*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Estudios inútiles que acabamos pagando todos
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
La muralla china, el muro con México . (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: La Unión Europea busca su destino
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
San Romero de América
Federico Arregui Federico Arregui
Fogones Artiguistas
William Marino William Marino
Donald Trump: el presupuesto y otras yerbas
Esteban Valenti Esteban Valenti
El espionaje prisionero del software
Pablo D. Dans Pablo D. Dans
La madre de todos los descubrimientos: La entrada en escena de la doble hélice en la primavera del 53
Juan Santini Juan Santini
La gran vergüenza nacional
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Campaña electoral por la presidencia en Francia (III)
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Cómo se aprende a ser mujer? Sobre el cine infantil, la marcha del ocho, y los modos de hacer política
Jaime Igorra Jaime Igorra
Desde 1995 el Frente Amplio gobierna Montevideo. Valores fuertes en su programa de gobierno
Héctor Musto Héctor Musto
Ya no entiendo al FA
Mónica Xavier Mónica Xavier
Política, financiamiento, institucionalidad, credibilidad
Pablo Mieres Pablo Mieres
Investigar todo lo que haya que investigar
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
Palos porque bogas.y si no bogas, palos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Un aniversario que atañe a todo Uruguay, no sólo a sus judíos
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Eramos pocos y apareció Zealandia
Ademar Campos Ademar Campos
¿Un trolebús llamado deseo?
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cuánto impacta la situación socio-económica como predictor de la mortalidad
José W. Legaspi José W. Legaspi
La vida sigue
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Recomendaciones de la Institución Nacional de Derechos Humanos sobre los Hogares Beraca
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Elena Solís
Ismael Blanco Ismael Blanco
“El Rata”
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Amor romántico y violencia de género
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Nuevos cultores del tango. Un encuentro con la danza y la identidad
Constanza Moreira Constanza Moreira
¡PARE! Mujeres en alerta
Roberto Savio Roberto Savio
Pablo Piacentini nos ha dejado
Luis Fernández Luis Fernández
¿Dónde están los compañeros de Comunicación y/o Propaganda del FA?
Mathías Dávalos Mathías Dávalos
Luz de luna, de Barry Jenkins
Valentina Rapela Valentina Rapela
Ministros atornillados
Isabel Oronoz Isabel Oronoz
Libre de Furia
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Daniel Feldman

Modernidad con ribetes “vintage”

Daniel Feldman

22.02.2017

Me gusta caminar Montevideo y acecharla, persiguiendo ese ángulo que me permita observar de otra manera eso que por demasiado visto podría conducirme al tedio o el aburrimiento.

La Torre Ejecutiva forma parte de mi paisaje habitual de la Plaza Independencia, y parece haber relegado al olvido ese precursor fantasmagórico que durante décadas se erguía dubitativo.

El esqueleto de cemento estaba destinado -desde mi más tierna infancia- a perpetuarse en mi percepción del inicio de la ciudad nueva, allende la Puerta de la Ciudadela.

Un entrevistado decía en una ocasión, tratando de destacar los vientos de cambio que soplaban en el país, que con solo ver ese edificio terminado, luego de 46 años, se percibía algo nuevo recorriendo el Uruguay.

Efectivamente, su construcción comenzó en 1963, como Palacio Judicial, y luego de varias detenciones, tomó su forma definitiva y se concluyó en 2009, pasando a albergar a la Presidencia de la República.

Exponente de la modernidad de un país que puja por entrar con fuerza en el siglo XXI, no por eso exento de numerosos resabios del XX y fenómenos de violencia más asimilables aún al siglo XIX, la Torre Ejecutiva también alberga un hallazgo del XVIII, cuando aún no asomaba el más mínimo atisbo de pretensión republicana: una fuente que tenía por objeto ser reservorio de agua dulce para los primeros habitantes de esta Plaza.

El Palacio Salvo, concretado a impulso de los hermanos Ángel, José y Lorenzo Salvo, obra del arquitecto italiano Mario Palanti, fue inaugurado el 12 de octubre de 1928, 35 años antes de que se comenzara la actual Torre Ejecutiva, y 81 años antes de la inauguración de esta.

Con su estilo ecléctico diseminando en sus 84 a 105 metros de altura - según quién lo diga-, y 27 plantas, fue en su momento la segunda torre en altura de América del Sur, siendo desplazada recién en 1935 al tercer puesto, al inaugurarse el Kavanagh de Buenos Aires. El Salvo tiene su gemelo en la vecina orilla, obra del mismo arquitecto: el Palacio Barolo.

Estas líneas fueron precedidas por una imagen, captada mientras me guarecía de una incipiente llovizna en la parada de ómnibus de Buenos Aires y su intersección con Juan Carlos Gómez y Brecha, donde hoy se yergue sin muchas pretensiones un local de una cadena internacional de sándwiches.

La modernidad de la Torre Ejecutiva con el ribete vintage del Palacio Salvo captó inmediatamente mi atención.

Tal vez, esa suerte de collage fruto de la ilusión óptica, sea tímidamente representativo de esa uruguayez melancólica y con poca historia frente a otras identidades varias veces centenarias o incluso milenarias.

Suerte de personalidad que nos impulsa a construir futuro pero sin dejar de mirar un poco atrás con cierto dejo de nostalgia.

Nostalgia, esa misma que, en este preciso momento, me hace añorar la hoy desaparecida antena de Monte Carlo Televisión, testigo privilegiada en la cumbre del Salvo de  todo el proceso de la Torre Ejecutiva, desde los cimientos hasta su presente.

 



Daniel Feldman | Periodista


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net