*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Causalidad, casualidad, y embarazo adolescente
William Marino William Marino
Propaganda y comunicaciòn
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
La lección de Venezuela. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los nazis “orientales”
Raúl Maneyro Raúl Maneyro
El puente entre dos mundos en riesgo de caer: los anfibios en peligro
Jaime Secco Jaime Secco
ASSE precisa reingeniarse
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
Hoenir Sarthou y la democracia pintada
Jorge Braun Jorge Braun
La disciplina partidaria y la corporación política
David Malowany David Malowany
El conflicto entre lo real y lo ideal
Carlos Garramón Carlos Garramón
Trump avanza contra el multilateralismo.
Claudio Riccardi Claudio Riccardi
España - Cataluña 0-0
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La ética, la transparencia y la altura de la vara
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Nazis uruguayos
Pablo Mieres Pablo Mieres
Más allá de la leche
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Conversando con Enrique Bentancor
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La Cuba del 80: Arnaldo Tamayo y Scarface
Ismael Blanco Ismael Blanco
Los pies desnudos y los combatientes uruguayos de el Che
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cara a cara frente a la “la mentira”
Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser
El cambio climático amenaza a ricos y pobres por igual
Zózima González Zózima González
Embarazo adolescente: compromiso educativo y social
Luis Fernández Luis Fernández
Volvió la teoría...
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Más educación=menos enfermedad coronaria
Pablo Urreta Pablo Urreta
Juguemos a si tu fueras
Fernando Schmidt Fernando Schmidt
Palabras de Fernando Schmidt en la presentación del 'El clavo en el sillón'
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Paren las rotativas…! ¡Ultimo momento!
Roberto Soria Roberto Soria
¿Hacia una la ‘’inmobiliaria judicial’’?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El Mundial de 2030 a la vista
Roberto Savio Roberto Savio
La derrota de Merkel confirma desalentadora tendencia en Europa
Mònica Xavier Mònica Xavier
La política no debe convivir con la opacidad
Federico Arregui Federico Arregui
Luis Lacalle Pou
Lic. Sebastián Hagobian López* Lic. Sebastián Hagobian López*
El primer año de la presidencia de Javier Miranda en el FA ¿Cómo debemos ver el vaso?, ¿medio lleno o medio vacío?
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Tiempo de Renovación
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roberto Cataldo, el guardián del libro
Alfredo Correa Alfredo Correa
De presidentes, chorizadas y calzoncillos
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

¿Y si el FA pierde las próximas elecciones?

Héctor Musto

17.02.2017

Como lo he escrito en más de una oportunidad, siempre (desde 1971) voté al FA.

Y también afirmé, en estas columnas y en otros medios, que hoy soy uno de los tantos “descontentos”, “enojados”, “decepcionados” o como se quiera decir: soy uno de los tantos miles que tenía expectativas, que en lo esencial se cumplieron en los primeros cinco años de gobierno, pero que luego, y de a poco –pero fundamentalmente a partir de lo que fue el gobierno de Mujica- empecé a desilusionarme.

Los motivos para ese sentimiento ya fueron dichos, así que no los voy a repetir: quienes lean estas líneas, no esperen más argumentos respecto al “aparatismo”, al “copamiento ideológico y político” por parte del MLN-MPP, a Sendic y su administración de ANCAP (por no mencionar nuevamente su “título” y tantos otros etcéteras. Ya lo dije yo, y mejor que yo lo dijeron otros. Hoy no voy a ir por ahí. Más bien me voy a centrar en otro aspecto: ¿qué pasaría si el FA pierde las próximas elecciones?

Creo, sin ser politólogo, que no es una hipótesis improbable. Las encuestas, con todo el margen de error que puedan tener, son claras. Y tanto o más que las encuestas, me baso en lo que charlo. En lo que escucho. Y, debo decirlo, cada vez más votantes hasta la última elección, me expresan o serias dudas respecto a seguir votando al FA, o ya, directamente, decidieron sea el voto en blanco o apoyar al PI o a AP. Entonces, me parece oportuno imaginarme un futuro en el que el FA no es gobierno. Y como soy optimista, me imagino además un parlamento con un máximo de 45% de legisladores frenteamplistas... posiblemente, menos.

Es obvio que si esa “imagen” que tengo se da, implica que hay balotaje. Si gana el candidato del FA, tendrá que lidiar con una mayoría parlamentaria opositora. Con todo lo que eso implica: de alguna manera ya lo estamos viendo con el Gonzalo Mujica. Y si pierde, me resulta más que obvio (a no ser que ocurra un terremoto político) el Presidente va a ser Lacalle Pou, a quien no le va a costar demasiado conseguir la mayoría parlamentaria con el Partido Colorado y con el Partido de la Gente (PdG).

Analicemos. De ganar el balotaje el FA, va a tener que negociar. Y negociar implica, necesariamente, rebajar el programa del FA a lo que quieran los que nos den la mayoría de los votos en el Parlamento... hablo del PI, PdG y AP. El tema es cómo poner de acuerdo no solamente la interna del FA, sino de “contentar”, al mismo tiempo, al PI, PdG y AP. No la veo. Más bien visualizo un gobierno (Poder Ejecutivo) con minoría parlamentaria. ¿Gobernar con decretos? Ante las interpelaciones con resultado negativo, que sin duda habría y muchas ¿vivir cambiando de Ministros? Ese panorama, me recuerda demasiado al pachecato. Se me dirá que sería un “pachecato progresista”... pero bueh... no me gusta. Y sumemos la gran prensa, que va a darnos con todo por no respetar al Parlamento. Es una pesadilla pensar en ganar así. ¿Vamos a estar cinco años con el PIT-CNT y los estudiantes en la calle? Me suena demasiado a la Venezuela actual. Y la consecuencia natural de esa hipótesis será una crisis política y económica. Que la van a pagar, naturalmente, los más desposeídos.

La segunda hipótesis. Gana el balotaje Lacalle Pou, situación que hoy por hoy, no es imposible. Y es hasta peor que la primera: mayoría parlamentaria (PN más PC más PdG más, en algunos temas, el PI). ¿Qué se nos viene ahí? Miremos a los países vecinos. En esta hipótesis, se viene una restauración. La restauración de la derecha más dura y pura. El revanchismo macrista: recortes en lo social, en la enseñanza, en la política de Derechos Humanos en su sentido más amplio, en el apoyo al arte y la ciencia... La política, en fin, que vivimos hasta el 2005. ¿Consejos de salario? ¡Olvídalo! Restauración pura y dura. Es lo que se hace en Brasil y en Argentina.

No quiero seguir con esta descripción. Pero dudo que alguien, seriamente, me pueda cuestionar ninguna de las dos hipótesis que esquematicé más arriba.

Por lo tanto, ¿qué hacer? Necesitamos que el FA gane. Y que lo haga con mayoría Parlamentaria. Pero debe cambiar. Debe asumir los errores, las carencias gigantescas en políticas que son trascendentes y nos afectan a todos los ciudadanos. Transparencia en la gestión, cambiar radicalmente la enseñanza, asumir los errores (que son demasiados) en forma pública, darle espacio a la participación ciudadana en la fuerza política (o sea, democratizar al propio FA), abrir la cancha política a mujeres, jóvenes... ser de nuevo lo que fuimos: una fuerza de cambio y no de status quo. Terminar con los “comisarios políticos” y apostar a los cuadros formados, más allá de su pertenencia a determinada fuerza política. En otras palabras, reformularnos, refundarnos.

Claro. El tiempo es escaso... y para peor, las ganas de cambiar, no las veo. Pero o la fuerza política asume esto, o marchamos. Y me autocontesto la pregunta que inicia esta columna: ¿Y si el FA pierde las próximas elecciones? Se nos viene la noche. Larga y dura. Sobre todo, repito, para los más desposeídos. La pelota está en la cancha de la dirección del FA. La historia, la vida, dirá si están a la altura. Si están dónde están para cambiar la sociedad en serio, o si están para postergarse lo más posible en los cómodos sillones del poder. Y me refiero desde los legisladores y ministros hasta los miles cargos de confianza. Piensen, y sobre todo, actúen. El país actual y la historia los juzgará. Y si se equivocan, no los absolverá.


Héctor Musto



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net