*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
La alianza impura contra los palestinos
Jorge Eiris Jorge Eiris
Prof. Delia Echegoimberry
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cómo explicar el incremento de las pandemias y de los brotes infecciosos que han aparecido últimamente
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El partido moralista. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
El Golpe del 27 de Junio
Esteban Valenti Esteban Valenti
La bobera en política se paga
Mónica Xavier Mónica Xavier
Transparencia, sí. Macartismo, no.
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Uruguay y los avances en la agenda de derechos para la población trans
Adriana Marrero Adriana Marrero
La educación de paro
Pablo Mieres Pablo Mieres
No se puede mirar para el costado
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Ya se lo que tengo que hacer, pero.
Alma Sendeza Alma Sendeza
Homenaje a Juan Ramón Cabrera
Carlos Garramón Carlos Garramón
La República en marcha: aplastante mayoría
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
20 de Junio de abrazos y recuerdos
Federico Arregui Mondada Federico Arregui Mondada
Estado de Situación
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Luis Lacalle Pou Presidente
Niles Lehman Niles Lehman
El mundo del ARN
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras Literaturas: Enrique Umbre
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
¡Oh, los que entráis, dejad fuera toda esperanza!
José W. Legaspi José W. Legaspi
Otra izquierda es posible y necesaria
Ismael Blanco Ismael Blanco
“La necesidad de los muertos”
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El Jacobinismo en América
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Hasta muy Pronto
Carlos Visca Carlos Visca
Logística y Desarrollo de las FF.AA.
Joaquín Roy Joaquín Roy
El periplo de Trump*
Héctor Musto Héctor Musto
Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band
Fotografías de Germán Acosta Fotografías de Germán Acosta
¿Hasta cuándo los silencios?
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
50 Años de la unificación de Jerusalem ¿Eterna y sagrada?
Manuel González Lago Manuel González Lago
De esto no se habla: el precio de los medicamentos
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Correcto, incorrecto, consenso
Mauricio Stelkic Mauricio Stelkic
El "macrismo", fenómeno no exportable
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Jaime Igorra

Tratado comercial entre el Gral. Artigas y el Comandante de las Fuerzas Navales inglesas

Jaime Igorra

06.02.2017

Hemos recordado en el año 2015, a los 200 años, la fundación del Poblado y Puesto de Comando del Gral. Artigas en Purificación, ubicado en la margen oriental del Río Uruguay a la altura del Hervidero.

En el años 2016 recordamos el otorgamiento de las Patentes de Corso contra los portugueses, que desde el comienzo de la lucha, 200 años atrás, el Gral. Artigas comenzara a otorgar desde Purificación al Cónsul Norteamericano en el Río de la Plata.

 Los buques corsarios llevaron así la bandera de Artigas en América y Europa.

No menos importante es el recuerdo en este año 2017 de la firma del Tratado Comercial entre el Gral. Artigas y el Comandante de las Fuerzas Navales Inglesas en el Río de la Plata.

El Director Supremo D. Juan Martín de Pueyrredón y también jefe supremo de la Logia Lautaro, astuto, hábil político, monárquico exaltado, enemigo declarado del sistema republicano federal predicado por el Gral. Artigas, era el hombre que en Buenos Aires necesitaba la Logia para abatir al Protector de los Pueblos, el cual les hacía sombra a causa de sus altas miras de libertad. La envidia y la traición comenzaban su dura acción destructiva.

Al ver la marcha victoriosa de los ejércitos portugueses, traídos por él o al menos con su beneplácito, sobre el territorio de la Provincia Oriental del Uruguay, Pueyrredón llegó a temer una sublevación del pueblo bonaerense, cuya opinión era cada vez más unánime a favor de los orientales.

El portugués Lecor hizo saber que venía en nombre de su soberano, que la guerra era contra el Gral. Artigas y que no pasaría el Río Uruguay. Dijo entonces Pueyrredón: "El Ejército portugués invade el territorio oriental por la razón de su independencia y separación voluntaria reconocida por las Provincias Unidas: desaparezca, pues, esta especiosa razón; póngase Montevideo en unión de las demás provincias por un acto libre y voluntario de sus habitantes , y entonces pondremos a los portugueses en la necesidad de respetar la Plaza o de declararse también contra nosotros".

Artigas y los orientales no renunciarían al sistema republicano federal que hasta entonces habían proclamado tan altamente y sostenido con tanto heroísmo y constancia.

Montevideo sólo disponía de 600 plazas y una batería de artillería, para resistir a 8.000 portugueses que avanzaban sobre ella. Lecor hace su entrada triunfal el 20 de enero de 1817. Al posesionarse de Montevideo, Lecor esperaba que se sometería muy luego toda la Provincia Oriental, pero bien frustradas fueron sus esperanzas, al verse sitiado y hostilizado de mil maneras por las partidas patriotas  que en todas partes se alzaban.

Ese mismo mes y año, San Martín, que simpatizaba con Artigas, estaba atravesando los Andes para liberar a Chile.

Los acontecimientos en la Provincia Oriental y el Río de la Plata que concluyen con la derrota de Artigas se desarrollan cuando San Martín se encontraba muy lejos de este escenario separado por la cordillera de los Andes.

Dueño de Chile San Martín organiza un nuevo ejército y una escuadra para marchar sobre el Perú entrando triunfal en Lima en 1821. Se verá elevado, a pesar suyo, al gobierno del nuevo Estado, tomando el título de Protector del Perú. En 1822 renuncia al mando y vuelve a la vida privada, muriendo el mismo año que Artigas (1850), exiliado en Boulogne-sur-Mer (Francia).

Luego de la toma de Montevideo por Lecor, en 1817, la resistencia seguía cada vez más tenaz en la campaña.

Con las tropas sacadas de Montevideo, Artigas dispuso que se hicieran dos ejércitos. Uno bajo el mando de Otorgués ocupando el centro de la campaña y el segundo confiado a Rivera, fue destinado a ocupar la línea de vanguardia en las inmediaciones de Montevideo.

El Protector, al frente de una respetable fuerza, permanecía en el norte, de donde podía atender las exigencias de la guerra.

Diversas partidas recorrían la campaña reclutando gente y caballería y empeñando combate a menudo victorioso con las fuerzas portuguesas que salían a forrajear. En esta guerra de recursos sobresalía el entonces capitán Lavalleja.

Entre tanto, Pueyrredón permitía a la escuadra portuguesa comerciar con Buenos Aires, neutralizando así el bloqueo terrestre puesto por las fuerzas Artiguistas; y no contento con eso, intentó bloquear los puertos orientales dominados por Artigas. Pero el Protector supo supo cruzar los planes de su enemigo, celebrando un Tratado Comercial con los ingleses, en agosto de 1817, quienes para defender sus propios intereses, se opusieron entonces a la tentativa del Director Pueyrredón.

El tratado se celebró en Purificación firmando el mismo el Gral. Artigas y el Teniente de Navío Edward Franklan, Oficial de las fuerzas navales de Su Majestad Británica, en el Plata.

Artigas sabía que la suerte de la revolución dependía de la coherencia en el trato con sus aliados y adversarios. Por eso propone las bases para suscribir un Tratado Comercial con los ingleses. Con esas intenciones invita al jefe máximo de la escuadra inglesa en el Río de la Plata, comodoro William Bowles, que simpatizaba con San Martín, para firmar un convenio mediante el cual los ingleses obtendrían beneficios y exenciones a cambio de no entrar en los puertos que estuvieran en poder de los enemigos  de la Provincia Oriental para impedir su aprovisionamiento.

Este fue el primer acto internacional ejercido por Artigas como Jefe de la Provincia Oriental y lo realiza con la potencia económica y militar más potente de esa época.

Artigas republicano y abanderado de la libertad ya en las Instrucciones de 1813 expresaba en las claúsulas 12ª. Y 13ª. "Que sean libres los puertos de Maldonado y Colonia para la introducción de efectos y exportación de frutos, poniéndose la Aduana correspondiente". 14ª. " Que ninguna tasa o derecho se imponga sobre artículos exportados de una provincia a otra; ni que ninguna preferencia se dé por cualquier regulación de comercio o renta, a los puertos de una provincia sobre los de otra; ni los barcos destinados de esta Provincia a otra serán obligados a entrar, a anclar o pagar derechos en otra".

A su vez, Artigas supo ser tajante con sus enemigos. El propio Bowles le informaba al Almirantazgo Británico que Artigas solía mencionar que "la suerte estaba echada" y que era inflexible a la hora de recibir dádivas o tentaciones de los portugueses y españoles que con propuestas varias pretendían comprarlo.

El pasado año 2016 tuvo también un importante significado ya que durante el mismo se realizaron diferentes actos en el país recordando el nacimiento del Gral. Liber Seregni, quien en 1971 fuera el 1er. candidato a la Presidencia de la República por el Frente Amplio y que en el acto del 26 de marzo de 1971, haciendo mención a la propuesta de gobierno progresista y artiguista de la novel coalición, terminara su alocución con la memorable invocación: " Padre Artigas, guíanos".

La persecución, encarcelamiento, tortura y muerte de muchos militantes fue también una dura y triste página en la historia de estas tierras. El empecinamiento y la resistencia desde la cárcel del Gral. Seregni permitió que miles de militantes con un conductor imprescindible, "de fogón en fogón" mantuvieran en alto esos propósitos.

 A  partir de su liberación en 1984, el programa artiguista y progresista que mantuviera vivo y vigente comienza con el esfuerzo de muchos a ganar más adeptos y a partir de 2005, ya fallecido el Gral. Seregni, el gobierno del Frente Amplio finalmente los pone en práctica.

 

"Todo aquel que desee saber que ocurrirá

debe examinar que ha ocurrido:

todas las cosas de este mundo,en cualquier época, tienen su

réplica en el pasado"

Maquiavelo



Jaime Igorra



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net