*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
La responsabilidad social de los médicos en el ejercicio de su profesión
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ser de izquierda, votar a la izquierda
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Pablo Mieres Pablo Mieres
EDUY21: una bocanada de esperanza y un desafío para los partidos políticos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Jerusalem no está ocupada
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
¿Como poder explicar, cómo poder transmitir.?
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Argentina dividia por la moneda. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
La Militancia y los Comités
Michael Añasco Michael Añasco
El Coro de Hombres de Londres vs el Coro de Hombres del Ejército Rojo
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Las expresiones del ciudadno Mario Layera
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Julio Fernando Gil Diaz Julio Fernando Gil Diaz
Crisis oportunas
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Dólar planchado, defensa del statu quo explicada didácticamente
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Vivian Trías y el proceso hacia el marxismo leninismo
Daniel Vidart Daniel Vidart
CRISTOBAL COLON: IGNORANCIAS Y OLVIDOS DE LA HISTORIA OFICIAL. (Primera parte)
Mario Peralta Mario Peralta
Algunas reflexiones sobre la Hiperinflación, Dolarización y Desocupación en la Argentina durante el periodo 1973-1991
William Marino William Marino
Las redes sociales
Roberto Soria Roberto Soria
Cómo hacer izquierda(s) con palabras: Respuesta a Marcelo Marchese
Héctor Musto Héctor Musto
El Frente Amplio, ¿nos quiere echar?
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Dos payasos desesperados por tocar el botón
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
Los extremos se unen desde el Medio Oriente hasta nuestras latitudes
Ismael Blanco Ismael Blanco
"Volemos a través de la niebla y del aire corrompido"
Daniel Feldman Daniel Feldman
We are fantastic!
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
No es lo mismo venderse que colaborar
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Laringitis, la enfermedad más común en Cuba el 2 de mayo
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Cuidado del río Negro…
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
TLC: Un ejemplo de los dilemas frenteamplistas que hacen dudar de la viabilidad de un cuarto gobierno
Gustavo Guarino Gustavo Guarino
Ley de Riego: qué debemos saber
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
La gloriosa Paysandú: Wilson renace con Leandro Gómez
Pablo Martínez Bengochea Pablo Martínez Bengochea
¿Segmentación socio-territorial o fractura social?
Jaime Secco Jaime Secco
A 50 años del Mayo Francés
Germán Moldes Germán Moldes
El "garantismo" y la gente*
E. Canon, F. López D’Alesandro, R. Rivarola * E. Canon, F. López D’Alesandro, R. Rivarola *
Cambiar al Frente, al gobierno y al Uruguay
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
El otro día en el INISA; fuimos adolescentes
José W. Legaspi José W. Legaspi
Te equivocaste, Gonzalo Mujica
Adriana Marrero Adriana Marrero
La universidad de la educación: ¿será posible una síntesis? (*)
David Malowany David Malowany
Explicando lo inexplicable
Claudio Martinez Debat Claudio Martinez Debat
Rosalind Franklin y la doble hélice del ADN
Mónica Xavier Mónica Xavier
Un Uruguay para todos
Jorge Braun Jorge Braun
¿Por qué Svalbard justo ahora?
Juan Santini Juan Santini
Miras la paja en el ojo ajeno, y no consideras la viga en el tuyo propio
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Diputados estudia proyecto ley Trata de Personas
Andrea recomienda: desplastificate Andrea recomienda: desplastificate
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El juez Moro y la historia universal de la infamia
Joan Cañete Bayle Joan Cañete Bayle
El espejo de Gaza (CTXT*)
Claudio Visillac Claudio Visillac
Astori ya fue
Roberto Savio Roberto Savio
Reflexiones sobre la crisis
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
El dilema del encuestador
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Florencio Luzardo

Un genocidio del siglo XXI

Florencio Luzardo

04.08.2014

He dedicado varios artículos y estudios a analizar el horror de las matanzas sistemáticas, de los exterminios en masa que se han producido en diversas épocas y situaciones. Y por eso mido muy cuidadosamente el uso de ciertas palabras. Por ejemplo “genocido”

La Real Academia establece que "genocidio" del griego γ?νος, estirpe, y -cidio, es "el exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad" No establece cantidades, sino la "eliminación sistemática".

Solo las bestias pueden dudar que los nazis y sus aliados actuaron un terrible genocidio contra los judíos durante varios años de la Segunda Guerra Mundial, pero que además esa "eliminación sistemática" fue aplicada contra los gitanos, los comunistas, los rusos e incluso los homosexuales, que no fueran jerarcas nazis. El pueblo judío sufrió más que ningún otro con 6 millones de muertos.

Genocidio fue lo que hicieron los "Jóvenes turcos" contra el pueblo armenio. Pero genocidio fue también en los Balcanes en particular de los servios contra los bosnios. No llegó a los niveles que pretendían solo por un tema de plazos, pero es obvio lo que se proponían. Genocidio hubo en Ruanda y en varios países africanos, por razones tribales y religiosas.

En el ataque a la franja de Gaza en la que viven en 370 kilómetros cuadrados 1.500.000 personas, la mayoría mujeres y niños, donde en pocas semanas han muerto más de 1800 personas de las cuales más del 75% son civiles indefensos, donde han sido bombardeadas en forma sistemática varias escuelas de la ONU, se está comenzando a convertir en un genocidio. Aunque algunas personas consideren que para utilizar ese término hay que pedirle permiso a alguien y que se requiere un determinado número de muertos. Todo es una cuestión de tiempo.

Si esta invasión prosigue, con el nivel de mortalidad actual, con los implacables ataques a escuelas, hospitales, playas, casas y el saldo de tres o cuatro civiles por cada supuesto blanco militar, tendremos un genocidio en toda la regla. Es una eliminación sistemática del siglo XXI.

Pero no se trata de una discusión semántica, todo es mucho más grave. Israel uno de los estados mejor armados del paneta, que dispone además de la más sofisticada tecnología del mundo, asistido por la gran potencia bélica de los Estados Unidos, que ha logrado a través de su sistema de defensa que mueran 59 soldados israelíes y dos civiles en toda la operación, está aplicando una política de tierra arrasada. Lo hemos podido ver todos en vivo y en directo por televisión. Y no hay potencia argumentativa que pueda con esta dura realidad.

¿Hay guerras peores, más malvadas, más terribles en el mundo actual? No tengo la menor duda. Guerras que han causado muchos decenas de miles de muertos. Pero muchas guerras feroces no hacen una guerra benévola, al contrario. Israel está actuando una guerra feroz, comete crímenes de guerra y se lo han dicho de una u otra manera incluso sus propios aliados. Incluso, en ese idioma esópico que encubre sus propia culpas, los propios Estados Unidos.

Lo dicen muchos israelíes y judíos que están avergonzados de tanta insensibilidad y tanta barbarie. ¿Alguien nos puede hacer creer que bombardear varias escuelas de la ONU con miles de refugiados son errores de cálculo de artillería o en la puntería de los misiles? No, las fuerzas armadas israelíes son eficientes, precisas y en estos casos despiadadas.

Yo comparto la preocupación de muchas buenas y sensibles personas que están preocupadas por el aumento del antisemitismo y porque junto al legítimo rechazo por esta barbarie, se nos cuele a todos la bestialidad del antisemitismo. Sería otra cruel derrota de la civilización.

Pero de allí a callarnos todos la boca ante los crímenes impunes cometidos por el gobierno y las fuerzas armadas de Israel, hay un largo, muy largo trecho.

¿Y Hamas? Me refiero a la palabra mágica que debería justificar todos los bombardeos, los crímenes de guerra, y casi cualquier cosa. Hamas crece, se fortalece, se le incorporan diariamente miles de nuevos voluntarios feroces y fanáticos dispuestos a vengarse con nuevos crímenes. Un pueblo tan antiguo y sabio debería saber, como lo supo Isaac Rabin, asesinado por un judío fanático, que no hay armas ni tecnologías capaces de frenar una escalada de ese tipo. Y el gran perdedor será junto al pueblo judío la civilización, la humanidad no como suma de personas, sino como suma de sensibilidades básicas.



Florencio Luzardo

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net