*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Compañero o cómplice
William Marino William Marino
Los comités
Mónica Xavier Mónica Xavier
Neoliberalismo nunca más
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
La arenga
Jaime Secco Jaime Secco
¿Qué puede pasar en el Frente Amplio?
Ciro Invernizzi y Karina Antúnez Ciro Invernizzi y Karina Antúnez
La importancia de los insectos polinizadores
Dres.  Carlos Vivas y Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Hacia una cirugía más segura
Pablo Mieres Pablo Mieres
Bienvenidos al tren
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
El voto consular y el artículo del Dr. Sanguinetti
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Las posibilidades actuales de un stalinismo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿La democracia es como un tren?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¡Cómo entiendo a Barcelona!
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien…?
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Pablo Mieres

"Ni una menos", no es una consigna, es una obligación

Pablo Mieres

13.02.2017

Algo muy grave ocurre en nuestra sociedad desde hace muchos años. Resulta muy difícil reconocernos con respecto a nuestra autopercepción histórica.

 

Hoy, y desde hace varios años, Uruguay lidera las estadísticas regionales en la tasa de homicidios de mujeres por sus parejas. Un horror auténtico, una mancha que afecta nuestra vida social de una manera espantosa.

Es terrible asumir la condición de estar en el peor lugar de una región que, además, se ha caracterizado por el “machismo” y por la reivindicación de una cultura contraria a la equidad de género.

Es probable que el resultado tenga que ver con el trabajo que se ha hecho desde la aprobación de la ley de violencia doméstica en nuestro país, hace más de una década, que permitió avanzar en convertir en un “asunto público” lo que antes se escondía puertas adentro de los hogares. Puede ser que en algunos países de la región este tema continúe oculto y que las cifras sean menos auténticas que las nuestras.

Pero eso no es excusa, porque independientemente de las estadísticas comparadas, los casos en nuestro país son horriblemente frecuentes y absolutamente inaceptables. Hieren nuestra concepción de una sociedad democrática y pacífica.

¿Cómo se explica esta realidad? Sin ninguna duda es la consecuencia de un modo de convivencia y una cultura que debe generar espanto.

La mujer decide interrumpir la relación de pareja, con todo su derecho y voluntad. En muchos casos esta decisión ocurre porque ya el hombre ha cometido actos de violencia hacia su pareja; pero no es necesario que ese sea el motivo. La mujer tiene el legítimo derecho, al igual que el hombre, a decidir la interrupción del vínculo de pareja por los más variados y diversos motivos. Es su decisión y tiene todo el derecho a hacerlo.

Pero el hombre, en muchos casos, no acepta esa decisión porque cree que la mujer es su posesión o porque está herido en su orgullo “machista” o porque siente que es injusto o por los motivos que sean o porque pretende una superioridad que en muchos casos esconde un complejo de inferioridad y comienza o continúa ejerciendo violencia física o psicológica sobre la mujer.

Hasta aquí llega el fenómeno patológico en su núcleo básico, referido a la relación de pareja. Pero a ello se agrega el entorno cultural. Las denuncias de la mujer ante las amenazas o hechos violentos protagonizados por su pareja o su ex pareja son, en muchos casos, subestimadas, discutidas o incluso ocultas por un entorno social que no termina de asumir el derecho de la mujer a separarse, dejar o abandonar a su pareja o a no ser objeto de violencia bajo ninguna circunstancia.

El caso de Valeria Sosa ha tenido la característica de contener en su horrendo desenlace, todas las condiciones que hablan de pautas culturales, aún vigentes en la sociedad, que permiten la continuidad de esta barbarie.

El horror de la violencia, entonces, se abre paso ante la omisión, ocultamiento o, incluso, justificación del accionar del hombre. La información que ha circulado indicando que el asesino de Valeria Sosa, habría explicado a sus hijos (frente a los que mató a su ex pareja) que “la castigó porque ella se portó mal”, es el colmo de la barbarie. Del mismo modo la gravísima omisión de los funcionarios policiales de informar sobre las denuncias previas y, también, la decisión judicial inmediata e inentendible de dejar a los hijos en manos de los padres del matador.

La violencia de género tiene un origen vinculado a la concepción machista de nuestra sociedad y se anida y crece, en muchos casos, en los vínculos de pareja; pero se consolida y ampara en la complicidad de una sociedad que justifica, minimiza u oculta la tragedia existente.

La solución de fondo es la erradicación de una cultura de violencia, discriminación y superioridad de género que resiste y se mantiene en mucho mayor medida de lo que los uruguayos muchas veces creemos o estamos dispuestos a aceptar.

Se podrán modificar las normas vigentes y, en tal sentido, estamos en línea con el apoyo a esas iniciativas que perfeccionen el sistema de prevención y represión de esta lacra. Pero la cuestión de fondo es que nuestra sociedad construya un cambio cultural profundo que es necesario canalizar a través de la educación formal, de los medios de comunicación, de las redes sociales y de la reacción firme y enérgica de los referentes políticos, sociales, deportivos y culturales de nuestro país.

Para que ello ocurra, el combate a este horror debe ser prioridad de nuestra agenda pública. Minimizar, disimular, justificar, disminuir el impacto o, simplemente, mirar para otro lado es ser, en cierto grado, cómplices de la barbarie. Tenemos que generar un compromiso activo de cambio en esta realidad vergonzante que nos pega en la dignidad como sociedad civilizada. Hasta que ello no ocurra, seguiremos sintiendo vergüenza por estos aspectos de nuestra vida social.



Pablo Mieres

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net