*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los nuevos monstruos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Pablo Mieres Pablo Mieres
No a la grieta
Daniel Vidart Daniel Vidart
Dos poemas
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Sainete Nacional: Asociación Rural de Tacuarembó, Ministerio de Turismo y Un Solo Uruguay
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Giro a la izquierda
William Marino William Marino
Los días del después
Luis Fernández Luis Fernández
Sólo un par de detalles...
Jaime Igorra Jaime Igorra
Isla de Flores
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Educar, educar, educar… (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Injusto
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
11 de octubre a las 11 en Torre Ejecutiva, evitemos un nuevo desembarco que agudizaría el desastre
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Los dos payasos peligrosos aún golpean
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Fogones Artiguistas apoya a Daniel Martinez
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Los Sistemas Sanitarios no deben financiar procedimientos inefectivos
Michael Añasco Michael Añasco
Un zarpazo de Erdogan sobre Chipre del Norte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
¡Felicitaciones Alcalde Charo López!
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
20 años después
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Jaime Secco Jaime Secco
Astori casi siempre tuvo razón
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Actualidad
imagen del contenido El plagio de Piglia, autor de Plata Quemada

¿Coincidencias?

El plagio de Piglia, autor de Plata Quemada

24.07.2015

MONTEVIDEO (Uypress) - El escritor de la obra galardonada con el premio Planeta por su relato de la historia real de un asalto a un banco de Buenos Aires, reprodujo de forma textual partes de una crónica publicada en el diario Acción sobre el asalto.

El periodista Leonardo Haberkorn denunció en su blog El Informante que el escritor Ricardo Piglia, en su premiada obra Plata quemada, basada en la historia real de un asalto a un  banco de la Provincia de Buenos Aires, reprodujo textualmente algunos pasajes de la crónica del diario Acción sobre el hecho publicada décadas antes.

Según explicó Haberkorn en la publicación, el hallazgo ocurrió cuando se encontraba investigando las colecciones de todos los diarios de Montevideo, Buenos Aires y La Plata para escribir su obra Liberaij. La verdadera historia del caso Plata Quemada, publicada en 2014.

"Cuando leía la crónica del tiroteo que publicó el diario Acción de Montevideo, varias cosas llamaron mi atención (...) Pero lo que más me llamó la atención fue que al leer la crónica sentí la viva sensación de ya haberla leído antes. Había imágenes poderosas, frases cargadas de simbolismo y violencia, palabras rara vez usadas en castellano, todas cosas que yo sentía ya conocer ¿Cómo podía ser posible? ¿Dónde podía haber leído esa crónica antes?", dice el periodista.

Después de revisar las páginas del libro de Piglia, Haberkorn confirmó su intuición pero no se refirió al asunto como plagio.

Pasajes a continuación:

Crónica del diario Acción de Montevideo del 6 de noviembre de 1965:

"Se lanzó sobre el miserable una avalancha de pasión que fue casi imposible de contener.

Entre cuatro o cinco que nunca se sabrá quiénes son, el pistolero herido, el asesino, era un baño de sangre viva y palpitante todavía. La avalancha lo rodeó y millares de voces se alzaron hasta el sol pesado de la tarde pidiendo su muerte.

-¡Que lo maten!... ¡Mátenlo!... ¡Que lo maten!...

Nunca habíamos visto una cosa semejante, pero debemos decir también que ese momento de descontrol colectivo se justificaba por el daño terrible y cruelmente causado a la sociedad y a sus leyes. El deseo de venganza, que acaso sea la primera chispa en el relámpago de la mente humana cuando está lesionada, corría con velocidad eléctrica por entre la muchedumbre.

Y la muchedumbre empujó: varios miles de hombres y mujeres de toda traza y tipo clamando la venganza.

Fueron inútiles entonces los propios cordones policiales y sobre el montón sanguinolento de Mereles y Brignone -ya no importa- llovieron de todas partes los golpes, las patadas, los puñetazos, los escupitajos y los insultos.

Eran las 14 horas y minutos de la tarde y la ambulancia donde lograron tirarlo se perdía en un mar humano de las cabezas con ira".

Y luego en un recuadro:

"El jefe de Policía habló y su voz fue una copa de aceite sobre la muchedumbre alucinada. Pedía calma, pedía sosiego para la labor de la Justicia, pedía tiempo para la meditación y la pena profunda que viene ahora por la memoria de los muertos.

-Yo le di el último puñetazo -dijo el Jefe. Y sobre las cabezas de la muchedumbre, mostró en el aire caliginoso de la tarde el puño derecho, tinto en sangre". 

Plata quemada:

"Se lanzó sobre el miserable una avalancha de pasión que fue casi imposible de contener.Entre cuatro o cinco policías y periodistas lo golpearon con sus armas y sus cámaras, el pistolero herido era un baño de sangre viva y palpitante todavía, que parecía sonreír y murmurar. Santa María Madre de Dios ruega por nosotros pecadores, rezaba el Gaucho. Veía la iglesia y el cura que lo esperaba en la parroquia. Tal vez si pudiera confesarse podría hacerse perdonar, podría explicar al menos por qué había matado a la colorada, porque las voces le dijeron que ella no quería seguir viviendo. Pero él en cambio ahora quería seguir vivo. Quería volver a estar con el cuerpo desnudo del Nene, los dos abrazados en la cama, en  algún hotel perdido en la provincia. La avalancha lo rodeó y cientos de voces se alzaron hasta el sol pesado de la tarde pidiendo su muerte.

-¡Que lo maten!... ¡Mátenlo!... ¡Que lo maten!...

Nunca se había visto una cosa semejante, en ese momento el descontrol colectivo se justificaba según algunos por el daño terrible y cruelmente causado a la sociedad y a sus leyes, por los delincuentes.

El deseo de venganza, que acaso sea la primera chispa en el relámpago de la mente humana cuando está lesionada, corría con velocidad eléctrica por entre la muchedumbre. Y la muchedumbre empujó: varios cientos de hombres y mujeres de toda traza y tipo clamando venganza.Fueron inútiles entonces los propios cordones policiales y sobre el montón sanguinolento de Dorda llovieron de todas partes los golpes, las patadas, los puñetazos, los escupitajos y los insultos.

Por fin fue sacado del tumulto y llevado a una ambulancia para su trasladoal Maciel. Eran las dos y cuarto de la tarde y la ambulancia donde lograron tirarlo se perdía en un mar humano.

Entonces el jefe de la policía argentina habló y su voz fue una copa de aceite sobre la muchedumbre alucinada.

Pedía calma, pedía sosiego para la labor de la Justicia, pedía tiempo para la meditación y la pena profunda por la memoria de los muertos.

-Yo le di el último puñetazo -dijo Soria.

Y sobre las cabezas de la muchedumbre, mostró en el aire caliginoso de la tarde el puño derecho, tinto en sangre".

Antecedentes:

En 2005, la Corte Suprema de Justicia argentina obligó al escritor Ricardo Piglia y a la editorial Planeta a pagar una indemnización por $10.000 al novelista Gustavo Nielsen, que en 1997 "perdió" el premio Planeta porque habría sido direccionado para que resultara ganadora la obra Plata quemada.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net