*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Compañero o cómplice
William Marino William Marino
Los comités
Mónica Xavier Mónica Xavier
Neoliberalismo nunca más
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
La arenga
Jaime Secco Jaime Secco
¿Qué puede pasar en el Frente Amplio?
Ciro Invernizzi y Karina Antúnez Ciro Invernizzi y Karina Antúnez
La importancia de los insectos polinizadores
Dres.  Carlos Vivas y Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Hacia una cirugía más segura
Pablo Mieres Pablo Mieres
Bienvenidos al tren
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
El voto consular y el artículo del Dr. Sanguinetti
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Las posibilidades actuales de un stalinismo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿La democracia es como un tren?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¡Cómo entiendo a Barcelona!
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien…?
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

Un mundo loco

Esteban Valenti

19.04.2017

Paso a paso vamos retrocediendo hacia un tipo de relaciones internacionales mucho más bárbaras, más peligrosas y más locas. Si, incluso hay que incluir el factor patológico. No venimos de un mundo ideal ni mucho menos, pero retrocedemos violentamente y la gran pregunta, asfixiante es ¿Dónde nos detendremos?

Tener la paz mundial, el peligro de una guerra termonuclear en las manos de Donald Trump y del coreano Kim Jong-un, da una idea somera de la situación.

Como dijo el Papa en un reciente discurso nos hemos acostumbrado a demasiadas cosas horribles y repudiables y ese es otro nivel de peligro, la banalización del mal y de la barbarie a nivel de amplios sectores de la opinión pública mundial.

Sería un grave error considerar que la involución de las relaciones internacionales, es más de lo mismo. Hubo un cambio de calidad. Cuando nos enteramos que la hija del demente de Trump fue decisiva a la hora de disparar 59 misiles de parte de la flota norteamericana y que el actual presidente lo resolvió mientras comía su porción de torta de chocolate y que en un reportaje concedido al otro día afirmó que había bombardeado Irak y fue la periodista que le tuvo que recordar que había sido Siria el destino de la andanada de Tomahawk recién allí podemos valorar el nivel de peligro que afrontamos.

Han pasado tres meses desde que Trump asumió la Presidencia y se hizo del maletín con los códigos de las armas nucleares y ya bombardeó Siria, tres días después lanzó "la madre de todas las bombas" en Afganistán, el arma más potente del arsenal norteamericano antes de las armas nucleares o de neutrones. Y todo esto lo hizo sin consultar a sus propios aliados (que siempre genuflexos se apresuraron a inclinarse, la Nato, Japón etc) pero además ni siquiera consultó al parlamento de los Estados Unidos para atacar un país como0 Siria con el que Estados Unidos no está "oficialmente" en guerra.

Para que el ímpetu guerrero del inquilino de la Casa Blanca no decaiga, desvió una flota que se dirigía hacia Australia y la envió a las proximidades de Corea del Norte, incluyendo un portaviones portador de armas nucleares. El dictador coreano Kim Jong-un le respondió por las quintas y anunció que estaban prontos para una guerra total y nuclear y realizó un nuevo ensayó del lanzamiento de un misil balístico. Esta vez fracasó, pero no tengan dudas que en algún momento tendrá éxito...

Rusia se sintió obligada a mostrar que posee al padre de todas las bombas no nucleares. ¿China y Rusia hasta donde aguantarán las provocaciones de Trump?

Asumamos la situación: la paz mundial, la posibilidad de que se desate un conflicto nuclear y su posterior extensión al resto del planeta está en las manos de dos oscuros y tétricos personajes, sin historia, sin límites, desbordados de soberbia belicista y con una dosis de imbecilidad y de irresponsabilidad de estos dos personajes de cuarta.

Con estos miedos "finales" y globales no hay que jugar, pero menos que menos hay que evitarlos por prudencia. Si en solo tres meses Trump ha retrocedido a este ritmo ¿Hasta donde puede llegar? ¿Se le nota en su discurso, en sus mensajes, en sus gestos un mínimo de responsabilidad y prudencia por la paz del mundo?

No es solo un fanático contra los emigrantes y los refugiados, muchos de los cuales son el resultado de anteriores aventuras bélicas de los Estados Unidos y sus aliados, es además un peligroso gestor de una escalada bélica.

Obviamente que repudio con todas mis fuerzas el uso de armas químicas y la ferocidad de la guerra civil e internacional en Siria, pero una pregunta me asalta ¿Cuál era el objetivo táctico u estratégico de Bashar al-Ásad de bombardear con armas químicas al pueblo de Khan Sheikhoun. Hace pocas semanas las tropas del gobierno recuperaron el principal centro de los rebeldes, la ciudad de Aleppo. ¿Con los antecedentes sobre armas químicas de hace pocos meses para que van a arriesgarse en un perdido rincón del norte de Siria? A mi me huele a podrido y eso que a Asad no le tengo la menor simpatía  y no me gustan  las teorías conspirativas?

Pero la Ivanka Trump conmoviéndose por los niños sirios se parece demasiado a la histeria colectiva norteamericana por la presencia de armas químicas y de destrucción masiva en Irak que los "obligó" a invadir. Era todo falso, del principio al fin y por esa mentira murieron cientos de miles de personas incluyendo miles de norteamericanos.

¿De que otra cosa se conmoverá Ivanka Trump, de la hambruna en Sudán y Somalia, de la tribalización feroz de Libia y el éxodo marítimo más grande y trágico de la historia, de la sistemática destrucción por la aviación saudita de Yemen? ¿De que más?

Considerando que estamos jugándonos no la incomodidad de las imágenes pasadas por televisión, sino nuestra propia existencia puesta en peligro por una guerra nuclear ¿no tendríamos que hacer algo más que amargarnos y preocuparnos?



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net