*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Existe la derecha y la izquierda?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Bienvenidos al tren
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
El voto consular y el artículo del Dr. Sanguinetti
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Las posibilidades actuales de un stalinismo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿La democracia es como un tren?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¡Cómo entiendo a Barcelona!
William Marino William Marino
Los Mártires estudiantiles
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Percepción de beneficios y daños del despistaje del cáncer de mama mediante la mamografía
Mónica Xavier Mónica Xavier
Uruguay aún tiene medio millón de proscriptos
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien…?
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Jaime Secco Jaime Secco
¿Otra vez Sendic y Venezuela?
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
Cada comienzo, es una esperanza, un nacimiento, o más bien, un renacer
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas

El Jacobinismo en América

Luis C. Turiansky

09.06.2017

En un tiempo se creía que criticar a un régimen revolucionario era favorecer a sus enemigos. Después fue legítimo preguntarse hasta qué punto el silencio no ayudaba también al desprestigio del sistema que se quería defender. Esto no significa que criticar sea lo mismo que renegar.

Esteban Valenti formula algunas "preguntas necesarias" en relación con la crisis venezolana (Uypress/Columnas, 7.6.2017) y él mismo las responde. Tiene toda la razón: tanto él como yo hemos conocido ese dilema al que hago alusión en el encabezamiento. Puede ser que yo sería más prudente en los términos utilizados y, por ejemplo, no compararía al régimen de Nicolás Maduro con cualquier dictadura anterior y, al mismo tiempo, tampoco soslayaría el papel criminal de la oposición "guarimbera" y los nuevos métodos de desestabilización de los gobiernos que no se doblegan ante los dictados de EE.UU. Y también recordaría que fue la oposición principalmente la que saboteó el diálogo con el gobierno. Pero Esteban en el fondo tiene razón. ¿Por qué? Porque el camino "madurista" no es el que nosotros propiciamos para nuestro país.

Los sandinistas de Daniel Ortega y flia. en Nicaragua tienen menos suerte que los chavistas de Nicolás Maduro porque ya en 1990 perdieron no solamente las elecciones sino también el apoyo de Cuba, precisamente por haber aceptado el juego electoral y convertirse en el primer gobierno revolucionario latinoamericano que voluntariamente abandona el poder como resultado de unas elecciones. Esto y no otra cosa es lo que explica que parte de nuestra izquierda, fiel a la tradición cubana, se anima hoy con Ortega y no con Maduro. La "dinastía Ortega", está bien, pero no deberíamos ser demasiado severos con alguien que, en su momento, rompió con un mito tan fundamental de las dictaduras revolucionarias.

La concepción de la Asamblea Constituyente en Venezuela, designada en gran medida por el propio Presidente, va más allá de una puesta al día del texto constitucional. Es el germen de un nuevo poder enfrentado al parlamento, ya bloqueado por el Tribunal Supremo, fiel este a Maduro. En cualquier momento, mientras se proceda con todo lujo al debate "democrático" de las nuevas disposiciones constitucionales, seguramente surgirá la necesidad, como órgano del poder popular, de asumir funciones parlamentarias ante el receso obligado de la Asamblea Nacional. "Todo el poder a la Asamblea Constituyente" se dirá en multitudinarias manifestaciones, como en otro momento histórico y en otro lugar del mundo se clamó "Todo el poder a los soviets". Este es el objetivo estratégico y no los cambios que puedan operarse en la Constitución de Hugo Chávez.

Por cierto, ya ésta contiene la semilla del mal: para evitar cualquier malentendido, su artículo 342 aclara: "La Reforma Constitucional tiene por objeto una revisión parcial de esta Constitución y la sustitución de una o varias de sus normas que no modifiquen la estructura y principios fundamentales del texto Constitucional". Dichos "principios fundamentales" figuran en el Título I, artículos 1 a 9, y definen el carácter del Estado y la orientación de la sociedad. En consecuencia, nada de imaginar otro tipo de Estado, aunque no les guste, lo demás es puro cuento.

Una disyuntiva semejante a la del chavismo la vivieron los jacobinos en la Revolución Francesa a partir de 1792. Mientras pretendían hacer "tabla rasa" del pasado y crear una sociedad de "libertad, igualdad y fraternidad", por la ventana se les metían los nuevos ricos, la burguesía, crecía el descontento en el campesinado, había hambre, los girondinos saboteaban la Convención y la reacción europea preparaba la intervención. Fue entonces que algunos revolucionarios, entre ellos Danton, después decapitado por sus compañeros, crearon el "Comité de Salvación Pública", con el objeto de defender la revolución.

Su papel fundamental fue la represión, la denuncia, el terror, los juicios escandalosos y el uso indiscriminado del nuevo aparato de muerte, la guillotina. Con el tiempo, naturalmente, se convirtió en un poder paralelo y, por último, antagónico a la Convención. Como sabemos, sin embargo, nada de esto sirvió. Ni siquiera la condena de Danton y el ingreso de Maximilien Robespierre, "el incorruptible", al Comité y a la presidencia de la Convención. El  9 de Termidor del Año III (27 de julio de 1794), la reacción terminó con la vida de los jefes y con la etapa radical de la revolución.

¿Los sufrimientos del pueblo francés de entonces, como los del pueblo venezolano hoy, podían evitarse?

Difícil responder a esta pregunta. En todo caso, el pasado histórico no puede alterarse, salvo la historia escrita. Pero  una cosa es segura: no será la salida termidoriana la que traiga la paz al pueblo de Simón Bolívar.

Luis C. Turiansky



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net