*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Las posibilidades actuales de un stalinismo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿La democracia es como un tren?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¡Cómo entiendo a Barcelona!
William Marino William Marino
Los Mártires estudiantiles
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Argentina ¿Todos ganadores?
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Percepción de beneficios y daños del despistaje del cáncer de mama mediante la mamografía
Mónica Xavier Mónica Xavier
Uruguay aún tiene medio millón de proscriptos
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien.?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Diferentes formas de gobernar sin mayoría parlamentaria
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Jaime Secco Jaime Secco
¿Otra vez Sendic y Venezuela?
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
Cada comienzo, es una esperanza, un nacimiento, o más bien, un renacer
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Julio Castro y el Día de los Desaparecidos
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas | William Marino

¿Nos acostumbramos?

William Marino

16.02.2017

Poco a poco, nos vamos acostumbrando. La sociedad se va acostumbrando a las muertes, sea esto por balas perdidas o ajustes de cuentas, asesinatos fuera o dentro de las cárceles, sin dejar de crecer la violencia domestica.

Todo muy tenebroso, moviéndose, en los más variados estratos de nuestra sociedad. Pero hay cosas que llaman mucho la atención: el domingo 29 de enero un recluso del penal de Libertad mata a su compañera, durante la vista; el asesinato de Valeria Sosa; la pelea en un modulo del COMCAR con resultado de muerte de un recluso; la muerte de un joven por una bala perdida y la agresión a personal médico en Salto.

No todo es igual, pero todo tiene como característica la violencia cada vez más incontenible, sacando lo peor del instinto del ser humano: la violencia.  Luego de la violencia viene el corporativismo, donde los más "poderosos" tratan de imponerse a los más "débiles". El primero de estos cinco hechos sucedió dentro del penal durante una visita conyugal, en este hecho ¿nadie vio o escucho nada? ¿la guardia donde estaba? Poco después en un hecho lejano de ahí un policía mata con su arma de reglamento a su ex esposa, delante de sus hijos, de 8 y 11 años, con una alevosía increíble, mas si tenemos en cuenta que tenía una denuncia radicada por Valeria Sosa, denuncia esta que no llega a nada pues es tapada por sus superiores, vaya a saber porque, aunque yo tengo el derecho a pensar, varios porque..... Estos "personajes violentos", son los poderosos que imponen la fuerza sobre la razón, son los que por desgracia nos cuidan de otros violentos como ellos, que cada día existen más. Otra cosa que aun no se puede entender es el por qué se le da la custodia temporal de los niños a los padres de este asesino en desmedro de los padres de la asesinada. La verdad creo que la sociedad no entiende los porque, se tapo a este personaje, la investigación va a ser larga, según parece. Pero todo es muy oscuro. Demasiado oscuro.  En mi modesta opinión todos los policías denunciados por violencia domestica, se habla de unos 750,  deben de ser dados de baja, en forma casi automática. Al igual que los oficiales que taparon la denuncia y siguen cumpliendo sus funciones al frente de diferentes comandos policiales.  Ese mismo día, una marcha que se realiza en las puertas de la Jefatura de Policía de Montevideo, el sindicato de policías reclama por el asesinato de un policía en días anteriores, pero para nada se nombra este hecho, también decimos que poco se habla sobre la violencia domestica entre ellos. ¿Sera un tema tabú?

Nuevamente una pelea en un modulo del COMCAR, con el resultado de un muerto, esta vez al parecer de un "lanzazo". Mi pregunta es: ¿ya nadie cuida? Es mas según los medios de comunicación -prensa-radio-TV- aun no se sabe si lo mataron en la celda o había salido de la misma, hacia otros módulos. Todo tan extraño.  ¿Nadie cuida en estos módulos o ahí se auto gestionan?

Otra vez una bala perdida mata una persona, esta vez un joven de 15 años, que estaba sentado en el patio trasero de una casa del barrio Marconi, cuando se sienten disparos y luego una bala impacta en el tórax de este joven de 15 años.   Esta vez no fue en el medio de la oscuridad fue en plena tarde, ¿qué está pasando ya no se patrulla mas este barrio catalogado de zona roja? Todo indica que nuevamente la policía desaparece de determinados barrios en especial los catalogados de zonas rojas. Entonces ahí el ciudadano común esta dejado a la mano de Dios y a la suerte de que nada le pase. Pero ojo porque está apareciendo un nuevo personaje en esos barrios "el Cuida", el que te protege, de que nada te pase, tanto en tu casa como cuando regresas al barrio y eso es muy peligroso a largo plazo.

Por último un hecho que llama mucho la atención, es lo que paso nuevamente en Salto, la violencia hacia los médicos. ¿Cómo se puede detener esto?   Cuando se comentan estos hechos se habla mucho de la "impotencia" de los que reciben asistencia y el "miedo" de los médicos. Seguimos tratando los resultados de hechos pero no atacamos las causas de porque se originan estos hechos. O sea ni vemos porque el entorno del que recibe asistencia esta violento, ni porque el médico esta con miedo. A uno lo tratamos como violento y hasta lo mandamos preso, al otro lo defiende un corporativismo y al parecer no es culpable de nada. Uno tiene que pagar abogado que lo defienda, el otro ya lo tiene a su disposición.  Lo malo de todo esto es que cada vez más personas toman Justicia por mano propia y la sociedad toda sigue sin reaccionar y el que tiene más fuerza es aparentemente el que tiene razón.  El tema es largo, complejo y simple a la vez, si lo hablamos con un lenguaje entendible para la sociedad toda.  Si comenzamos por la escuela, con las palabras: educación, respecto, no a la violencia, no al atropello, todos somos iguales ante la ley, no aquello de que unos son más iguales que otros, que cuando vas a denunciar algo te van a escuchar y no se te van a reír en la cara. Si tendremos que pensar y meditar como sociedad, sobre estos hechos, en el cual el pobre y el más débil es siempre el culpable y pocas veces tiene razón...





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net