*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Masa crítica
Manuel González Lago Manuel González Lago
De esto no se habla: el precio de los medicamentos
Pablo Mieres Pablo Mieres
La demanda de verdad y justicia: una deuda que no prescribe
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Como mejorar la adhesión de los pacientes a su medicación
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
A propósito de una nota de Leandro Grille. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Fotografías de Héctor Musto Fotografías de Héctor Musto
Aleph
Eduardo Migliaro Eduardo Migliaro
Marcapasos y regulación cardíaca
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Dina Díaz
William Marino William Marino
Las mafias y la muerte
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Uruguay: construyendo su mejor historia
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Correcto, incorrecto, consenso
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
El nunca más llego para quedarse
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Mariela Castro y su “conducta impropia”
Mauricio Stelkic Mauricio Stelkic
El "macrismo", fenómeno no exportable
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Cuando lo esperado no sucede
Mónica Xavier Mónica Xavier
Igualdad, inclusión y participación
Adriana Marrero Adriana Marrero
Vírgenes y sin embargo madres: la iglesia católica y la disputa por el espacio público
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Deformación de públicos. Sobre la indigestión cultural
Carlos Garramón Carlos Garramón
Los primeros cien días de Trump: lo único previsible es su imprevisibilidad
Ismael Blanco Ismael Blanco
¿Dónde está la rebeldía?
Luis Fernández Luis Fernández
Se nos vienen los ultras...
José W. Legaspi José W. Legaspi
Venezuela, la izquierda y el poder corrompido
Carlos Visca Carlos Visca
A más de 7 años y tercer gobierno
Juan Santini Juan Santini
La historia oficial
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
1 de Mayo, la clase obrera se fue al paraíso
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
¿Será cuestión del nombre?
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Gernika
Rubens Stagno Rubens Stagno
Sin viento de cola
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
En Iom Hashoa, a los negadores y antisemitas
David Malowany David Malowany
Estudiantes, a los libros
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Vamos mal
Leonardo Padrón* Leonardo Padrón*
El último chance de Nicolás Maduro
Andrea recomienda Andrea recomienda
Cuando llueve y cuando no, también
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Cuchillo de Palo: Gernika

Aureliano Rodríguez Larreta

26.04.2017

El crimen fue en Gernika. Y también fue en Guernica, tal como ambas lenguas se unen al recordar la tragedia y al mismo tiempo el alumbramiento de la pintura mural del malagueño Pablo Picasso.

El 26 de abril de 1937, en plena Guerra Civil Española, la fuerza aérea alemana, que hizo famoso su nombre original, Luftwaffe, en la inmediata II Guerra Mundial, destrozó en pocas horas la pequeña ciudad bizkaína llamada Gernika en euskera, la lengua de los vascos.

Como es sabido, el bando rebelde que el año anterior se había alzado contra la Segunda República bajo el mando del general Francisco Franco, contaba con el apoyo de la Alemania de Adolf Hitler y la Italia de Benito Mussolini. Este ataque quedó estampado en la historia como un ensayo del poderío aéreo alemán, que prontamente se arrojaría sobre Europa.

Gernika era entonces poco más que una villa con apenas 5.000 habitantes, sin defensa militar alguna. Pero era, sobre todo, un sitio de veneración de las tradiciones vascas. En Euzkadi, la mayoría de la población y sus instituciones permanecían leales a la República. El golpe fue, por tanto, doblemente artero.

El jefe de la Luftwaffe, mariscal Goering, escondía además el deseo de aumentar su influencia política en Berlín. Para ello utilizó en Gernika a la Legión Cóndor, poniendo a prueba varios modelos de sus bombarderos más selectos, y diferentes tipos de bombas, en una secuencia destructiva perfectamente estudiada. También participaron los italianos con un par de aviones, buscando borrar anteriores fracasos.

Esta masacre inhumana e innecesaria, que no dejó en la villa piedra sobre piedra, conmovió al mundo. Crimen de guerra (donde no hay guerra internacional declarada), acción de lesa humanidad, son todas definiciones que no se ajustarían a lo sucedido. Las fotos no permiten distinguir si se trata de Gernika en 1937, o de Alepo, en Siria, en 2017.

No hubo registro de pérdidas humanas, todas víctimas civiles indefensas. La estimación más verosímil llega a unos 1.600 muertos. Toda la operación entró en el teatro de la mentira que suele rodear a episodios infames como éste, en su proyección histórica.

Los historiadores han polemizado durante décadas sobre la responsabilidad de quienes ordenaron o autorizaron el ataque a Gernika. En particular, sobre si Franco dio la orden, dejó hacer, o incluso si tuvo conocimiento previo de él. El régimen franquista que se instaló en España en 1939 ocultó los detalles más sórdidos de lo allí ocurrido.

Sin embargo, quienes han conocido y estudiado a fondo aquel régimen coinciden en afirmar que en modo alguno pudo Franco no conocer y autorizar previamente la operación.

A lo largo de su vida, el dictador exhibió tanta frialdad como crueldad, pero a la vez un carácter egocéntrico que llegó a exasperar al propio Hitler en el famoso encuentro de Hendaya, durante la II Guerra Mundial.

El ataque fue tan preciso y bien preparado que los alemanes tuvieron que dejar en pie dos objetivos: la histórica Casa de Juntas de los vascos, y el Árbol de Guernica, bajo el cual los reyes de España debían jurar los fueros vascos.

El terror sembrado por este enorme crimen fue recogido de inmediato para la posteridad mundial por Pablo Picasso, en el mural que pintó para el pabellón de España, aún bajo el gobierno de la República, en la exposición universal de París, que se inauguró en junio de 1937.

Allí nació el Guernica de Picasso, que es un grito, un alarido, contra los horrores de la guerra. Se han cumplido los 80 años de aquel crimen, y los 80 años de la obra de arte más importante del siglo XX.

Aureliano Rodríguez Larreta



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net