*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Las giras presidenciales
Pablo Mieres Pablo Mieres
Que siga la fiesta y pague Juan Pueblo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Campaña electoral por la Presidencia en Francia (II)
José W. Legaspi José W. Legaspi
Gárgaras de independencia
Héctor Musto Héctor Musto
¿Y si el FA pierde las próximas elecciones?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Un solo estado para israelíes y palestinos: ¿es solución?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cuidado con los festejos
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
En una sociedad donde rige la competencia, el debate siempre tiende a ser confrontativo
William Marino William Marino
¿Nos acostumbramos?
Tabaré Gallardo Tabaré Gallardo
Sincronías en el Sistema Solar
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
La familia de los pacientes moribundos también está a nuestro cuidado
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Trump, entre esquives y trumpadas
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiempos de cuaresma
Eduardo de León Eduardo de León
Por un nuevo compromiso histórico
Aníbal Gloodtdofsky Aníbal Gloodtdofsky
Batlle y Ordoñez y Mister Trump
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El discreto encanto de las fiscalías militares
Dr. David Malowany Dr. David Malowany
La patria es la infancia
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: ¿Jorge Batlle o Florencio Sánchez?
Jaime Igorra Jaime Igorra
Tratado comercial entre el Gral. Artigas y el Comandante de las Fuerzas Navales inglesas
Federico Arregui Federico Arregui
Golpe demoledor a la clase media
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Carmen Barradas, la vanguardia olvidada
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El post frentismo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La izquierda latinoamericana ante las revoluciones árabes
Adriana Marrero Adriana Marrero
Un “puñadito” de recuerdos y de reflexiones: los méritos de las mujeres y el espacio de lo público
Carlos Garramón Carlos Garramón
La agenda de Trump
Valentina Rapela Valentina Rapela
Ley de cuotas, sí
Juan Santini Juan Santini
Gran actuación del teatro uruguayo en Italia
Claudio Visillac Claudio Visillac
Despertó la izquierda; la política pública de turismo en Uruguay
Ademar Campos Ademar Campos
La transformación de AMDET en tres cooperativas, una operación de la dictadura
Juan Disante Juan Disante
La casa grande III (en construcción)
Mathías Dávalos Mathías Dávalos
La La Land, de Damien Chazelle
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Uruguay es el país de América Latina con menor mortalidad materna
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Milton Ramírez
imagen del contenido Milton A. Ramírez

El post frentismo

Milton A. Ramírez

01.02.2017

Este 5 de febrero se realizará el acto del 46 aniversario del Frente Amplio. El acto será en la ciudad de Colonia del Sacramento. El Frente Amplio, a 46 años de su fundación, tiene una nueva característica. Lejos del seregnismo inspirador y fundacional, el Frente Amplio actual va por otros caminos.

Lejos de los debates que privilegiaban el consenso hoy el Frente Amplio tiene la lógica de la mayoría que se impone sobre la minoría. La antipática consigna de "el gobierno en disputa" fue calando hondo a partir de 2005 y hoy es el gobierno en disputa, el Frente Amplio en disputa y la bancada parlamentaria en disputa.

Una nueva ideología, una especie de quintacolumnismo político se ha hecho fuerte en la orgánica del FA. El Frente Amplio ha entrado en su era post frentista.

Si bien el Frente Amplio siempre estuvo constituído por múltiples grupos políticos hoy conviven en su interna cerca de 30 grupos, algunos grandes y conocidos como el MPP o el PS y otros que no pasan de un puñadito de personas.

La multiplicidad de grupos no se produjo por el aumento de un crisol de nuevas propuestas, ejes temáticos o perfiles generacionales, sino lisa y llanamente por la subdivisión de otros grupos mayores que entraron en conflicto interno a la hora de disputar cargos tanto en el Gobierno Nacional, gobiernos departamentales o municipales. A eso se le agrega un interesante número de militantes del FA que, precavidamente y con un doble discurso que no los sonroja, ponen los huevos en varias canastas. Hoy te los encontrás hablando bien de la 711, mañana de la Vertiente, pasado de Asamblea Uruguay y siempre son con una sonrisa condescendiente hacia el MPP, no faltaba más.

Aparte del machismo imperante en el Frente Amplio -eso merecería un capítulo aparte- hay un desdén respecto a los jóvenes, que subrayo con flúo. Cuando digo jóvenes digo menores de 31 años- ¿como puede ser considerado joven un ciudadano de más de 50 años?, ¿en qué cabeza cabe?

El Frente Amplio hoy es gobernado en toda su estructura por el MPP y una constelación de grupos cooptados, asimilados, seguidistas, que miran con un ojo los planteos políticos, con otro ojo las repercusiones en los medios y con el ojo de la nuca el eventual cargo que se tiene, se aspira a llegar o se desea tener.

Todas las generalizaciones cometen injusticias y hay que decir con claridad que a lo ancho y largo del Frente Amplio hay militantes generosos, trabajadores y que un cargo o no, no les quita el sueño.

Pero a los 46 años el Frente Amplio, el partido político Frente Amplio, se opone al gobierno del Frente Amplio. Tanto se opone que dentro de la estructura del FA se ve al presidente Vázquez y varios de sus ministros como ajenos a la nueva ideología política del Frente Amplio. El Congreso Rodney Arismendi, que se transmitió en directo por internet, dio sobradas muestras de esta nueva realidad.

Hoy la estructura del FA, los reglamentos vigentes, la correlación de fuerzas internas, el proceder político de las mayorías actuales le dejan una vida política, a la mayor creación de la izquierda uruguaya en su historia, como la que existe en cualquiera de los claustrofóbicos cuentos de Kafka.

El actual presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, cuando aún era candidato, tuvo una expresión que resonó muy fuerte y esperanzadora "voy a combatir la oligarquía interna". Los dijo una sola vez. No lo repitió más. La oligarquía interna se lo comió enterito.

En este post frentismo, el de "te gané por un voto y te camino", la lógica de la amplia negociación se pasó a la de un pseudo chantaje. Se pasó a la de la pulseada al Presidente del República, se pasó a la obediencia debida en la bancada parlamentaria, etc.

El resultado está a la vista, esa actitud política e ideológica provocó un nivel de tensión que destruyó la mayoría parlamentaria.

"Siendo voluntaria y consciente y siéndola más que nunca la disciplina del Partido se transforma en disciplina militar". Esta frase, muy citada en los 60', en este siglo XXI, en pleno uso de la democracia y con una amplia comunicación entre todos es tan anacrónica como suicida.

Pero el post frentismo, esto tan anti seregnista y tan voluntarista, que creen que el socialismo debió comenzar el 1º de marzo de 2010 y hoy tenemos nuestro cuello de botella en el desarrollo de las fuerzas productivas, o sea en la inversión productiva, en la transformación del trabajo manual por el intelectual, en el desarrollo de la ciencia, el la difusión de la cultura y las artes nos van llevando a la descomposición de un frente de izquierda en una mezcla de frases autocomplacientes, de protestones testimoniales, de un creciente aislacionismo cuando, si algo se impone en esta hora de resurgimiento del fascismo y la ultraderecha en el mundo son los más grandes frentes populares.

Me dijeron que Novick tiene US$ 10 millones para usar en su campaña. Sabemos que los partidos tradicionales dejarán todo en la cancha para recobrar el poder. Pero peor sabemos que con ello le diremos adiós al FONASA, a las políticas públicas en protección social, a la desregulación salarial y laboral, a la derogación de la ley de reproducción asistida, a la creciente inversión en educación.

Vamos rumbo al peligroso camino de la restauración. Este 5 de febrero habrá dos Frente Amplio, uno que buscará la continuidad y profundización de los cambios y otro que mirará con un ojo sí y otro también el sillón, el lugar, el puesto, la luz cenital para su ego.

El post frentismo es un duro cáncer que aún se puede curar abriendo el espectro político para la formación de un gran frente contra la restauración y la ultraderecha.



Milton A. Ramírez

mramirez@uypress.net

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net