*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Ismael Blanco Ismael Blanco
Las cinco palabras
Esteban Valenti Esteban Valenti
El dinero no es todo
Pablo Mieres Pablo Mieres
Lo mejor y lo peor de la política en una semana
Valentina Rapela Valentina Rapela
Ministros atornillados
Mathías Dávalos Mathías Dávalos
Luz de luna, de Barry Jenkins
William Marino William Marino
Un ser humano
Roberto Savio Roberto Savio
Con Trump termina un ciclo
Isabel Oronoz Isabel Oronoz
Libre de Furia
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Ecuador no tiene moneda propia. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Ademar Campos Ademar Campos
¡Ojo, tu heladera puede estar atacando al Pentágono!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Modernidad con ribetes “vintage”
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Uruguay galardonado por su calidad democrática, libertades e inclusión social
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Los pacientes deben estar mejor informados sobre los tratamientos que reciben
Adriana Marrero Adriana Marrero
Marx, el comunismo azul y la educación celeste: ¿tan mal estamos?
Mónica Xavier Mónica Xavier
Se mata a la mujer por ser mujer
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Campaña electoral por la Presidencia en Francia (II)
José W. Legaspi José W. Legaspi
Gárgaras de independencia
Héctor Musto Héctor Musto
¿Y si el FA pierde las próximas elecciones?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Un solo estado para israelíes y palestinos: ¿es solución?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cuidado con los festejos
Tabaré Gallardo Tabaré Gallardo
Sincronías en el Sistema Solar
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Trump, entre esquives y trumpadas
Eduardo de León Eduardo de León
Por un nuevo compromiso histórico
Aníbal Gloodtdofsky Aníbal Gloodtdofsky
Batlle y Ordoñez y Mister Trump
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El discreto encanto de las fiscalías militares
Dr. David Malowany Dr. David Malowany
La patria es la infancia
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: ¿Jorge Batlle o Florencio Sánchez?
Jaime Igorra Jaime Igorra
Tratado comercial entre el Gral. Artigas y el Comandante de las Fuerzas Navales inglesas
Federico Arregui Federico Arregui
Golpe demoledor a la clase media
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Carmen Barradas, la vanguardia olvidada
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La izquierda latinoamericana ante las revoluciones árabes
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas | William Marino

¿Nos acostumbramos?

William Marino

16.02.2017

Poco a poco, nos vamos acostumbrando. La sociedad se va acostumbrando a las muertes, sea esto por balas perdidas o ajustes de cuentas, asesinatos fuera o dentro de las cárceles, sin dejar de crecer la violencia domestica.

Todo muy tenebroso, moviéndose, en los más variados estratos de nuestra sociedad. Pero hay cosas que llaman mucho la atención: el domingo 29 de enero un recluso del penal de Libertad mata a su compañera, durante la vista; el asesinato de Valeria Sosa; la pelea en un modulo del COMCAR con resultado de muerte de un recluso; la muerte de un joven por una bala perdida y la agresión a personal médico en Salto.

No todo es igual, pero todo tiene como característica la violencia cada vez más incontenible, sacando lo peor del instinto del ser humano: la violencia.  Luego de la violencia viene el corporativismo, donde los más "poderosos" tratan de imponerse a los más "débiles". El primero de estos cinco hechos sucedió dentro del penal durante una visita conyugal, en este hecho ¿nadie vio o escucho nada? ¿la guardia donde estaba? Poco después en un hecho lejano de ahí un policía mata con su arma de reglamento a su ex esposa, delante de sus hijos, de 8 y 11 años, con una alevosía increíble, mas si tenemos en cuenta que tenía una denuncia radicada por Valeria Sosa, denuncia esta que no llega a nada pues es tapada por sus superiores, vaya a saber porque, aunque yo tengo el derecho a pensar, varios porque..... Estos "personajes violentos", son los poderosos que imponen la fuerza sobre la razón, son los que por desgracia nos cuidan de otros violentos como ellos, que cada día existen más. Otra cosa que aun no se puede entender es el por qué se le da la custodia temporal de los niños a los padres de este asesino en desmedro de los padres de la asesinada. La verdad creo que la sociedad no entiende los porque, se tapo a este personaje, la investigación va a ser larga, según parece. Pero todo es muy oscuro. Demasiado oscuro.  En mi modesta opinión todos los policías denunciados por violencia domestica, se habla de unos 750,  deben de ser dados de baja, en forma casi automática. Al igual que los oficiales que taparon la denuncia y siguen cumpliendo sus funciones al frente de diferentes comandos policiales.  Ese mismo día, una marcha que se realiza en las puertas de la Jefatura de Policía de Montevideo, el sindicato de policías reclama por el asesinato de un policía en días anteriores, pero para nada se nombra este hecho, también decimos que poco se habla sobre la violencia domestica entre ellos. ¿Sera un tema tabú?

Nuevamente una pelea en un modulo del COMCAR, con el resultado de un muerto, esta vez al parecer de un "lanzazo". Mi pregunta es: ¿ya nadie cuida? Es mas según los medios de comunicación -prensa-radio-TV- aun no se sabe si lo mataron en la celda o había salido de la misma, hacia otros módulos. Todo tan extraño.  ¿Nadie cuida en estos módulos o ahí se auto gestionan?

Otra vez una bala perdida mata una persona, esta vez un joven de 15 años, que estaba sentado en el patio trasero de una casa del barrio Marconi, cuando se sienten disparos y luego una bala impacta en el tórax de este joven de 15 años.   Esta vez no fue en el medio de la oscuridad fue en plena tarde, ¿qué está pasando ya no se patrulla mas este barrio catalogado de zona roja? Todo indica que nuevamente la policía desaparece de determinados barrios en especial los catalogados de zonas rojas. Entonces ahí el ciudadano común esta dejado a la mano de Dios y a la suerte de que nada le pase. Pero ojo porque está apareciendo un nuevo personaje en esos barrios "el Cuida", el que te protege, de que nada te pase, tanto en tu casa como cuando regresas al barrio y eso es muy peligroso a largo plazo.

Por último un hecho que llama mucho la atención, es lo que paso nuevamente en Salto, la violencia hacia los médicos. ¿Cómo se puede detener esto?   Cuando se comentan estos hechos se habla mucho de la "impotencia" de los que reciben asistencia y el "miedo" de los médicos. Seguimos tratando los resultados de hechos pero no atacamos las causas de porque se originan estos hechos. O sea ni vemos porque el entorno del que recibe asistencia esta violento, ni porque el médico esta con miedo. A uno lo tratamos como violento y hasta lo mandamos preso, al otro lo defiende un corporativismo y al parecer no es culpable de nada. Uno tiene que pagar abogado que lo defienda, el otro ya lo tiene a su disposición.  Lo malo de todo esto es que cada vez más personas toman Justicia por mano propia y la sociedad toda sigue sin reaccionar y el que tiene más fuerza es aparentemente el que tiene razón.  El tema es largo, complejo y simple a la vez, si lo hablamos con un lenguaje entendible para la sociedad toda.  Si comenzamos por la escuela, con las palabras: educación, respecto, no a la violencia, no al atropello, todos somos iguales ante la ley, no aquello de que unos son más iguales que otros, que cuando vas a denunciar algo te van a escuchar y no se te van a reír en la cara. Si tendremos que pensar y meditar como sociedad, sobre estos hechos, en el cual el pobre y el más débil es siempre el culpable y pocas veces tiene razón...





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net