*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Eiris Jorge Eiris
Prof. Delia Echegoimberry
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cómo explicar el incremento de las pandemias y de los brotes infecciosos que han aparecido últimamente
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El partido moralista. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
El Golpe del 27 de Junio
Esteban Valenti Esteban Valenti
La bobera en política se paga
Mónica Xavier Mónica Xavier
Transparencia, sí. Macartismo, no.
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Uruguay y los avances en la agenda de derechos para la población trans
Adriana Marrero Adriana Marrero
La educación de paro
Pablo Mieres Pablo Mieres
No se puede mirar para el costado
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Ya se lo que tengo que hacer, pero.
Alma Sendeza Alma Sendeza
Homenaje a Juan Ramón Cabrera
Carlos Garramón Carlos Garramón
La República en marcha: aplastante mayoría
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
20 de Junio de abrazos y recuerdos
Federico Arregui Mondada Federico Arregui Mondada
Estado de Situación
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Luis Lacalle Pou Presidente
Niles Lehman Niles Lehman
El mundo del ARN
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras Literaturas: Enrique Umbre
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
¡Oh, los que entráis, dejad fuera toda esperanza!
José W. Legaspi José W. Legaspi
Otra izquierda es posible y necesaria
Ismael Blanco Ismael Blanco
“La necesidad de los muertos”
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El Jacobinismo en América
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
A 50 años de la Guerra de los Seis días
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Hasta muy Pronto
Carlos Visca Carlos Visca
Logística y Desarrollo de las FF.AA.
Joaquín Roy Joaquín Roy
El periplo de Trump*
Héctor Musto Héctor Musto
Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band
Fotografías de Germán Acosta Fotografías de Germán Acosta
¿Hasta cuándo los silencios?
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
50 Años de la unificación de Jerusalem ¿Eterna y sagrada?
Manuel González Lago Manuel González Lago
De esto no se habla: el precio de los medicamentos
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Correcto, incorrecto, consenso
Mauricio Stelkic Mauricio Stelkic
El "macrismo", fenómeno no exportable
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Internacionales

Empresario Joesley Batista

“Temer es el jefe de la banda más peligrosa de Brasil”

18.06.2017

RIO DE JANEIRO (Uypress) — El empresario Joesley Batista afirmó que el presidente Temer no te nía ningún tipo de prurito para pedir dinero y que el exdiputado Eduardo Cunha era quien cobraba los sobornos en su nombre.

(Portada de la revista Época)

Joesley Batista, dueño del grupo JBS y que conmocionara el ambiente político brasilero con su delación premiada, que incluyó grabaciones de conversaciones con el presidente Temer donde este solicita comprar el silencio del exdiputado Eduardo Cunha, concedió una entrevista a la revista Época, del grupo Globo, en la que afirma que el mandatario brasilero es "el jefe de la banda más peligrosa de Brasil", y agrega que Temer no tenía ningún tipo de timidez para pedir dinero.

La entrevista, la primera que concede el empresario desde que hizo estallar la bomba de sus declaraciones a la justicia, fue realizada el pasado jueves y se extendió por más de cuatro horas, luego de semanas de intensas negociaciones, según relatan desde la publicación.

En la conversación, y haciendo referencia en todo momento a los documentos entregados a la Procuraduría General de la República, Batista explicó cómo se convirtió en mayor comprador de políticos de Brasil.

El empresario se despachó contra el presidente Temer, a quien acusó de liderar la "mayor y más peligrosa organización criminal de Brasil" y de usar la maquinaria del gobierno para ello. Contó también cómo Lula "institucionalizó" la corrupción en el país y el modo e que el PSDB de Aécio Neves entró en licitaciones para comprar partidos en las elecciones de 2014.

El empresario manifestó estar arrepentido de los crímenes que cometió y se defendió de las acusaciones de que lucró con su propia delación.

Batista informa que conoció a Temer en 2009, a través del ministro Wagner Rossi, y que a partir de ahí tuvieron una relación bastante fluida.

Respecto a la naturaleza de la relación, el empresario manifiesta que "nunca fue de amistad. Siempre fue una relación institucional, de un empresario que precisaba resolver problemas y veía en él la condición de resolver problemas. Creo que él me veía como un empresario que podía financiar sus campañas y diseñar esquemas que rendirían coimas", y agrega que tenía acceso total a Temer. Agrega Batista que muchas veces Temer lo llamaba para conversar, pero no para charla sin motivo. "Siempre tenía un asunto específico. Nunca me llamó para charlar porque sí. Siempre que me llamaba yo sabía que iba a pedirme algo o que quería alguna información", agrega.

Ante la pregunta de que de acuerdo a sus declaraciones a la Justicia Temer ya le pedía dinero en 2010, Batista lo confirmó. "Al inicio", dice. "Conocí a Temer y ese tema del dinero para campaña sucedió bien al comienzo. Temer no le da mucha vuelta al asunto. No es protocolar con el tema del dinero", sostiene.

Batista cuenta que Temer siempre pedía dinero ligado a alguna cosa o algún favor. Relata que una vez le pidió 300.000 reales (unos 90.000 dólares) para hacer una campaña en Internet antes del impeachment de Rousseff, ya que estaba preocupado con su imagen. Hacía pequeños pedidos. "Cuando [el ministro] Wagner salió, Temer pidió dinero para mantenerlo". "Hacía pedidos así", afirma Batista, dando nombres de otros allegados al mandatario para quienes había pedido mensualidades.

Relata que en una ocasión el Presidente llegó a pedirle que le pagara el alquiler de su escritorio en San Pablo. "Hice de cuenta que no oí", dice. Batista afirma que Temer no explicaba las razones de sus pedidos. "Hay políticos que por el simple hecho del cargo que están ocupando creen que eso los convierte a usted en deudores de favores. Que lo habilita a pedirle algo a usted de manera que sea casi una obligación cumplir con el pedido. Temer es así". Pasó algo similar con un avión de la empresa. "Preciso viajar, usted tiene un avión, préstemelo", relata la situación Batista. "Cree que el cargo lo habilita. Siempre pidiendo dinero", agrega.

Batista recuerda también una pelea por dinero en la interna del PMDB, el partido de Temer, de acuerdo a unas declaraciones del lobista Ricardo Saud, que participa en la colaboración con la Justicia de JBS. "Además de mí, Ricardinho hablaba directo con Temer", dice Batista. "El PT mandó entregar un dinero a los senadores del PMDB. Creo que 35 millones de reales. Temer y Eduardo [Cunha] lo descubrieron y derivó en una pelea impresionante. Pidieron 14 millones. Temer nos reclamó. Dimos el dinero. Fue ahí que Temer volvió a la presidencia del PMDB, de la que se había ausentado. Eduardo [Cunha] también participó activamente de eso".

Preguntado específicamente sobre e3l carácter de la relación entre Temer y Eduardo Cunha, Batista dice: "La persona a la cual Eduardo [Cunha] se refería como su superior jerárquico siempre fue Temer. Siempre hablando en nombre de Temer. Todo lo que Eduardo [Cunha] conseguía resolver solo, lo resolvía. Cuando se ponía difícil, llevaba el asunto a Temer". Batista también hace referencia a Lúcio Furnaro, que era quien estaba por debajo de Cunha en la escala jerárquica.

"Ese grupo tiene el estilo de entrar en tu vida sin ser invitado", agrega, al describir parte de la operativa a nivel gubernamental y parlamentario, que incluía amenazas, por ejemplo, de crear comisiones investigadoras y trancar negocios si no se accedía a los sobornos. Cuenta Batista que en una ocasión, cuando Cunha ya era presidente de la Cámara de Diputados, le dijo: "Joesley, estoy queriendo instalar una CPI (Comisión Parlamentaria Investigadora) contra JBS para investigar el BNDES. El asunto es así: me das cinco millones de reales y termino con la CPI". Cuando le dije que no iba a pagar y que podía abrir la CPI me dijo que un competidor de mi empresa le pagaba los cinco millones para abrirla. Seguí firme en mi posición y no pagué, y al final no la abrió. "Ese es el ejemplo de la lógica de esa orcrim [organización criminal]". Afirma que Lúcio Furnaro operaba de la misma manera, pidiendo de a un millón de reales para eliminar CPIs. Batista sostiene que en esas instancias no pagaba. "Tenía algunos límites. Debía tener cuidado. Esa es la mayor y más peligrosa organización criminal del país. Liderada por el Presidente", afirma.

"¿El jefe es el presidente Temer?", pregunta Época.

La respuesta de Batista no se hace esperar: "Temer es el jefe de la Orcrim de la Cámara. Temer, Eduardo, Geddel, Henrique, Padilha y Moreira. Es el grupo. El que no está preso está hoy en el Planalto. Esa banda es muy peligrosa. No se puede pelear con ellos. Nunca tuve coraje para pelear con ellos. Por otro lado, si uno baja la guardia, ellos no tienen límites. Entonces, mi convivencia con ellos siempre fue manteniendo la media distancia: ni dejándolos aproximarse mucho ni teniéndolos muy lejos. Para que no armaran algo contra mí. La realidad que ese grupo es el de más difícil convivencia que tuve en mi vida. De ese sujeto con el que nunca tuve el coraje de romper, pero que también moría de miedo de abrazarlo", afirma.

De acuerdo a las pruebas, durante 2016 Batista estuvo pagando por el silencio de Eduardo Cunha y Lúcio Furnaro, ambos presos por la operación Lava Jato. "Me convertí en rehén de los presidiarios", afirma Batista. Cunha "me pidió 5 millones de reales. Me dijo que se los debía. No le debía nada, pero ¿cómo iba a pelear con él?", dice el empresario. Me dio el nombre de un mensajero por si él caía preso. A los diez días fue preso. Y al mes apareció Altair, el mensajero. Y ahora el dinero era para la familia de Cunha. "Durante todo 2016 fui pagando en efectivo", sostiene.

Dice Batista que permanentemente recibía mensajes de que no lo iban a delatar, que sabían que se iba a encargar de sus familias mientras ellos estuviesen presos, y que por su lealtad no lo iban a delatar. "Estás cumpliendo todo perfectamente. No te voy a delatar. Se puede delatar a todo menos a ti", era el mensaje que recibía permanentemente. "Pero eso no era sustentable", dice Batista, que agrega: "Y a toda hora el mensajero del Presidente buscándome para garantizar que estaba manteniendo el sistema".

Preguntado sobre quién era el mensajero, Batista no duda en señalar al ministro Geddel Vieira Lima. "Cada 15 días era una agonía terrible", dice. "Yo informaba al Presidente por medio de Geddel. Y él sabía que yo le estaba pagando a Lúcio y a Eduardo. Cuando Geddel cayó, dejé de tener contacto con Planalto por un tiempo. Hasta por precaución", dice Batista.

 

Noticia relacionada:

Presidente brasilero grabado intentando comprar silencio de diputado corrupto

 




UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net