*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José W. Legaspi José W. Legaspi
Venezuela, la izquierda y el poder corrompido
Calos Visca Calos Visca
A más de 7 años y tercer gobierno
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Sucesos que no debieran ocurrir nunca
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Elecciones del big ben a la Torre Eiffel
Juan Santini Juan Santini
La historia oficial
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
1 de Mayo, la clase obrera se fue al paraíso
Felipe Sierra Felipe Sierra
El instinto biológico de enseñar
William Marino William Marino
Presidente y Fuerza Política
Esteban Valenti Esteban Valenti
Mi opinión sobre Fernández Huidobro
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
¿Será cuestión del nombre?
Thays Peñalver Thays Peñalver
Los Presidentes Ricos y. La Herencia de Chávez
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Gernika
Carlos Garramón Carlos Garramón
Dos concepciones políticas sustancialmente diferentes: populismo e izquierda democrática
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Las Dicotomías de Aleida Guevara March
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Primer turno de la presidencial en Francia. 3 constataciónes para un Resultado
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
El resultado del tratamiento no es blanco o negro
Rubens Stagno Rubens Stagno
Sin viento de cola
Pablo Mieres Pablo Mieres
Derogación de abuso de funciones, encerrados en su burbuja
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
En Iom Hashoa, a los negadores y antisemitas
David Malowany David Malowany
Estudiantes, a los libros
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Vamos mal
Gol de actualidad Gol de actualidad
Volvió GOL DE ACTUALIDAD. Esta vez un partidazo: el gobierno de Venezuela vs. la OEA. Juegan Almagro, Maduro, Tabaré y otros. ¡Prendete!
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Pablo Silva Olazábal
Mónica Xavier Mónica Xavier
Un nuevo pacto social para seguir creciendo
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Los límites importan (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Leonardo Padrón* Leonardo Padrón*
El último chance de Nicolás Maduro
Andrea recomienda Andrea recomienda
Cuando llueve y cuando no, también
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre mexicanos, perros y las redes sociales
Jorge Rodríguez Jorge Rodríguez
Daniel Sosa Días
#MonitorProDaVinci #MonitorProDaVinci
¿Qué pasó en la marcha del #6Abr convocada por la oposición?
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Una oposición dividida e incompetente
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Nuevo acto del drama venezolano
Jaime Igorra Jaime Igorra
Juan Lacaze. Una desafiante y hermosa oportunidad
Ismael Blanco Ismael Blanco
“Felices los normales”
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Cómo se aprende a ser mujer? Sobre el cine infantil, la marcha del ocho, y los modos de hacer política
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Eramos pocos y apareció Zealandia

Luis C. Turiansky

Científicos neozelandeses han descubierto que su país es la cima de una placa continental sumergida, a la que bautizaron Zealandia.

Desde tiempos inmemoriales existió una lucha sorda y tenaz entre españoles y latinoamericanos sobre la manera correcta de hablar español, o "castellano" como debería llamarse. Es natural, toda vez que el idioma traído a América por los conquistadores sufrió una evolución levemente diferente de la que tuvo en su tierra originaria. Las diferencias no son tan notorias como para no entenderse, pero es cierto que a veces se producen en la comunicación mutua situaciones risueñas o incluso enojosas.

El problema surge cuando el idioma que hablamos adquiere el estatuto de lengua oficial en los organismos internacionales. Entonces es no solo útil sino hasta necesario ponerse de acuerdo, para evitar malentendidos fatales a la hora de redactar una resolución, por ejemplo.

Es que, entre otras cosas, hay algunas diferencias incluso en los nombres de los países, como  Arabia Saudita o Saudí, Zimbabwe o Zimbabue, y otros casos similares. El ejemplo que inspira esta nota es el de Nueva Zelandia, que los españoles llaman pertinazmente Nueva Zelanda y que, quizás por el poder de las fuentes periodísticas españolas, se nos coló también en nuestro medio. Sabe Dios de dónde viene la versión "Nueva Zelanda" y por qué los españoles la prefieren y defienden, pero mientras España estuvo fuera de la ONU tuvimos una época gloriosa de dominación latinoamericana en el idioma, como el lector curioso podrá comprobar si va a la lista oficial de los Estados miembros de la ONU (http://www.un.org/es/member-states/index.html), donde figura "Nueva Zelandia", tal como a nosotros nos enseñaron en la escuela.

Pero hete aquí que, de pronto, unos científicos neozelandeses, país donde naturalmente se habla inglés o maorí y la traducción a otros idiomas no es su problema, llegaron a la conclusión de que Nueva Zelandia o New Zealand en inglés, es la cima de una placa continental sumergida en el océano y separada de las demás, que denominaron como les pareció mejor, es decir Zealandia. "Para mortificarnos", como decía en estos casos un colega traductor que conocí. Sin embargo, en principio la traducción española del nombre del nuevo continente no presentaría problemas, puesto que basta dejarlo como vino, en todo caso pronunciado en español. Pero no faltan puristas, sobre todo del lado español, que pretenden aprovechar este enriquecimiento de la nomenclatura geológica mundial para imponer su punto de vista consagrando el término "Zelandia" como denominación propia del continente, con lo cual "Nueva Zelanda" quedaría para el país; esto se desprende de la noticia que publica al respecto otro "País", el célebre diario de Madrid, el 22.2.2017). Como esta fuente suele sentar modelos para muchos cronistas despreocupados, es de temer que el ejemplo cunda. En todo caso, espero que a nadie se le ocurra la transcripción fonética "Zilandia".

Ya que estamos, es útil recordar por qué Nueva Zelandia se llama así. En efecto, el uso del adjetivo "nuevo/nueva" seguido de una localidad europea es típico de muchos territorios descubiertos por marinos nostálgicos. El caso es que el primer europeo que llegó a esas tierras fue un holandés, en 1642. Pero no fue él quien le puso el nombre, sino unos cartógrafos coterráneos suyos, a quienes pareció que era una buena ocasión para honrar con el descubrimiento a un archipiélago cercano a la costa de los Países Bajos, denominado Zeeland (literalmente "Tierra del Mar"), de modo que el mapa lució, en latín, el flamante nombre Nova Zeelandia. ¡Gol latinoamericano! Algunos malpensados han llegado a afirmar que conviene no obstante distinguir el país del kiwi de la isla danesa de Selandia, que alberga la capital de Dinamarca, Copenhague, sobre todo porque en América Latina no sabemos pronunciar la zeta. Este presunto gol del empate se anula por flagrante offside.

Luis Turiansky



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net