*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
OTRAS LITERATURAS: NEDY VARELA
Mónica Xavier Mónica Xavier
Dictadura y omertá
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Somos todos wilsonistas?
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los Ultimos Minutos de la Democracia del 73
Pablo Mieres Pablo Mieres
Sin agenda y salteando los temas de fondo
Jorge Braun Jorge Braun
Claro Oscuro
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
La alianza impura contra los palestinos
Jorge Eiris Jorge Eiris
Prof. Delia Echegoimberry
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cómo explicar el incremento de las pandemias y de los brotes infecciosos que han aparecido últimamente
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El partido moralista. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
El Golpe del 27 de Junio
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Uruguay y los avances en la agenda de derechos para la población trans
Adriana Marrero Adriana Marrero
La educación de paro
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Ya se lo que tengo que hacer, pero.
Alma Sendeza Alma Sendeza
Homenaje a Juan Ramón Cabrera
Carlos Garramón Carlos Garramón
La República en marcha: aplastante mayoría
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
20 de Junio de abrazos y recuerdos
Federico Arregui Mondada Federico Arregui Mondada
Estado de Situación
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Luis Lacalle Pou Presidente
Niles Lehman Niles Lehman
El mundo del ARN
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
¡Oh, los que entráis, dejad fuera toda esperanza!
José W. Legaspi José W. Legaspi
Otra izquierda es posible y necesaria
Ismael Blanco Ismael Blanco
“La necesidad de los muertos”
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El Jacobinismo en América
Carlos Visca Carlos Visca
Logística y Desarrollo de las FF.AA.
Joaquín Roy Joaquín Roy
El periplo de Trump*
Héctor Musto Héctor Musto
Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band
Fotografías de Germán Acosta Fotografías de Germán Acosta
¿Hasta cuándo los silencios?
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
50 Años de la unificación de Jerusalem ¿Eterna y sagrada?
Manuel González Lago Manuel González Lago
De esto no se habla: el precio de los medicamentos
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Correcto, incorrecto, consenso
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas | José W. Legaspi
imagen del contenido José W. Legaspi

La vida sigue

José W. Legaspi

15.03.2017

La vida sigue, parece una frase conformista, resignada, de brazos caídos. Sin embargo, es una firme comprobación de un estado de cosas, de una situación, o, de la repetición sistemática de conductas.

Hace cuatro días el vicepresidente de la República, Sr. Raúl Sendic, realizó declaraciones sobre el caso Sanabria y el Cambio Nelson. En la oportunidad afirmó: "Me parece una verdadera inmoralidad lo que ocurrió. No tiene calificación, sobre todo por alguien que estaba vinculado al sistema político". Y uno no puede estar más de acuerdo con estas palabras.

Claro que, uno puede también, aplicar el sentido común, y expresar,  compasivamente, "¿hay alguna necesidad de que este muchacho siga opinando? Y sobre todo, ¿hay alguna necesidad de que se refiera a qué es inmoral y qué no lo es? ¿Nada menos que él? El mismo que mantuvo una mentira durante años con un inexistente título de licenciado. ¿Eso no es una inmoralidad? El mismo que demostró una desidia espantosa mientras estuvo a cargo de ANCAP, dilapidando la plata de todos los uruguayos, hasta hacer peligrar el patrimonio de la empresa. ¿Eso no es otra inmoralidad?

Ni qué decir acerca del intento de su defensa de "desentenderse" de la organización y aprobación del presupuesto de la Fiesta de inauguración de la Desulfurizadora, culpando a un gerente, cuando es evidente que debía estar al tanto, además de aprobar ese gasto como miembro del directorio del mismo. Debemos recordar al respecto, que en los entes públicos, nada se hace sin la aprobación del directorio de la empresa, y mucho menos una fiesta que cuesta más de U$S 300 mil dólares.

Cabe suponer que el vicepresidente no tiene un asesor de imagen, y si lo tiene (vaya moraleja) le está robando la plata.

Pero, en Uruguay la vida sigue. Y él seguirá moviéndose desesperadamente en un pantano creado por sus propias palabras y acciones.

Tanto sigue, inexorable, la vida, que también tuvo su momento ante micrófonos la senadora Lucía Topolansky. Dijo que el escándalo del Cambio Nelson es "de dimensiones millonarias" y adelantó un proyecto de ley que busca prohibir que las empresas hagan aportes a los partidos.

Propuso en la bancada del Frente Amplio (FA) la creación de una comisión investigadora por la financiación económica del sector colorado Vamos Uruguay en Maldonado, luego de la quiebra del Cambio Nelson.

Nadie puede estar en contra de semejante preocupación. Hace a la cristalinidad y transparencia del sistema electoral de nuestro país, soporte del sistema republicano y democrático sobre el que se organiza la vida de todos los ciudadanos.

Y también, aplicando el sentido común, uno se pregunta, ¿no fueron o son millonarias también, las "comisiones" que se cobraban en el intercambio comercial con Venezuela por la empresa "Aire Fresco SA"? ¿Este tipo de preocupaciones, muy sanas y bienvenidas, tienen que ver exclusivamente con lo que hacen los demás partidos? ¿No le preocupa, a la señora senadora, lo que pasa en su colectividad política? ¿No se pregunta en ningún momento cómo se financió la campaña electoral de la lista 711, por decir una?

Parecería ser, siempre según las actitudes y palabras de la senadora, que en su partido y en sus aliados, la transparencia y la cristalinidad son moneda corriente.

Sin embargo su sector político se opuso a instalar una investigadora sobre los negocios con Venezuela. ¿No habría sido la señal correcta abrir la posibilidad de que se investigaran esos negocios con el país bolivariano? Y no hablemos solamente de "Aire Fresco SA", sino que vayamos más atrás, a los tiempos de la muy ventajosa venta de software a ese país. ¿Acaso eso no deja una sensación tan antidemocrática como anti republicana, al tratar de sostener que "los nuestros son buenos, los malos son los demás"?

De esta manera sigue la vida en Uruguay, dónde dirigentes como los antes mencionados, no hacen otra cosa que dinamitar la imagen de los políticos y la política misma, con el riesgo de que sectores importantes de la sociedad concluyan que "son todos iguales" o, lo que sería peor, el temible "¡que se vayan todos!".

La vida sigue, y seguirá, inexorable.

La vida sigue pese a los intentos desesperados de la dirección del FA por recuperar el "diputado 50", ya sea a través de "encarrilar" a Gonzalo Mujica, o seducir a algún otro de la oposición, para que en algunos temas asegure la mayoría.

La vida sigue pese al enriquecimiento poco claro, posterior descalabro, y subsiguiente estafa, del "heredero" Francisco Sanabria, que no sólo dejó un tendal entre especuladores o personalidades uruguayas y extranjeras, sino también a un uruguayo de San Carlos, cuida coches, que juntó moneda a moneda U$S 3000 y creyó en la imagen del estafador prófugo, guardando esos ahorros en el Cambio Nelson. Como él muchos más, verdaderas víctimas del "prestigioso político", sucesor del padre al frente de los negocios y riqueza originados a partir de la "actividad política", que deberían, no cabe duda, ser investigados.

La vida continúa también, pese al sabor amargo que puede provocar un alejamiento, momentáneo, pero alejamiento al fin.

El querido compañero Federico Arregui, integrante hasta hace poco del Grupo Ideas, decidió "tomar distancia" del mismo, convencido de que no sólo no va a votar al FA, sino que además, no está dispuesto a votar en una alianza más amplia (estilo Nueva Mayoría o Encuentro Progresista) a ningún candidato que surja de la coalición hoy en el gobierno.

Para quienes integramos ese grupo, Grupo Ideas, cualquier alejamiento, de cualquier tipo, no es motivo de alegría, todo lo contrario. Este grupo, desde su creación, es amplio, propone, discute, siempre desde el argumento y de la fraternidad.

Tan amplio es, que convivimos en él quienes que se han ido del FA con otros que se quedaron, con otros más, incluso, que desde su creación, no se integraron ni se integrarán al Frente. Eso sí, todos luchando unidos por proponer y debatir políticas a largo plazo, con la sensibilidad suficiente para fortalecer la democracia y el sistema republicano, con una óptica de izquierda, frentista y extra frentista.

En ese largo camino iniciado, la avenida que transitamos es muy amplia, y allí volveremos a cruzarnos, sin ninguna duda, con el compañero Arregui, que hoy toma distancia.  

 

 

 

 

 



José W. Legaspi


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net