*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Las posibilidades actuales de un stalinismo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿La democracia es como un tren?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¡Cómo entiendo a Barcelona!
William Marino William Marino
Los Mártires estudiantiles
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Argentina ¿Todos ganadores?
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Percepción de beneficios y daños del despistaje del cáncer de mama mediante la mamografía
Mónica Xavier Mónica Xavier
Uruguay aún tiene medio millón de proscriptos
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien.?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Diferentes formas de gobernar sin mayoría parlamentaria
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Jaime Secco Jaime Secco
¿Otra vez Sendic y Venezuela?
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
Cada comienzo, es una esperanza, un nacimiento, o más bien, un renacer
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Julio Castro y el Día de los Desaparecidos
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Ana Jerozolimski

En Iom Hashoa, a los negadores y antisemitas

Ana Jerozolimski

24.04.2017

Todavía existen... sí... los ignorantes o simplemente mal intencionados, que creen legítimo negar la Shoá, alegar que nunca ocurrió. “Alegar” decimos, ya que cuesta creer que alguien medianamente normal en el mundo de hoy, realmente crea serio decir que el Holocausto no ocurrió.

Es que ni siquiera es necesario haber estado allí, junto a las vías de los trenes de la muerte, en lo que quedó de las  cámaras de gas y los hornos de restos humanos, para saber que los nazis asesinaron a la tercera parte del pueblo judío, seis millones de personas, entre ellas un millón y medio de niños.

Los propios asesinos se preocuparon de documentar todo y organizar tan meticulosamente su máquina de la muerte, que es imposible siquiera confundirse.

Y todavía quienes amparados en el anonimato de las redes, osan escribir-por ejemplo al surgir polémicas relacionadas a Israel, el Estado judío- cosas como "lástima que Hitler no los mató a todos".

Son ignorantes que no comprenden que el antisemitismo, más que un problema de los judíos, es un problema de la sociedad en cuyo seno crecen quienes cultivan un odio irracional. La discriminación comienza con un grupo-generalmente, sí, con los judíos- y jamás termina en él.  

Y hoy, al conmemorarse Iom HaShoa, el Día del Holocausto, es el momento de volver a recordarlo.

Hace unos años, el  Museo Recordatorio del Holocausto Yad Vashem en Jerusalem inauguró la versión en idioma persa en su página web. Eran los tiempos de Mahmud Ahmadinejad como Presidente de Irán, que pasaba diciendo que el Holocausto era un invento de los judíos . En la ceremonia en Yad Vashem conocimos a Rita Weiss, sobreviviente de la Shoá, que llegó acompañada por su nieta Limor. La historia de sufrimiento y posterior salvación de Rita era uno de los testimonios incluidos en la nueva página en persa.

Recordamos lo primero que nos dijo al concedernos una entrevista. Imposible olvidarlo.

"Quisiera decirles algo a Ahmadinejad y todos los que desmienten el Holocausto: Si la Shoá nunca ocurrió ¿dónde está toda la familia que perdí? ¿Por qué me quedé sola? ¿Dónde desapareció mi familia, mi papá, mi mamá, mis ocho hermanos y hermanas con sus hijos....29 personas en total? Y eso, sin contar a todos mis tíos,tías, primas...con ellos éramos más de cien..¿Dónde desaparecieron? El 6 de junio de 1944  llegaron en tren a Auschwitz y nunca más los vi. Nadie se salvó. Fueron directo del vagón, a los crematorios".

 

Por si alguno lee y quizás en algún lugar recóndito de su alma entiende que no está mal aprender, es oportuno recordarlo también hoy.

 

También bastaría con el testimonio de Frida Kovo de Medina, a quien entrevisté hace muchos años en Tel Aviv, una señora de amplia sonrisa nacida en Salónica, que contaba con la voz entrecortada cómo al llegar a Auschwitz y ser separada de sus padres de inmediato, creyó que los vería pronto...y al pasar los días, se encontró por azar con una conocida de su barrio a la que le preguntó si sabía algo de ellos...La otra joven le señaló las chimeneas de los crematorios y le explicó el por qué del terrible hedor que se sentía en el campo: "Tus padres, los míos, los de todos, salieron por allí".

O quizás ayudaría escuchar lo que me contó hace un tiempo Moshe HaElion, hoy de 92 años, también de Salónica, que tenía 16 años cuando los nazis entraron a su Grecia natal. Fue este domingo por la noche uno de los sobrevivientes que encendió una antorcha en recuerdo de las víctimas, en el acto inaugural de Iom HaShoa en Jerusalem. Cuando se encontró en Auschwitz con un ex compañero de estudios que había estado en Birkenau, le preguntó si había visto a su madre y hermana. Su amigo respondió negativamente. "¿Cómo puede ser?", insistió. "¿El lugar es tan grande?". "No", dijo el amigo. "Es que no las podía ver". "¿Por qué no?" , insistió Moshe. "Porque las mataron", respondió su amigo. "Matan a la gente en cámaras de gas y luego las queman en los crematorios".

Moshe frunció el ceño al llegar a esta parte del relato. Suspiró hondo y continuó. "¿Las mataron? ¿Pero tú estás loco? ¿Cómo puede ser algo así? ¿Que el pueblo alemán, tan culto, haga algo así?". Y agregó: "Pero de a poco entendí cosas que antes no quería ver...y comprendí que habían matado a toda mi familia".

Este lunes, en el Día Recordatorio del Holocausto, Iom HaShoa, claro está que la programación en los medios de comunicación de Israel es monotemática. Entre muchos otros testimonios transmitidos , intercalados entre los informes sobre las ceremonias solemnes en todo el país, oímos el de una mujer cuyo nombre no alcanzamos a captar. Una sobreviviente de la Shoá. Contó que no recuerda siquiera a sus padres, de los que fue separada muy pequeña . "Lo que me mantuvo viva toda la guerra, además del azar, fue la fe en que al terminar esa pesadilla, yo volvería a mi casa y me reencontraría con mis padres, porque seguramente, pensaba, mi mamita y mi papito me estarían esperando". Una mujer ya muy anciana, menciona a sus padres y llora .."Pero la guerra terminó, yo logré al fin volver a mi casa...y no había casa, y lo peor mis padres no estaban. Durante dos años creo que no hubo día que no llorara sin cesar. Me trataba de convencer de que mis padres seguramente me estaban buscando. Hasta que tuve que digerir que no los vería nunca más".

Otro de los testimonios era el de una mujer que fue salvada por una familia cristiana que la crió  y que ella siempre consideró como sus únicos padres. Se reencontró años después con sus raíces y finalmente llegó a la tierra de Israel, la Palestina del Mandato Británico, donde paulatinamente fue construyendo su vida, poco después ya en el Estado soberano de Israel. En Israel construyó una familia , sin poder recordar la suya propia , aunque agradecida a sus salvadores por siempre. "Mi hijo recién a los 13 años se enteró de que quienes creía eran sus abuelos, de hecho no lo eran. Nunca osé decirle la verdad. Me daba verguenza reconocer que no tenía a nadie de mi sangre, que había quedado totalmente sola", contó a la radio pública israelí.

Por si leen, los negacionistas,  sean mal intencionados o simplemente ignorantes, por si leen los antisemitas,  que sepan que esa gente vivió el infierno en la Tierra. Que fueron arrancados de la sociedad de la que eran parte , separados de sus familias, obligados a luchar contra la muerte , siendo afortunados los que lograron hallar escondites.

Que sepan que esa gente se aferró a la vida. Que los que tuvieron la suerte de sobrevivir, optaron por seguir adelante. Por construir y desarrollar un nuevo futuro. Sin olvidar y sin perdonar. Con pesadillas en las noches. Algunos sin hablar durante años porque no podían, porque les resultaba demasiado duro o porque querían que sus hijos crezcan sin traumas. Y sin buscar venganza, porque no existe venganza posible para tales horrores.

"Yo no entendía para qué quedé con vida, durante años me sentí culpable por ello, al recordar a todos los que habían muerto", dijo en la radio pública israelí una sobreviviente que en el acto oficial del domingo de noche en Yad Vashem, habló en nombre de los que encendieron las seis antorchas recordatorias, una por cada millón de víctimas judías. "Pero cuando miro a mis hijos, mis nietos y mi bisnieto ya nacidos en el Estado judío, entiendo por qué no morí....y sé que  cuando yo ya no esté, ellos seguirán recordando a los parientes asesinados que nunca conocieron, a todos los que yo perdí".

Bendita sea la memoria de todos.



Ana Jerozolimski



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net