*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cuba: si no hay dinero se paga con sangre
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Causalidad, casualidad, y embarazo adolescente
William Marino William Marino
Propaganda y comunicaciòn
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
La lección de Venezuela. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los nazis “orientales”
Raúl Maneyro Raúl Maneyro
El puente entre dos mundos en riesgo de caer: los anfibios en peligro
Jaime Secco Jaime Secco
ASSE precisa reingeniarse
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
Hoenir Sarthou y la democracia pintada
Jorge Braun Jorge Braun
La disciplina partidaria y la corporación política
David Malowany David Malowany
El conflicto entre lo real y lo ideal
Carlos Garramón Carlos Garramón
Trump avanza contra el multilateralismo.
Claudio Riccardi Claudio Riccardi
España - Cataluña 0-0
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La ética, la transparencia y la altura de la vara
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Nazis uruguayos
Pablo Mieres Pablo Mieres
Más allá de la leche
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Conversando con Enrique Bentancor
Ismael Blanco Ismael Blanco
Los pies desnudos y los combatientes uruguayos de el Che
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cara a cara frente a la “la mentira”
Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser
El cambio climático amenaza a ricos y pobres por igual
Zózima González Zózima González
Embarazo adolescente: compromiso educativo y social
Luis Fernández Luis Fernández
Volvió la teoría...
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Más educación=menos enfermedad coronaria
Pablo Urreta Pablo Urreta
Juguemos a si tu fueras
Fernando Schmidt Fernando Schmidt
Palabras de Fernando Schmidt en la presentación del 'El clavo en el sillón'
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Paren las rotativas.! ¡Ultimo momento!
Roberto Soria Roberto Soria
¿Hacia una la ''inmobiliaria judicial''?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El Mundial de 2030 a la vista
Roberto Savio Roberto Savio
La derrota de Merkel confirma desalentadora tendencia en Europa
Mònica Xavier Mònica Xavier
La política no debe convivir con la opacidad
Federico Arregui Federico Arregui
Luis Lacalle Pou
Lic. Sebastián Hagobian López* Lic. Sebastián Hagobian López*
El primer año de la presidencia de Javier Miranda en el FA ¿Cómo debemos ver el vaso?, ¿medio lleno o medio vacío?
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Tiempo de Renovación
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roberto Cataldo, el guardián del libro
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | José W. Legaspi
imagen del contenido José W. Legaspi

Coffee Shop: cuando la ignorancia, el horror y el oportunismo se dan la mano

José W. Legaspi

14.04.2017

Todo comenzó con un tuit, esa nueva herramienta, tan poderosa si se usa con criterio, tan nefasta en manos de quién se arroga un rol de “moderador” de qué es correcto y qué no.

El tuit en cuestión se publicó con una foto de la pizarra del local, ubicada en la vereda, que promovía platos mexicanos: Inaceptable: cartel en cafe "no se permiten perros ni mexicanos". No es USA, es Pocitos. Propietario norteamericano. Discriminación pura.

Lo firmaba Rodrigo Arim, ex decano de la facultad de Ciencias Económicas, Doctorado y Licenciado en Economía. Según me dicen amigos comunes, es un buen tipo, preocupado por los temas sociales, cito palabras textuales de uno de ellos: "es uno de los economistas sociales más brillantes de América Latina". Quién esto afirma merece todo mi respeto y confianza.

Pero, lamentablemente, todos esos méritos indudables, no lo habilitan a Arim para, celular en mano, hacer lo que quiera y como quiera.

Primero, denota una celeridad inusitada, provocada por la indignación, pero uno esperaría de alguien con semejantes antecedentes, que se tomara un tiempo mínimo y actuara de una manera más reflexiva y razonable.

¿Costaba mucho, después de haber sacado la foto, ingresar al boliche y conversar, preguntar, inquirir sobre el sentido de ese cartel? ¿Costaba mucho razonar, que si se ofrecen platos típicos mexicanos, la frase final no era más que una humorada, extrema, sin dudas, pero humorada, que probablemente se solucionaba con una charla directa, cara a cara, y en términos civilizados?

Hay quienes afirmarán, quizás con razón, que ante hechos de este tipo no vale la pena o no se debe dialogar. Pero, ¿no se trata de solucionar los conflictos a través del diálogo?¿No se trata, acaso, de predicar con el ejemplo, y no caer en aquellas conductas de  barra brava que intentamos desterrar?

Seguramente, Arim, a través del diálogo, habría entendido el sentido, confirmado o no el gesto discriminativo, o, tal vez, conseguido que esa frase fuera sustituida por otra más atinada, menos chocante.

Sin embargo no se dio ese tiempo necesario para dialogar e incurrió en un serio error donde demuestra poca cultura general y la compulsión por la denuncia pública, además de una inexplicable cobardía a la hora de confrontar el hecho, antes que "salir presuroso" a provocar "el incendio en la hoguera" del supuesto xenófobo.

Para empezar, la afirmación "propietario norteamericano", denota una ignorancia trágica. Según la ONU Norte América está integrado por Canadá, EEUU y México. Sin embargo, para la RAE, se denomina así a todo el territorio americano al norte de Sudamérica. ¿Qué hubiera sucedido, por ejemplo, si el dueño del local era canadiense? Y si era nicaragüense? Ni que hablar si era mexicano. ¿No cambiaría drásticamente la percepción?

Cuando afirma, "No es USA. Es Pocitos", ¿acaso significa que en USA sería entendible u humorística la frase en discordia? ¿No significaría "discriminación"?. Raro puesto que el país del norte ha recibido millones de mexicanos a lo largo de la historia. Allí, la frase, debería provocar una peor reacción.

En fin, un error todo, el "apuro en detectar" la discriminación, el "apuro" en subirla a una red social, seguramente bajo la presión de la indignación, pero con la ignorancia como norte. Ignorancia de quién es el dueño, ignorancia de qué llevo al que escribió la pizarra a incluir esa frase, pero por sobre todas las ignorancias posibles, la ignorancia de aquello que desataba en la sociedad en la que conviven "denunciante" y denunciado. 

Desató la voracidad y el oportunismo oficial. El sábado siguiente a la publicación del ex decano, Coffee Shop recibió una intimación a presentarse el próximo martes 18 de abril a la Intendencia de Montevideo (IMM) con la documentación del local y los descargos correspondientes. Según explicó la directora de Desarrollo Social de la IMM, Fabiana Goyeneche, inspectores de la comuna informaron a los dueños de lo que expresa la Ley N°17817, que prohíbe "los actos racistas, discriminatorios o xenófobos".

Goyeneche afirmó que el organismo con competencia en el tema es la Defensoría del Vecino, que deberá dilucidar si hubo o no discriminación. A su vez, la jerarca informó que la Secretaría de Derechos Humanos, que depende de Presidencia, también consultó a la IMM sobre el tema.

Desató la intervención de un ex jerarca Milton Romani, que, de manera destemplada, llamó a "denunciar, difundir y desplegar un boicot activo"." Es necesario difundir la dirección de este xenófobo. Está incurriendo en delito de odio racial", dijo, aclarando que,  a su juicio, se pudo haber violado el artículo 149 bis del Código Penal ("incitación al odio").

Desató la reacción "internacional". El embajador mexicano en Uruguay, Francisco Arroyo, declaró a Subrayado: "Ningún humor justifica la ofensa y no estamos dispuestos a dejarlo pasar". Tras decir esto, anunció que elevará una "queja formal". La polémica cruzó, además. la frontera, y tomó gran difusión en México, donde medios como El Universal, uno de los diarios más prestigiosos de ese país, tituló "Bar en Uruguay causa polémica porque no admite "ni perros ni mexicanos", e incluso se convirtió en tendencia de Twitter el hashtag #AsquerosoComoUruguayo.

Toda una equívoca sucesión de errores y horrores. Y digo esto porque conozco el lugar, he almorzado y seguiré almorzando en el mismo. Ahora mucho más que antes.

En el Coffee Shop se respira amabilidad, convivencia y respeto, algo que cada día se ve y se siente menos en Montevideo. Atendido por sus propios dueños, como suele decirse, uno se siente muy cómodo y a gusto mientras prueba las delicias frescas que allí se preparan.

Tratando de detener la hoguera, los dueños expresaron que el cartel "puede haber sido insultante de manera accidental", aclarando "que nunca haríamos este tipo de declaración en serio".

Desató también las peores miserias de nuestra sociedad. Un hombre se presentó en el local, aduciendo que era mexicano, y amenazó a los dueños, quienes presentaron una denuncia penal.

Pero no termina allí esta inagotable cadena delirante. Pocos días después, el intendente Daniel Martínez  dijo que el gobierno departamental "tiene el derecho de exigir el cumplimiento de la normativa nacional". Agregó que "hay una ley antidiscriminación donde claramente eso (el texto en el café) es discriminatorio", y consideró que fue algo "que impactó enseguida y que cayó mal".

"Me decían que fue por una película, (eso) no importa, el tema es que cualquier cosa que esté expresando cualquier forma de discriminación tiene que ser combatida", sentenció Martínez.

Por decir algo piadoso, la afirmación "algo que impactó enseguida y que cayó mal" promete y augura que todo aquello que impacte rápidamente y caiga mal, sin importar nada más que eso, celeridad e impacto, será atendido prontamente por las autoridades municipales.

Cualquier comentario acerca de que hay una campaña electoral abierta, desde todos los partidos, hacia el 2019, es una lastimosa comprobación. Cualquiera que desee el sillón presidencial ya sabe, salir a responder de la manera esperable, a un tuit que haga ruido y caiga mal, le asegura medir y acercarse al objeto deseado.

Los ciudadanos seremos, seguramente, el daño colateral, como los dueños del Coffee Shop

 

 

 

 



José W. Legaspi


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net