*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Laura Santestevan
Héctor Musto Héctor Musto
La pelota está en sus manos, Sr. Sendic
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Cuándo se jodió el Uruguay?
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
El aumento de los errores vinculados a la medicación: un problema escasamente reconocido
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Mónica Xavier Mónica Xavier
Abatir el déficit social
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Esteban Valenti Esteban Valenti
Noam Chomsky en Uruguay. La desproporción.
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Pablo Mieres Pablo Mieres
Los siete temas cruciales para el futuro del país
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
“El descubrimiento” de los decepcionados.
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
La responsabilidad es de los incitadores
Jaime Secco Jaime Secco
Volver al 17: Sindicatos e interés general
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Noam Chomsky en el Uruguay. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
Encuestas — Comunicación
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Luis Fernández Luis Fernández
La madre de todas las...batallitas.....
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Madiba vio la tierra prometida
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Medicina basada en evidencia
José W. Legaspi José W. Legaspi
Acatamiento en el siglo XXI: La hegemonía de la nada
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Ríos sin cauce
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
Adriana Geisinger Adriana Geisinger
Sobre esa pequeña diferencia entre machos y hembras.
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
¿Y qué pasa si no eres comunista?
Mathías Dávalos Mathías Dávalos
Okja
Vladimir Pais Vladimir Pais
Colombia: el exterminio hecho política
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
Venezuela: una “Constituyente” para el partido único
Andrea recomienda: padres alternativos Andrea recomienda: padres alternativos
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
José Antonio Vera José Antonio Vera
Tozuda inoperancia
Pablo Urreta Pablo Urreta
Resultados de los gobiernos departamentales, no todo lo que brilla es oro.
Carlos Visca Carlos Visca
Construccion de una nueva DRAGA. Ahora aflora una mala decisión
Joaquín Roy Joaquín Roy
Conseguí mi empleo gracias a The New York Times
Jorge Braun Jorge Braun
Claro Oscuro
Carlos Garramón Carlos Garramón
La República en marcha: aplastante mayoría
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
20 de Junio de abrazos y recuerdos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Luis Lacalle Pou Presidente
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas

El FA, ¿está a tiempo de revertir las encuestas?

Héctor Musto

29.06.2017

Prácticamente todas las encuestas, dan un resultado casi unánime: si las elecciones fuesen el domingo que viene, el Frente Amplio (FA) sería la primera fuerza y el Partido Nacional (PN) la segunda.

Y en la primera vuelta, el FA tendría la mayoría relativa en el Parlamento, pero nada asegura el triunfo en un balotaje que hoy por hoy, parece seguro. Entonces cabe preguntarse si el FA, fuerza que voy a votar, es capaz no solamente de ganar en la segunda vuelta, sino si además es capaz de lograr una mayoría parlamentaria.

Creo que para ambas preguntas, la respuesta puede ser positiva... pero para lograr esos objetivos, en mi opinión, hay que tomar algunas medidas YA, sin esperar. Y antes de entrar a analizar cuáles podrían ser algunas de esas medidas, me parece necesario subrayar dos aspectos que surgen de las encuestas: primero, la "izquierda" o "centro izquierda" extra-frentista, no crece. Efectivamente, tanto la Unidad Popular (UP) como el Partido Independiente (PI) están trancados en cuanto a votos definidos y no sobrepasan significativamente lo que obtuvieron en las últimas elecciones. Y segundo, el PN no sobrepasa lo obtenido en las últimas elecciones, el PC sigue en crisis, y Novick y su Partido de la Gente (PdG) en la práctica le "roba" votos al PC y al PN pero no crece a expensas del FA. El problema, entonces, es quién gana los votos indecisos o en blanco y anulados de acuerdo a lo que marcan las encuestas hoy.

No es una tarea sencilla. Para los veteranos, es enorme lo que ha hecho el FA. No voy a hacer una historia de lo que se avanzó desde el 2005 a la fecha. Prácticamente todos los índices marcan avances más que significativos. Pero quedarnos en eso es un "pecado" gigantesco. Primero, porque como izquierdistas y progresistas, demandamos más. Segundo, porque nos están afectando problemas serios de credibilidad... Sendic es el ejemplo más claro, aunque hay otros como la financiación de los Partidos Políticos (negocios con Venezuela, "tupabandas") que, ciertos o no, le pegan al FA bajo la línea de flotación. Tercero, y tema mayúsculo, para los votantes de menos de 30 años, el FA lleva 12 años y algo más de gobierno... y por lo tanto, sus logros, enormes, son algo normal: crecieron con el FA como gobierno y todos sus avances son algo "normal", algo que existe de por sí y ante sí: no conocieron como adultos "lo anterior". Y esa "costumbre" puede ser letal. Cuarto, y no por eso menos importante, seguimos teniendo problemas gigantescos con la enseñanza. Reconozcamos que en este sentido no hemos tenido avances cualitativos, más allá del esfuerzo presupuestal. Quinto, nos guste o no, seguimos apoyándonos en veteranos, o, para ser más claro, en viejos. Y no asumimos que más allá de todo lo que dieron y la importancia que tuvieron, Tabaré, el Pepe y Danilo ya cumplieron. Hay que agradecerles lo que hicieron. Cada uno en su lugar. El balance para los tres es más que positivo, más allá de las discrepancias que podamos tener con cualquiera de ellos. Reconozcamos que fueron los pilares de los tres triunfos. Pero ya está. Ya fueron. Podría seguir, pero vayamos a lo que pienso que hay que hacer para ganar de nuevo, y, de ser posible, con mayoría parlamentaria.

Y entonces, me largo, en esta columna de opinión, a lo que pienso habría que hacer. Reconozco que voy a ser polémico. Pero lo que digo surge no solamente de mi cabeza, sino de lo que hablo con la gente. Que es la que va a votar. Y lo hago en forma desordenada, sin seguir ningún criterio específico.

1) El FA deber ser crítico con Sendic. No tengo claro si debe renunciar como Vice Presidente. Pero el FA debe tomar distancia. Debe decir, expresa y claramente, que nos mintió. No solamente a los votantes del FA sino a todo el país. Más allá de lo discutible de ANCAP, que se está investigando, nos mintió. No es "Licenciado" en nada. Y la ética que se supone tiene el FA, no admite mentirosos. Nos prometió mostrar su título. No lo hizo. No podemos permitir eso. Debemos marcar a fuego nuestra ética frenteamplista. Y mucho menos cuando eso lleva a que una instancia de dirección del FA lo apoya. No es una maniobra de la derecha. La derecha, en todo caso, se aprovechó de su mentira. Y el FA está (o debería estar) por encima de un mentiroso. Que para colmo es Vice Presidente. Cada golpe que le dan (que le damos, porque yo también escribí irónicamente), sobre su título y sobre el uso de las tarjetas corporativas, o sobre sus fiestas o lamentable administración de ANCAP, es un golpe no a él, que "ya fue", sino a todo el FA.

2) Pongamos a la enseñanza en su lugar. La actual administración del CODICEN ya demostró que no sabe, o no puede, cambiar la enseñanza. No hay nada más prioritario. El mundo es otro. Y quienes están a la cabeza del CODICEN no pueden. Y si no pueden cambiarla, hay que cambiarlos a ellos. Y no poniendo solamente frenteamplistas, sino gente que sepa. Venga de donde venga. Porque reconozco que la enseñanza de la historia puede tener un sentido ideólogico. Pero lo que generará cuadros que cambien al país no vendrán (y admito ser polémico en esto) no del lado de la historia o la filosofía, sino del lado del matemática, física, química, biología, informática... Demostraron que no pueden. Como FA, cambiemos a los que lo dirigen.

3) Reconozcamos, públicamente (porque me consta que así lo piensan muchos de los gobernantes) que Venezuela está en un camino más que embromado. Va (ojalá me equivoque) derecho a una guerra civil. Ya hay demasiados muertos. Digamos, sin dudas, que Maduro tiene tendencias totalitarias. Y que no hay tendencias totalitarias buenas o malas: son todas malas.

4) Independencia de los sindicatos. Me parece bien que los sindicatos luchen por sus reivindicaciones. Pero como gobierno seamos claros: el país está antes que las corporaciones. Y si el gobierno como tal, y el FA como fuerza política, se tienen que oponer a los sindicatos, pues que lo hagan. Después de todo, si los sindicatos (más allá de lo poco creíble que resulta) resaltan siempre su independencia de la fuerza política y del gobierno, ¿por qué el gobierno y la fuerza política no pueden ser independientes de las fuerzas corporativas? Cuando tienen razón, todo bien. Pero cuando pelean por reivindicaciones que van en contra del interés general, a ponerse de punta en contra. Los paros de la enseñanza, de ADEOM y otros son ejemplos de lo que pienso.

5) Algo que parecerá contradictorio. Pensar menos en lo inmediato y más en el interés general. Y aunque parezca extraño, estoy convencido que esto, dialécticamente, se convertirá en su contrario: el interés general nos apoyará para seguir siendo gobierno.

6) No acusar a la "derecha" automáticamente de todo lo que nos dice. Es obvio que la derecha hace su juego. Pero mirémonos al espejo. Estamos dejando agujeros por todos lados. Y la derecha hace su juego. Como lo hicimos nosotros cuando ellos eran gobierno. Y mucho de lo que nos dicen, es cierto. Admitámoslo.

Termino por acá. Podría seguir pero esta columna ya es demasiado larga. Puede ser que me equivoque. En política todo es posible. Pero, siempre hay un pero, o reaccionamos o vamos derecho a una restauración. Porque de nuestros aciertos, que los hay y muchos, a la hora de votar, nadie se va a acordar. Pero de nuestros errores (que son unos cuantos) se van a hacer un festival. Y luego, al menos por cinco años, a llorar al cuartito. Y no quiero eso. Y menos que nada, quiero apostar a la carencia de ideas de la oposición. Quiero ganar de nuevo, con mayoría parlamentaria, por ser la única fuerza capaz de ir hacia una sociedad mejor. Pero así como vamos, no. Y dejo la interna del FA para otra ocasión.

Héctor Musto



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net