*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Compañero o cómplice
William Marino William Marino
Los comités
Mónica Xavier Mónica Xavier
Neoliberalismo nunca más
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
La arenga
Jaime Secco Jaime Secco
¿Qué puede pasar en el Frente Amplio?
Ciro Invernizzi y Karina Antúnez Ciro Invernizzi y Karina Antúnez
La importancia de los insectos polinizadores
Dres.  Carlos Vivas y Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Hacia una cirugía más segura
Pablo Mieres Pablo Mieres
Bienvenidos al tren
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
El voto consular y el artículo del Dr. Sanguinetti
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Las posibilidades actuales de un stalinismo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿La democracia es como un tren?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¡Cómo entiendo a Barcelona!
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien.?
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Florencio Luzardo

Un genocidio del siglo XXI

Florencio Luzardo

04.08.2014

He dedicado varios artículos y estudios a analizar el horror de las matanzas sistemáticas, de los exterminios en masa que se han producido en diversas épocas y situaciones. Y por eso mido muy cuidadosamente el uso de ciertas palabras. Por ejemplo “genocido”

La Real Academia establece que "genocidio" del griego γ?νος, estirpe, y -cidio, es "el exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad" No establece cantidades, sino la "eliminación sistemática".

Solo las bestias pueden dudar que los nazis y sus aliados actuaron un terrible genocidio contra los judíos durante varios años de la Segunda Guerra Mundial, pero que además esa "eliminación sistemática" fue aplicada contra los gitanos, los comunistas, los rusos e incluso los homosexuales, que no fueran jerarcas nazis. El pueblo judío sufrió más que ningún otro con 6 millones de muertos.

Genocidio fue lo que hicieron los "Jóvenes turcos" contra el pueblo armenio. Pero genocidio fue también en los Balcanes en particular de los servios contra los bosnios. No llegó a los niveles que pretendían solo por un tema de plazos, pero es obvio lo que se proponían. Genocidio hubo en Ruanda y en varios países africanos, por razones tribales y religiosas.

En el ataque a la franja de Gaza en la que viven en 370 kilómetros cuadrados 1.500.000 personas, la mayoría mujeres y niños, donde en pocas semanas han muerto más de 1800 personas de las cuales más del 75% son civiles indefensos, donde han sido bombardeadas en forma sistemática varias escuelas de la ONU, se está comenzando a convertir en un genocidio. Aunque algunas personas consideren que para utilizar ese término hay que pedirle permiso a alguien y que se requiere un determinado número de muertos. Todo es una cuestión de tiempo.

Si esta invasión prosigue, con el nivel de mortalidad actual, con los implacables ataques a escuelas, hospitales, playas, casas y el saldo de tres o cuatro civiles por cada supuesto blanco militar, tendremos un genocidio en toda la regla. Es una eliminación sistemática del siglo XXI.

Pero no se trata de una discusión semántica, todo es mucho más grave. Israel uno de los estados mejor armados del paneta, que dispone además de la más sofisticada tecnología del mundo, asistido por la gran potencia bélica de los Estados Unidos, que ha logrado a través de su sistema de defensa que mueran 59 soldados israelíes y dos civiles en toda la operación, está aplicando una política de tierra arrasada. Lo hemos podido ver todos en vivo y en directo por televisión. Y no hay potencia argumentativa que pueda con esta dura realidad.

¿Hay guerras peores, más malvadas, más terribles en el mundo actual? No tengo la menor duda. Guerras que han causado muchos decenas de miles de muertos. Pero muchas guerras feroces no hacen una guerra benévola, al contrario. Israel está actuando una guerra feroz, comete crímenes de guerra y se lo han dicho de una u otra manera incluso sus propios aliados. Incluso, en ese idioma esópico que encubre sus propia culpas, los propios Estados Unidos.

Lo dicen muchos israelíes y judíos que están avergonzados de tanta insensibilidad y tanta barbarie. ¿Alguien nos puede hacer creer que bombardear varias escuelas de la ONU con miles de refugiados son errores de cálculo de artillería o en la puntería de los misiles? No, las fuerzas armadas israelíes son eficientes, precisas y en estos casos despiadadas.

Yo comparto la preocupación de muchas buenas y sensibles personas que están preocupadas por el aumento del antisemitismo y porque junto al legítimo rechazo por esta barbarie, se nos cuele a todos la bestialidad del antisemitismo. Sería otra cruel derrota de la civilización.

Pero de allí a callarnos todos la boca ante los crímenes impunes cometidos por el gobierno y las fuerzas armadas de Israel, hay un largo, muy largo trecho.

¿Y Hamas? Me refiero a la palabra mágica que debería justificar todos los bombardeos, los crímenes de guerra, y casi cualquier cosa. Hamas crece, se fortalece, se le incorporan diariamente miles de nuevos voluntarios feroces y fanáticos dispuestos a vengarse con nuevos crímenes. Un pueblo tan antiguo y sabio debería saber, como lo supo Isaac Rabin, asesinado por un judío fanático, que no hay armas ni tecnologías capaces de frenar una escalada de ese tipo. Y el gran perdedor será junto al pueblo judío la civilización, la humanidad no como suma de personas, sino como suma de sensibilidades básicas.



Florencio Luzardo

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net