*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Braun Jorge Braun
La disciplina partidaria y la corporación política
Esteban Valenti Esteban Valenti
Dinero e izquierda
David Malowany David Malowany
El conflicto entre lo real y lo ideal
Carlos Garramón Carlos Garramón
Trump avanza contra el multilateralismo.
Claudio Riccardi Claudio Riccardi
España - Cataluña 0-0
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La ética, la transparencia y la altura de la vara
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Nazis uruguayos
Pablo Mieres Pablo Mieres
Más allá de la leche
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Conversando con Enrique Bentancor
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La Cuba del 80: Arnaldo Tamayo y Scarface
Ismael Blanco Ismael Blanco
Los pies desnudos y los combatientes uruguayos de el Che
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cara a cara frente a la “la mentira”
Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser
El cambio climático amenaza a ricos y pobres por igual
Zózima González Zózima González
Embarazo adolescente: compromiso educativo y social
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cuánto, qué y cómo informar a los pacientes
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Decíamos ayer… (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
100 años de una Revolución
Luis Fernández Luis Fernández
Volvió la teoría...
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Más educación=menos enfermedad coronaria
Pablo Urreta Pablo Urreta
Juguemos a si tu fueras
Fernando Schmidt Fernando Schmidt
Palabras de Fernando Schmidt en la presentación del 'El clavo en el sillón'
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Paren las rotativas…! ¡Ultimo momento!
Roberto Soria Roberto Soria
¿Hacia una la ‘’inmobiliaria judicial’’?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El Mundial de 2030 a la vista
Roberto Savio Roberto Savio
La derrota de Merkel confirma desalentadora tendencia en Europa
Mònica Xavier Mònica Xavier
La política no debe convivir con la opacidad
Federico Arregui Federico Arregui
Luis Lacalle Pou
Jorge Braun Jorge Braun
Yo voto anulado, para reclamar por un cambio radical en la ètica...¿Y usted?
Lic. Sebastián Hagobian López* Lic. Sebastián Hagobian López*
El primer año de la presidencia de Javier Miranda en el FA ¿Cómo debemos ver el vaso?, ¿medio lleno o medio vacío?
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Tiempo de Renovación
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roberto Cataldo, el guardián del libro
Alfredo Correa Alfredo Correa
De presidentes, chorizadas y calzoncillos
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Alerta: crece el hambre a nivel mundial
Martín Puchet Anyul Martín Puchet Anyul
México: de la solidaridad ante la tragedia a la institucionalidad para la vida
Gerardo Rey Gerardo Rey
El FA y el delito de abuso de funciones
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Tres días que sacudirán Francia
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El equivocado mensaje del Dr. Vázquez
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La izquierda después de Sendic
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Cuánto impacta la situación socio-económica como predictor de la mortalidad

Homero Bagnulo y Carlos Vivas

16.03.2017

Se acaba de publicar en la revista medica “LANCET” un excelente artículo, que en nuestra consideración debiera ser analizado por todos aquellos que tienen alguna responsabilidad en el diseño de las políticas de un país, y no solo por quienes se desempeñan en políticas vinculadas al área sanitaria.

También para quienes tienen la conducción económica y las políticas sociales a su cargo, se pueden beneficiar de la información que se aporta. Intentaremos brevemente destacar algunos de los hallazgos que este estudio de múltiples cortes y meta-análisis nos provee. Para ello analiza 1.7 millones de hombres y mujeres de entre 40 y 85 años, los cuales son seguidos por un promedio de 13.3 años. Si bien las poblaciones provienen de países del primer mundo (Reino Unido, Francia, Suiza, Portugal, Italia, Estados Unidos, Australia), seguramente muchas de las conclusiones se apliquen también para países como el nuestro,con igual o mayor certeza.

 Vincula la mortalidad de esta población a los factores que la campaña de la Organización Mundial de la Salud (OMS) considero como factores modificables para el control de las enfermedades no comunicables. A saber, 1) tabaquismo, 2) alcoholismo, 3) sedentarismo, 4) hipertensión, 5) diabetes, 6) obesidad. Deja de lado la ingesta de sodio, dadas las dificultades en el registro confiable de este factor. Pero incluye la situación socio-económica, la que es evaluada a través  de la última ocupación conocida del individuo, codificada por medio de la clasificación europea socio-económica. A través de esta posición ocupacional se categoriza a las poblaciones analizadas como altas, intermedias o bajas. Los resultados se miden de acuerdo a las variaciones en la mortalidad, vinculados a los 7 factores de riesgo que así quedan determinados. También miden los años de vida perdidos, vinculados a la presencia de estos factores que ya consignáramos.

El mayor valor en cuanto a años de vida perdidos, se vinculó al tabaquismo con 4.8 años, seguido por la diabetes 3.9 años y el sedentarismo 2.4 años. La hipertensión determino 1.6 años de vida perdidos, la obesidad 0.7 y el alcoholismo 0.5. Datos similares ya habían sido comunicados en estudios previos y se confirman en el que estamos analizando. Lo que no se había cuantificado previamente, es que la baja situación socio-económica se asocia a una pérdida de 2.1 años de vida. Llamativamente la Organización Mundial de la Salud entre los factores de riesgo controlable, no había incluido la situación socio-económica, al parecer por considerarla no modificable. Esta situación se modifica a partir de la reunión de Rio, sobre los determinantes sociales de la salud  y gracias a los sustanciales aportes de Sir Michael Marmot, Director de         , Ex Presidente de la Asociación Medica Británica y de la Asociación Medica Mundial, quien ha dedicado toda una vida al estudio de los determinantes sociales de la salud. Ha publicado en 2015 sus  conceptos sobre este tema en un libro TheHealth Gap TheChallenge of anUnequalWorld.

El trabajo recientemente publicado,  cuya primera autora es la Dra. Silvia Stringhiniy en el que figuran numerosos y destacados autores, entre ellos el propio Marmot. Comprueba que aquellas personas que tienen una baja posición socio-económica tienen un mayor riesgo de mortalidad que aquellos con una posición elevada, lo que se cumple tanto para hombres como para mujeres. Existe un gradiente inverso. A mejor situación socio-económica menor mortalidad. Esta diferencia permanece significante aun luego del ajuste de las otras 6 variables restantes. También cuando se analiza la causa de muerte, permanece la diferencia (tanto para cáncer, enfermedad cardiovascular u otras causas). Como ya destacáramos, el exceso de mortalidad de la población, atribuido a la situación socio-económica, solo fue menor que la atribuida al tabaquismo, la diabetes y al sedentarismo, y fue mayor que la atribuida a la  hipertensión, obesidad y alcoholismo.

También muestra el trabajo reseñado algunos otros aspectos interesantes que deberán ser confirmados, como por ejemplo que el sedentarismo como factor de riesgo tiene un mayor peso en las mujeres mientras que el tabaquismo lo tiene en los hombres.

Sin duda estos hallazgos debieran tener una importante repercusión en el diseño de políticas. Desde hace algún tiempo se reconoce que políticas focales que actúan sobre un único factor de riesgo; por ejemplo, el tabaquismo, contribuyen a aumentar la inequidad. Esto se explica fácilmente, ya que quienes más se benefician de estas acciones, son quienes tienen mejor nivel socio- cultural. Tomando algún ejemplo de nuestro medio y de todos los días, se aprecia fácilmente que quienes desempeñan empleos (de cuello blanco) han abandonado el tabaco, mucho más que quienes desempeñan tareas poco calificadas. No debe con esto significarse que  las políticas puntuales deban abandonarse, sino que es necesario invertir en estrategias más globales, que abarquen aspectos económicos y educacionales para prolongar la vida y mejorar su calidad. También resulta cada vez más obvio, que los profesionales sanitarios deben adquirir conocimientos básicos de macro economía y sociología, como bien finaliza proponiendo el comentario editorial que acompaña el artículo.

 

 



Dres. Homero Bagnulo; Carlos Vivas


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net