*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Las posibilidades actuales de un stalinismo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿La democracia es como un tren?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¡Cómo entiendo a Barcelona!
William Marino William Marino
Los Mártires estudiantiles
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Argentina ¿Todos ganadores?
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Percepción de beneficios y daños del despistaje del cáncer de mama mediante la mamografía
Mónica Xavier Mónica Xavier
Uruguay aún tiene medio millón de proscriptos
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien.?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Diferentes formas de gobernar sin mayoría parlamentaria
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Jaime Secco Jaime Secco
¿Otra vez Sendic y Venezuela?
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
Cada comienzo, es una esperanza, un nacimiento, o más bien, un renacer
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Julio Castro y el Día de los Desaparecidos
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas | William Marino

La arrogancia.

William Marino

17.03.2017

Hoy vi este comentario en las redes y me trajo el recuerdo que hace un tiempo lo escuchaba en un comité por parte de un compañero.

Lo que se decía y escribía es más o menos así: "estamos tan convencidos de que hacemos las cosas bien, que nos olvidamos que hay que demostrar lo realizado, explicar a la gente común, la que no está en política que entienda lo que realizamos y lo que no.  Sino cuando vayamos a darle las explicaciones, van a ser tantas las preguntas, que no nos van a alcanzar las respuestas".

Pero ¿será la arrogancia? ¿Será la comunicación? ¿Será que somos incapaces?  Porque hoy nos cuesta reconocer que son errores en el cual mucho tenemos que ver, en la cual tenemos responsabilidad, mucha responsabilidad, cosas que sin la complicidad de mandos medios y no tan medios, no se podrían cometer.  ¿Cómo robaron la grúa del puerto? ¿La estafa del cambio Nelson? ¿La estafa al FONASA?  ¿El pago de cien mil dólares cuando eran pesos? ¿Controlamos todo lo que se tenga que controlar, lo hacemos realmente bien o siempre aparecen los corporativismos? ¿Una médica forense va a realizar una denuncia y termina presa, porque luego de dos horas de espera pregunta si tiene para mucho? ¿En realidad quien controla la venta de boletos?  En días anteriores al Día de la Mujer, una mujer fue muerta a manos de un policía, pero ella había realizados dos denuncia y al policía denunciado jamás le sacaron el arma.

Cuando controlamos algo parece que lo hacemos a desgano, como si para eso no se "pagara" a los responsables. Discutimos y decimos que vamos a "instalar", una investigadora, que hay un pre sumario o un sumario en curso. Por eso no hablamos, ni informamos del tema. Aunque después no se sepa realmente que paso con ese sumario. Aquí la pregunta es que paso con el sumario que la Intendencia le realizo, o por lo menos eso dijo, a los inspectores de transito que "estafaban" a la Intendencia de Montevideo, por lo tanto a toda la ciudadanía montevideana.   Nadie, creo que lo sabe.

Como se robaron una grúa y nadie vio nada, o si vieron y nadie dijo nada, por puro..... miedo a denunciar.  Pero tampoco nada se dijo sobre el tema de los sumarios que se le realizaron a varios policías por "cubrir" a un policía que su pareja denuncio y al parecer la contestación fue la "risa", por parte de esos defensores de la ley y ella fue asesinada, delante de sus hijos por parte de este valiente policía, que uso su pistola de reglamento.

En ALUR, por equivocación, vaya a saber por parte de quien se paga cien mil dólares donde se debía de pagar cien mil pesos.  Al parecer, nadie se hizo responsable de este error, o se pago a sabiendas, pues la empresa favorecida, según la prensa dijo que no devolvería el dinero de la equivocación. Una de las preguntas que hoy se realiza mucha gente es: ¿Quien controla la venta de boletos en el transporte capitalino? ¿Porque no se dice por empresa la baja de la venta de boletos?  Sera cierto el comentario que hay en la calle, ¿que la suba de $ 3- por boleto ayuda más a las unas empresas, pero en si favorece a una sola?

Que paso en el cambio Nelson, propiedad de un diputado suplente. ¿Era o no una tintorería con lavadero incluido?  Pues muchos integrantes del mundo financiero y político dicen "hay indicios de lavados de dineros, pero nadie denuncia nada". Hoy al parecer, por iniciativa del Banco Central se "obligara" a todos los cambios poner un cartelito que diga que ellos no son bancos, son casas de cambio. Y si proponemos, a quien corresponda, poner carteles en las calles, que está prohibido robar, que no se puede matar a otro ser humano, que están prohibidas las rapiñas, de pronto bajamos las mismas. 

Pero que paso con la estafa al FONASA, ¿o eso no fue una estafa?  Se llevan remitidos 11 personas, que realizaron la brillante joda, que le costó al FONASA varios millones de dólares, pues nadie aun sabe a ciencia cierta cuánto dinero se embolsaron los estafadores. Pues para unos, el estado (FONASA), pago a las mutualistas por unas 600 nuevas afiliaciones, pero según la policía serian más de 31.000 los "afiliados", por las cuales el estado le pago a las Instituciones Medicas.  Las empresas ponen el grito en el cielo, porque se les solicita la devolución de dinero "mal habido", ellos dicen: nosotros atendimos a los asociados, estuvimos a las órdenes, son ustedes los que tienen que controlar. Pero el BPS y otros organismos públicos dicen que ellos nada sabían, que dentro de su organismo nadie es cómplice.

Los remitidos, los once, son apena los peones, donde están los ideólogos de esta estafa, que se cometió por años y nadie se dio cuenta. Pero con qué arrogancia se dijo en reportajes a responsables del BPS que desde allí nadie era cómplice. Desde las Instituciones médicas dicen que ellos, no son los favorecidos, la policía habla de 31.000 afiliados, para las instituciones médicas solo 600. ¿Alguien con seriedad, sin arrogancia, puede aclarar este embrollo?  El pueblo quiere saber, quien se llevo los millones de dólares del FONASA, lo que nadie cree es que los "favorecidos" de esa millonada sean los once remitidos.





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net