*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Las posibilidades actuales de un stalinismo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿La democracia es como un tren?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¡Cómo entiendo a Barcelona!
William Marino William Marino
Los Mártires estudiantiles
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Argentina ¿Todos ganadores?
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Percepción de beneficios y daños del despistaje del cáncer de mama mediante la mamografía
Mónica Xavier Mónica Xavier
Uruguay aún tiene medio millón de proscriptos
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien.?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Diferentes formas de gobernar sin mayoría parlamentaria
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Jaime Secco Jaime Secco
¿Otra vez Sendic y Venezuela?
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
Cada comienzo, es una esperanza, un nacimiento, o más bien, un renacer
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Julio Castro y el Día de los Desaparecidos
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Correcto, incorrecto, consenso

Hebert Abimorad

15.05.2017

En el último tiempo Uruguay ha estado inmerso en hechos donde el término “políticamente correcto” ha dado a luz un sol que ilumina la verdad, mientras que desde otras tiendas contraponen la justificación del “todo vale”.

Qué pena que los boliches de discusión hayan desaparecido. Allí las contradicciones prevenían sobre diferentes posturas, los disensos dividían, pero siempre se encontraba un grupo de parroquianos que fusionaban un cierto tiempo con el consenso, un lazo necesario para lograr paz y avances. Los transgresores en ese intervalo mantienen su desacuerdo, y gracias a ellos la tapa de la verdad queda entreabierta. Cosa necesaria para la libertad de expresión.

Hay un punto importante que no se juega, cosa que los transgresores no han sugerido por un obvio fanatismo: el de la fragmentación de la colectividad en los últimos años, y con esto la de los valores. Se vocifera que las virtudes han desaparecido, y que se han deteriorado las cualidades humanas. Es el momento de apelar a lo correcto. Hace falta unir.

En el Cerrito, aprendí de familia que pegarle a una mujer o a una persona de anteojos era cosa de cobardes, porque no se debe agredir al que está en inferiores condiciones físicas. Con esto quiero manifestar que existía en la comunidad uruguaya un consenso sobre lo que era correcto. Actualmente somos testigos de la creación de subculturas donde rigen valores dispares, y por lo mismo las confrontaciones. Y es imposible que una sociedad funcione de esta manera. Se ha perdido el acuerdo, la parte positiva de lo “políticamente correcto”: encontrar nuevamente algún tipo de racionalidad que nos vincule.

Acabo de ver un grupo de discapacitados caminando al sol con su asistente. En mi juventud se les encerraba por vergüenza. No fue fácil; pasaron siglos para llegar a la situación que hoy todos vemos como positiva. Es solo un ejemplo de cómo lo incorrecto se transforma en correcto. En los últimos 50 años varias minorías han sido beneficiadas. Veo el fierro en las manos de los antiprogresistas incorrectos revolucionarios para condenarme.

Pero hay que estar en alerta sobre hasta dónde llega lo correcto. Y es el momento en que el ciudadano tenga derecho a debatir, y que los que no piensen igual no necesiten ocultar sus ideas por el acoso. Acabo de leer que, en la Universidad de Columbia, alumnos rechazan estudiar la mitología griega para no animar señales de abuso sexual. En Rutgers University sancionan los textos de Virginia Woolf para no estimular las tendencias suicidas. Con seguridad es un grupo minoritario el que lo impulsa, pero alerta. Si la tapa está ajustada, la presión puede hacer saltar la caldera y es entonces cuando surgen los extremos que todo lo justifican. Lo peor que podría suceder.

Y vuelvo a la necesidad de consenso, siempre en transformación. Memoria, por favor. Ya fue nefasto en los 70.

Hebert Abimorad

Publicado En Perspectiva.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net