguiendo al delincuente porque trataba de recuperar un bolso robado a un vecino del barrio. Las personas con antecedentes también pueden tener este tipo de gestos y descolocar todo el razonamiento "profesional" de los medios de prensa y de una parte de los telespectadores. Cuidado, el tema de la estatura es bastante transversal y cruza el espectro político e ideológico, aunque la derecha obviamente se lleva las palmas.

Tomemos un ejemplo. El senador Jorge Larrañaga no tenía un discurso de extrema derecha en materia de seguridad, incluso en el tema de la baja de imputabilidad para los menores de edad no acompañó a las posiciones más extremas, pero entre sus gigantescos carteles en las calles aparecen dos consignas: Patrullaje militarizado de la ciudad y Mano dura con la delincuencia.

No hay mucho que agregar, ni siquiera aparece la imagen del candidato, simplemente esa consigna. Casualmente un periodista brasilero amigo vio esos carteles y me preguntó alarmado si la situación era tan grave como para una campaña a ese nivel. Y es alguien que conoce los indicadores de criminalidad de ambos países, que sabe de crónica roja, que vive en San Pablo y que considera a Montevideo como una ciudad excepcional en relación a la gran mayoría de las ciudades de América Latina. Nosotros los uruguayos nos quejamos y tenemos nuestras razones. Mi respuesta fue simple: estamos en campaña electoral y todo se hace catastrófico, sobre todo para la oposición. No quedó muy conforme, consideraba, no sé si lo sigue haciendo, que la política uruguaya es mucho más sutil. En el tema de seguridad cortamos cada día más grueso.

Si la prensa corta grueso y lo primero que hace ante un asesinato es dar los antecedentes del muerto, aunque este sea la víctima o un ciudadano que trataba de evitar un delito, si los candidatos gritan desde los muros que hay que militarizar el patrullaje de la capital. Un pequeño comentario: buen clima para los visitantes de los cruceros, para los turistas y ni que hablar para los uruguayos, vivir en una ciudad patrullada por militares...

Montevideo en pocos meses será la capital con mayor cantidad de cámaras de vigilancia de la región y que seguramente se irán extendiendo por toda la ciudad. En los comercios ya son una plaga, al punto de que cada rapiña es filmada y transmitida casi en directo.

Muchos, siempre somos demasiados los que hemos sufrido algún hecho delictivo y eso nos enfurece, nos saca de quicio y muchas veces de nuestras convicciones. Cuando sucede, no hay explicación sociológica o humana que valga, nos robaron, nos rapiñaron, nos asaltaron, nos despojaron de cosas que son nuestras y penetraron en nuestra intimidad. Nos agredieron y eso nos saca de quicio y el enano crece y crece. A veces logramos controlarlo y luego de un tiempo variable para cada uno volvemos a razonar. Algunos canales de televisión se especializan en entrevistar a las víctimas unos instantes después de haber sufrido el delito. Las declaraciones son obviamente calcadas, seguramente si en ese lugar estuviéramos nosotros, diríamos casi lo mismo.

Lo más grave de todo es cuando una sociedad paga el precio más alto, más irreparable por los delitos, por el clima que se crea, por la burocratización roja de la información: el precio de desatar y dejar cada día más libres a los pequeños enanos. Con perdón de la gente bajita, la condición larvada de fascistas no distingue tamaños ni edades y cada día menos posiciones políticas. Crecen las reacciones irracionales y brutales. Y llegan a los candidatos.



Florencio Luzardo

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net