*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Roberto Savio Roberto Savio
Un grito de alarma para Europa.
Esteban Valenti Esteban Valenti
La Revolución de Octubre y la lectura rusa de Marx
Pablo Mieres Pablo Mieres
Shock de transparencia y control
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El caso Trías
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cuba: si no hay dinero se paga con sangre
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Causalidad, casualidad, y embarazo adolescente
William Marino William Marino
Propaganda y comunicaciòn
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
La lección de Venezuela. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Raúl Maneyro Raúl Maneyro
El puente entre dos mundos en riesgo de caer: los anfibios en peligro
Jaime Secco Jaime Secco
ASSE precisa reingeniarse
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
Hoenir Sarthou y la democracia pintada
Jorge Braun Jorge Braun
La disciplina partidaria y la corporación política
David Malowany David Malowany
El conflicto entre lo real y lo ideal
Carlos Garramón Carlos Garramón
Trump avanza contra el multilateralismo.
Claudio Riccardi Claudio Riccardi
España - Cataluña 0-0
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La ética, la transparencia y la altura de la vara
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Nazis uruguayos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Conversando con Enrique Bentancor
Ismael Blanco Ismael Blanco
Los pies desnudos y los combatientes uruguayos de el Che
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cara a cara frente a la “la mentira”
Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser
El cambio climático amenaza a ricos y pobres por igual
Zózima González Zózima González
Embarazo adolescente: compromiso educativo y social
Luis Fernández Luis Fernández
Volvió la teoría...
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Más educación=menos enfermedad coronaria
Pablo Urreta Pablo Urreta
Juguemos a si tu fueras
Fernando Schmidt Fernando Schmidt
Palabras de Fernando Schmidt en la presentación del 'El clavo en el sillón'
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Paren las rotativas…! ¡Ultimo momento!
Roberto Soria Roberto Soria
¿Hacia una la ‘’inmobiliaria judicial’’?
Mònica Xavier Mònica Xavier
La política no debe convivir con la opacidad
Federico Arregui Federico Arregui
Luis Lacalle Pou
Lic. Sebastián Hagobian López* Lic. Sebastián Hagobian López*
El primer año de la presidencia de Javier Miranda en el FA ¿Cómo debemos ver el vaso?, ¿medio lleno o medio vacío?
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Tiempo de Renovación
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roberto Cataldo, el guardián del libro
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Sobre mexicanos, perros y las redes sociales

Héctor Musto

11.04.2017

En los últimos días se desató una polémica por una frase escrita en un pizarrón en un bar de Pocitos en el que se leía "no dogs or mexicans allowed", o sea, “no se admiten perros ni mexicanos”.

El hecho tomó estado público porque un ciudadano (el Decano de la Facultad de Ciencias Económicas, Dr. Rodrigo Arim), lo fotografió, lo subió a las redes sociales y escribió "Inaceptable: cartel en cafe "no se permiten perros ni mexicanos". Obviamente, las redes explotaron y la prensa se hizo eco, multiplicando el efecto de la foto y la frase. Y hasta una reacción de la propia Embajada de México. Ese hecho me lleva a intentar una reflexión un poco más general, y a plantearme qué está sucediendo con las redes.

Vayamos primero al hecho. Está más que claro que el lío se arma por sacar de contexto la frase, o, más bien, por no saber que en realidad eso fue algo tomado literalmente de una película de Tarantino, que había sido exhibida el jueves pasado en ese local. Quien subió la foto y puso el comentario, naturalmente no tiene por qué conocer la película, y naturalmente, podía pensar que era algo inadmisible y digno de ser denunciado. Pero me pregunto, ¿costaba algo preguntar a los propietarios el por qué de esa frase antes de realizarles el escrache público, sabiendo que se iba a desatar una andanada contra los propietarios del local? Creo que es una obligación averiguar, antes de la actitud facilonga de tener cientos o miles de "seguidores indignados". En otras palabras, creo que antes de "subir" algo potencialmente jodido, hay que manejar todos los datos.

Y me atrevo a poner un ejemplo. Digamos que el 8 de marzo pasado yo hubiese colgado un cartel en la ventana de mi apartamento diciendo "Woman is the nigger of the world". Si alguien hubiese fotografiado ese cartel y lo hubiese subido a las redes, sin dudas yo hubiese sido acusado de racista (por utilizar la palabra "nigger" que en inglés es sumamente despectiva) y de antifeminista, por referirme a las mujeres como nigger. Y justo siendo un 8 de marzo, me hubiesen prendido fuego en las redes. Sin embargo, cualquiera que conozca algo de música popular "vieja", sabrá que esa canción, compuesta por John Lennon y Yoko Ono, es una canción (casi un himno en su momento) feminista que denunciaba, allá por 1972, la condición de la mujer. O sea, por apoyar de una manera original la causa de las mujeres (que también es la mía)  hubiese sido acusado de ser un machista partidario poco menos que del Ku Klux Klan...

Y todo esto me lleva a una reflexión general. Las "redes", tomadas en forma genérica, son un avance tecnológico maravilloso, y sumamente democrático. Hoy en día cualquiera puede opinar, llegándole a miles o millones, diciendo lo que piensa. Pero el problema (o al menos, uno de ellos), es que los "me gusta", las reacciones en pocos caracteres, las "caritas" de enojo o de aprobación no suelen ser el resultado de una reflexión sino un acto inmediato, sin casi pensar. Y tienen la potencialidad de multiplicarse en forma casi infinita.

Y tienen dos efectos que, en mi opinión, son negativos: por un lado el miedo a la reacción, y por otro, la consiguiente peor forma de censura, que es la autocensura. Lo voy a decir claro. Hoy ya ni siquiera podemos hacer chistes en la red, por miedo a la andanada. Si hago un chiste sobre mujeres, soy machista; si refiriéndome a una persona digo negro me caen porque "hoy se dice afrodescendiente"; si hago un chiste sobre curas, soy anticatólico; me transformo en "anticomunista" si la broma se refiere a Cuba; y naturalmente soy homofóbico si el chiste es sobre gays. Claro que si repito un cuento sobre la supuesta falta de inteligencia de los militares (y vaya si hay unos cuantos) no pasa nada, porque caerle a los milicos está bien visto, es políticamente correcto. Y demás está decir que si la historia trata sobre judíos, corro el riesgo de ser nazi y partidario del Holocausto. En otras palabras, las redes se están transformando en una serie de "fundamentalismos" radicales... y antes de escribir algo, así sea un chiste, hay que pensarlo muchas veces... ¿quién y cuántos se me ofenderán? ¿Voy a terminar "regalado"? Y claro, ante la duda, más vale callarse. Autocensura. Sin darnos cuenta, estamos transformando ese instrumento tecnológico maravilloso que son las redes, en algo que nos controla, y por lo tanto, se transforma en su opuesto: de ser un canto a la libertad en el que cada uno se expresa de acuerdo a su leal saber y entender, en algo que recorta la libertad de decir, y hasta de reír, de lo que se nos ocurra. Ya no hay un ojo que nos mira, hay millones. En poquitos caracteres nos pueden amargar la vida simplemente por, digamos, hacer un comentario sobre algo que nos hizo gracia. Es algo peligroso. Hay demasiados dueños de lo políticamente correcto.

Y finalizo. Suerte tuvo Landriscina por haber actuado en una época sin redes. Por sus chistes de "opas" o de judíos, hoy estaría en la hoguera de las redes. Igual que Fontanarrosa con la Eulogia. Y hasta Zitarrosa con "La mujer es como el diablo, parienta del alacrán; cuando ven al gaucho pobre alzan la cola y se van". Todos a la hoguera... pero por suerte, con WiFi.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net