*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José Antonio Vera José Antonio Vera
Entre Dios y la Casa Blanca
David Malowany David Malowany
Nazismo y cristianismo
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Saque usted sus propias conclusiones
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Garantías
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Telómeros. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
La derecha y su Propaganda
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Honduras se mete vada vez en más honduras.
Esteban Valenti Esteban Valenti
La dictadura en Venezuela
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El País reescribe la historia
Jaime Secco Jaime Secco
El programa del cambio
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Salud alimentaria. ¿Derecho individual o segmento del mercado?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Jerusalem, el mundo y la paz
Pablo Mieres Pablo Mieres
Con el país de rehén
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Jerusalén, la manzana de la discordia
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
El Sistema Político uruguayo
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
UPM no es solamente el cambio de nombre BOTNIA. Tampoco es simplemente celulosa.
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Cuando la esperanza sana
Luis Fernández Luis Fernández
Otra vez : “El Poder”
Falsos secuestros ¿Quién/Qué hay detrás de esto? Falsos secuestros ¿Quién/Qué hay detrás de esto?
Julio Gil Díaz
Mónica Xavier Mónica Xavier
Terminar con la violencia de género depende de todos
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Solo un compromiso político efectivo podrá erradicar el hambre y la malnutrición: El Plan CELAC y su vigencia
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano: Bolivia o el vaticinio de una tercera Cuba
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
UPM: negociación secreta, democracia a oscuras
Ismael Blanco Ismael Blanco
La asamblea
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
# Metoo salpica a la Academia Sueca
Carlos Garramón Carlos Garramón
Un gran dilema se cierne sobre Alemania y Europa
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
A la oposición uruguaya sólo le queda el pasado
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
El clavo en el sillón o el silencio de los inocentes
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
Ya no la busques, no la busco yo
Daniel Feldman Daniel Feldman
Alejandro Rey, el personaje tras bambalinas en el Solís
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Aníbal Gloodtdofsky

Batlle y Ordoñez y Mister Trump

Aníbal Gloodtdofsky

09.02.2017

En los primeros años del siglo XX América se vio inundada por una fuerte corriente migratoria europea que huía del hambre y el miedo a las guerras. Con esa gente que cruzaba el Atlántico a “hacerse la América” llegaban también las ideas políticas que florecían por aquellos lares producto de la pobreza.

Aquellas masas de hombres y mujeres distintas, con diferentes idiomas, culturas y religiones, sacudían la modorra pueblerina de nuestro mundo decimonónico. Y como todo cambio despertaban los mismos recelos y odios que se le despiertan hoy al mandamás norteamericano.

En 1919 se convocó a una reunión de Ministros de Relaciones Exteriores Sudamericanos con el fin de acordar una posición común sobre leyes de inmigración. El diario católico El Bien Público saludaría esa reunión con un entusiasmo digno de Mister Trump: "Leyes de inmigración" "Ante todo está perfectamente fundamentada la orientación qué busca en la solidaridad de las leyes sudamericanas un medio defensivo de indudable eficacia. El acuerdo diplomático entre los diversos países como paso inicial... Debe pues la República coadyuvar francamente a la iniciativa diplomática, sentando las bases de la defensa nacional contra esa invasión que sin ruido de armas...  puede pasar nuestras fronteras bajo la égida de una legislación deficiente y constituir una amenaza permanente y difícilmente extirpable. (El Bien Público. 3 de septiembre de 1919). Es decir; italianos, españoles, griegos y gentes de toda Europa que venían a nuestras tierras eran una "amenaza" difícil de extirpar. Y acertaban, hoy los nietos y bisnietos de aquellos son los uruguayos que hacen nación. Un mes antes, Juan Andrés Ramírez, había propuesto se dictara una ley de residencia que posibilitara la expulsión de dirigentes anarquistas extranjeros. Así lo explicó en su Diario del Plata: "Una turba organizada de agitadores que son profesionales de la revuelta, que inscriben como número fundamental de su programa la destrucción violenta de las autoridades, el despojo criminal de la propiedad..." (Diario del Plata. 10 de agosto de 1919). Cualquier parecido con Madame Le Pen es pura coincidencia.

Batlle y Ordoñez no había permanecido al margen de los acontecimientos y enfrentaba este brote xenofóbico desde las páginas de El Día. Escribía: "Desde luego, hace pocos días llegó al país un español, según se dice deportado por anarquista. "Huésped indeseable", exclamaba un diario. "¡Afuera!" grita otro. "Hay que reglamentar la entrada de extranjeros para evitar contaminaciones bolcheviques" corean muchos. "No se puede seguir así, cualquier día vamos a amanecer en pleno Soviet por la indolencia con qué asistimos a la importación de estos terroríficos hombres de pensamiento propio..." -Y entonces Don Pepe Batlle remata con justicia impecable- "Pues no. Es preciso decirlo de una vez, no se puede impedir a nadie sean cuales fueren sus ideas el acceso al país." A esta nota le siguió una respuesta desde el Diario del Plata bajo el título "Bolcheviquismo puro".

La idea de rechazar inmigrantes (aunque hoy se les llamaría con más razón "refugiados") no era un zarpullido local. Como ya hemos visto que pasa hoy, por aquellos días se pretendía establecer normas continentales que rechazaran la oleada migratoria por el riesgo que suponía el ingreso de terroristas entre la muchedumbre. Desde Argentina se pretendió empujar a Uruguay a una coordinación represiva en ese sentido y para ello se envió un emisario a fin de presionar al gobierno de este lado del río. Ante ello Batlle y Ordoñez sentenció desde El Día: "A otra puerta" "... dice un diario argentino. "El Ministro de Agricultura ha ordenado al Jefe de Inmigración se traslade a Montevideo a fin de gestionar de las autoridades uruguayas la adopción de ciertas medidas tendientes a impedir el desembarco en aquel puerto de inmigrantes rechazados por las autoridades argentinas." Y comenta finalmente Batlle y Ordoñez: "Viene mal dirigido el emisario. Entre nosotros no hay ley draconiana de residencia, ni proscripciones de orden policial, ni impedimentos arbitrarios al desembarco de viajeros... piensen como piensen."

En la anécdota está la esencia misma de un humanista formidable.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net