*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Las posibilidades actuales de un stalinismo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿La democracia es como un tren?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¡Cómo entiendo a Barcelona!
William Marino William Marino
Los Mártires estudiantiles
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Argentina ¿Todos ganadores?
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Percepción de beneficios y daños del despistaje del cáncer de mama mediante la mamografía
Mónica Xavier Mónica Xavier
Uruguay aún tiene medio millón de proscriptos
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien…?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Diferentes formas de gobernar sin mayoría parlamentaria
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Jaime Secco Jaime Secco
¿Otra vez Sendic y Venezuela?
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
Cada comienzo, es una esperanza, un nacimiento, o más bien, un renacer
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Julio Castro y el Día de los Desaparecidos
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Cuchillo de Palo: Gernika

Aureliano Rodríguez Larreta

26.04.2017

El crimen fue en Gernika. Y también fue en Guernica, tal como ambas lenguas se unen al recordar la tragedia y al mismo tiempo el alumbramiento de la pintura mural del malagueño Pablo Picasso.

El 26 de abril de 1937, en plena Guerra Civil Española, la fuerza aérea alemana, que hizo famoso su nombre original, Luftwaffe, en la inmediata II Guerra Mundial, destrozó en pocas horas la pequeña ciudad bizkaína llamada Gernika en euskera, la lengua de los vascos.

Como es sabido, el bando rebelde que el año anterior se había alzado contra la Segunda República bajo el mando del general Francisco Franco, contaba con el apoyo de la Alemania de Adolf Hitler y la Italia de Benito Mussolini. Este ataque quedó estampado en la historia como un ensayo del poderío aéreo alemán, que prontamente se arrojaría sobre Europa.

Gernika era entonces poco más que una villa con apenas 5.000 habitantes, sin defensa militar alguna. Pero era, sobre todo, un sitio de veneración de las tradiciones vascas. En Euzkadi, la mayoría de la población y sus instituciones permanecían leales a la República. El golpe fue, por tanto, doblemente artero.

El jefe de la Luftwaffe, mariscal Goering, escondía además el deseo de aumentar su influencia política en Berlín. Para ello utilizó en Gernika a la Legión Cóndor, poniendo a prueba varios modelos de sus bombarderos más selectos, y diferentes tipos de bombas, en una secuencia destructiva perfectamente estudiada. También participaron los italianos con un par de aviones, buscando borrar anteriores fracasos.

Esta masacre inhumana e innecesaria, que no dejó en la villa piedra sobre piedra, conmovió al mundo. Crimen de guerra (donde no hay guerra internacional declarada), acción de lesa humanidad, son todas definiciones que no se ajustarían a lo sucedido. Las fotos no permiten distinguir si se trata de Gernika en 1937, o de Alepo, en Siria, en 2017.

No hubo registro de pérdidas humanas, todas víctimas civiles indefensas. La estimación más verosímil llega a unos 1.600 muertos. Toda la operación entró en el teatro de la mentira que suele rodear a episodios infames como éste, en su proyección histórica.

Los historiadores han polemizado durante décadas sobre la responsabilidad de quienes ordenaron o autorizaron el ataque a Gernika. En particular, sobre si Franco dio la orden, dejó hacer, o incluso si tuvo conocimiento previo de él. El régimen franquista que se instaló en España en 1939 ocultó los detalles más sórdidos de lo allí ocurrido.

Sin embargo, quienes han conocido y estudiado a fondo aquel régimen coinciden en afirmar que en modo alguno pudo Franco no conocer y autorizar previamente la operación.

A lo largo de su vida, el dictador exhibió tanta frialdad como crueldad, pero a la vez un carácter egocéntrico que llegó a exasperar al propio Hitler en el famoso encuentro de Hendaya, durante la II Guerra Mundial.

El ataque fue tan preciso y bien preparado que los alemanes tuvieron que dejar en pie dos objetivos: la histórica Casa de Juntas de los vascos, y el Árbol de Guernica, bajo el cual los reyes de España debían jurar los fueros vascos.

El terror sembrado por este enorme crimen fue recogido de inmediato para la posteridad mundial por Pablo Picasso, en el mural que pintó para el pabellón de España, aún bajo el gobierno de la República, en la exposición universal de París, que se inauguró en junio de 1937.

Allí nació el Guernica de Picasso, que es un grito, un alarido, contra los horrores de la guerra. Se han cumplido los 80 años de aquel crimen, y los 80 años de la obra de arte más importante del siglo XX.

Aureliano Rodríguez Larreta



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net