*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Masa crítica
Manuel González Lago Manuel González Lago
De esto no se habla: el precio de los medicamentos
Pablo Mieres Pablo Mieres
La demanda de verdad y justicia: una deuda que no prescribe
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Como mejorar la adhesión de los pacientes a su medicación
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
A propósito de una nota de Leandro Grille. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Fotografías de Héctor Musto Fotografías de Héctor Musto
Aleph
Eduardo Migliaro Eduardo Migliaro
Marcapasos y regulación cardíaca
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Dina Díaz
William Marino William Marino
Las mafias y la muerte
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Uruguay: construyendo su mejor historia
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Correcto, incorrecto, consenso
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
El nunca más llego para quedarse
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Mariela Castro y su “conducta impropia”
Mauricio Stelkic Mauricio Stelkic
El "macrismo", fenómeno no exportable
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Cuando lo esperado no sucede
Mónica Xavier Mónica Xavier
Igualdad, inclusión y participación
Adriana Marrero Adriana Marrero
Vírgenes y sin embargo madres: la iglesia católica y la disputa por el espacio público
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Deformación de públicos. Sobre la indigestión cultural
Carlos Garramón Carlos Garramón
Los primeros cien días de Trump: lo único previsible es su imprevisibilidad
Ismael Blanco Ismael Blanco
¿Dónde está la rebeldía?
Luis Fernández Luis Fernández
Se nos vienen los ultras...
José W. Legaspi José W. Legaspi
Venezuela, la izquierda y el poder corrompido
Carlos Visca Carlos Visca
A más de 7 años y tercer gobierno
Juan Santini Juan Santini
La historia oficial
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
1 de Mayo, la clase obrera se fue al paraíso
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
¿Será cuestión del nombre?
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Gernika
Rubens Stagno Rubens Stagno
Sin viento de cola
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
En Iom Hashoa, a los negadores y antisemitas
David Malowany David Malowany
Estudiantes, a los libros
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Vamos mal
Leonardo Padrón* Leonardo Padrón*
El último chance de Nicolás Maduro
Andrea recomienda Andrea recomienda
Cuando llueve y cuando no, también
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Correcto, incorrecto, consenso

Hebert Abimorad

15.05.2017

En el último tiempo Uruguay ha estado inmerso en hechos donde el término “políticamente correcto” ha dado a luz un sol que ilumina la verdad, mientras que desde otras tiendas contraponen la justificación del “todo vale”.

Qué pena que los boliches de discusión hayan desaparecido. Allí las contradicciones prevenían sobre diferentes posturas, los disensos dividían, pero siempre se encontraba un grupo de parroquianos que fusionaban un cierto tiempo con el consenso, un lazo necesario para lograr paz y avances. Los transgresores en ese intervalo mantienen su desacuerdo, y gracias a ellos la tapa de la verdad queda entreabierta. Cosa necesaria para la libertad de expresión.

Hay un punto importante que no se juega, cosa que los transgresores no han sugerido por un obvio fanatismo: el de la fragmentación de la colectividad en los últimos años, y con esto la de los valores. Se vocifera que las virtudes han desaparecido, y que se han deteriorado las cualidades humanas. Es el momento de apelar a lo correcto. Hace falta unir.

En el Cerrito, aprendí de familia que pegarle a una mujer o a una persona de anteojos era cosa de cobardes, porque no se debe agredir al que está en inferiores condiciones físicas. Con esto quiero manifestar que existía en la comunidad uruguaya un consenso sobre lo que era correcto. Actualmente somos testigos de la creación de subculturas donde rigen valores dispares, y por lo mismo las confrontaciones. Y es imposible que una sociedad funcione de esta manera. Se ha perdido el acuerdo, la parte positiva de lo “políticamente correcto”: encontrar nuevamente algún tipo de racionalidad que nos vincule.

Acabo de ver un grupo de discapacitados caminando al sol con su asistente. En mi juventud se les encerraba por vergüenza. No fue fácil; pasaron siglos para llegar a la situación que hoy todos vemos como positiva. Es solo un ejemplo de cómo lo incorrecto se transforma en correcto. En los últimos 50 años varias minorías han sido beneficiadas. Veo el fierro en las manos de los antiprogresistas incorrectos revolucionarios para condenarme.

Pero hay que estar en alerta sobre hasta dónde llega lo correcto. Y es el momento en que el ciudadano tenga derecho a debatir, y que los que no piensen igual no necesiten ocultar sus ideas por el acoso. Acabo de leer que, en la Universidad de Columbia, alumnos rechazan estudiar la mitología griega para no animar señales de abuso sexual. En Rutgers University sancionan los textos de Virginia Woolf para no estimular las tendencias suicidas. Con seguridad es un grupo minoritario el que lo impulsa, pero alerta. Si la tapa está ajustada, la presión puede hacer saltar la caldera y es entonces cuando surgen los extremos que todo lo justifican. Lo peor que podría suceder.

Y vuelvo a la necesidad de consenso, siempre en transformación. Memoria, por favor. Ya fue nefasto en los 70.

Hebert Abimorad

Publicado En Perspectiva.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net