*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Laura Santestevan
Héctor Musto Héctor Musto
La pelota está en sus manos, Sr. Sendic
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Cuándo se jodió el Uruguay?
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
El aumento de los errores vinculados a la medicación: un problema escasamente reconocido
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Mónica Xavier Mónica Xavier
Abatir el déficit social
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Esteban Valenti Esteban Valenti
Noam Chomsky en Uruguay. La desproporción.
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Pablo Mieres Pablo Mieres
Los siete temas cruciales para el futuro del país
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
“El descubrimiento” de los decepcionados.
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
La responsabilidad es de los incitadores
Jaime Secco Jaime Secco
Volver al 17: Sindicatos e interés general
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Noam Chomsky en el Uruguay. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
Encuestas — Comunicación
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Luis Fernández Luis Fernández
La madre de todas las...batallitas.....
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Madiba vio la tierra prometida
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Medicina basada en evidencia
José W. Legaspi José W. Legaspi
Acatamiento en el siglo XXI: La hegemonía de la nada
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Ríos sin cauce
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
Adriana Geisinger Adriana Geisinger
Sobre esa pequeña diferencia entre machos y hembras.
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
¿Y qué pasa si no eres comunista?
Mathías Dávalos Mathías Dávalos
Okja
Vladimir Pais Vladimir Pais
Colombia: el exterminio hecho política
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
Venezuela: una “Constituyente” para el partido único
Andrea recomienda: padres alternativos Andrea recomienda: padres alternativos
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
José Antonio Vera José Antonio Vera
Tozuda inoperancia
Pablo Urreta Pablo Urreta
Resultados de los gobiernos departamentales, no todo lo que brilla es oro.
Carlos Visca Carlos Visca
Construccion de una nueva DRAGA. Ahora aflora una mala decisión
Joaquín Roy Joaquín Roy
Conseguí mi empleo gracias a The New York Times
Jorge Braun Jorge Braun
Claro Oscuro
Carlos Garramón Carlos Garramón
La República en marcha: aplastante mayoría
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
20 de Junio de abrazos y recuerdos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Luis Lacalle Pou Presidente
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Jorge Ángel Pérez

¿Y qué pasa si no eres comunista?

Jorge Ángel Pérez

06.07.2017

Ser comunista en Cuba puede resultar de gran utilidad, sobre todo cuando se tiene la certeza de que en este país todo comienza en la política y termina en idéntico lugar.

Esa convicción me acompaña desde siempre, pero en estos días recibí una confirmación abrumadora. Todo comenzó tras mi regreso de Panamá, país donde hice una estancia de casi un mes y  dónde, debo confesarlo, hice algo de eso que ocupa a cada cubano que viaja al país del virtuoso canal.

Yo, como tantos paisanos, me preparé un itinerario de compras para los poquísimos ratos libres, y entré en las tiendas con ansias y con infinita curiosidad, y me detuve en vidrieras, y hurgué en los muchos anaqueles, y revisé los precios que advertían las etiquetas de todo lo que me iba seduciendo. Una y otra pieza me probé, y pensé en mi madre y en cada una de sus necesidades, y metí la mano en el bolsillo para comprar sus batas de estar en casa, sus chancletas para el baño, sus zapatillitas para el diario. Imaginé a mi madre echando a la basura sus trapos viejos y hasta me contenté creyéndola  vestida con  decoro.   

Y no me sentí abochornado cuando mis paqueticos marcaban ciertas diferencias con los muchos huéspedes de diversas latitudes que pernoctaban en el hotel. A ellos nunca los miré cargando esas bolsas de tiendas baratas con las que entré en algunas ocasiones, y que eran evidencia de que había tenido una tarde de compras.  Me sentí como el más obstinado "pacotillero", pero fui feliz probándome una camisa, un jeans..., y mirándome luego en el enorme espejo de mi habitación. Creo que fui feliz con cada cosita que fui juntando en la maleta y que luego me traje hasta Cuba, después de juntar los dólares que precisaban mis comidas. Mi lema de esos días fue: "Desayuna bien y luego aguanta".

Y que poco dura la felicidad en la casa del pobre. Llegué a La Habana el sábado y abracé a mi madre, le mostré cada regalo y fui muy feliz con sus reacciones, con el brillo de sus ojos, con el gesto de felicidad que me dejó ver después de que pusiera sus pies tan delicados en los zapatos nuevos. Muy poco dura la felicidad en la casa del pobre. Esa noche, después que me dormí, entró un ladrón, aún nadie sabe cómo, y arrasó con todo. Cada pieza se fue con el degenerado, y mi madre lloró desconsolada, y yo me contuve para que no me viera triste, pero luego flaquee y lloramos juntos.

Tuve miedo, y viví una de las peores turbaciones que he sentido en mi vida, y lloré, lloramos, y entre lágrimas recibimos a la policía, dos horas después de que yo llamara por teléfono para advertirlos del robo, y entonces quisieron saber que se habían robado y de mil detalles, quisieron conocer de mi trabajo, y por qué viajaba, luego se interesaron en los detalles del robo, en el color de cada pieza perdida, y en sus precios, y también quisieron saber si sospechaba de alguien. Y más tarde vendría aquella interrogante que me dejó con la boca abierta. El investigador quiso saber si yo militaba en las filas del Partido Comunista de Cuba.

Rotundo dije que no, y con la voz entrecortada quise saber qué aportaba esa militancia a su investigación. "Es una rutina, una pregunta más".  Así dijo, pero yo no le creí, aunque no me aventuré  a hacer ni la más mínima objeción porque temía que desatara su desprecio y lo hicieran desatender mi caso. Y finalmente apareció un perro de la brigada canina que siguiendo un rastro de olor salió a la calle, mientras una mujer joven quedó en la casa buscando huellas.

Ya pasaron tres días y no supe nada del rumbo que tomaron las investigaciones. Varias veces he llamado y no consigo ninguna consolación, tampoco mi madre, a quien descubro llorando a escondidas, y la dejo suspirar, porque, qué otra cosa puede hacer una anciana a la que le robaron sus regalos tan esperados. Así que mi madre llora, y yo dejo que llore por esos zapatos que solo le duraron unas horas.

Mi madre llora por sus batas de estar en casa, esas que ya no se podrá poner después del baño, y no quiere que yo me enteré, y para colmo, ahora estoy escribiendo estas líneas en una computadora prestada, porque los ladrones se llevaron la mía, y me parece irónico que yo tuviera tanto miedo cuando me la llevé a Panamá, porque creí en la posibilidad de que a mi regreso a Cuba las autoridades me la secuestraran en el aeropuerto, como ya ocurrió a algunos cubanos.

Ahora escribo en medio de una tristeza enorme, y con rabia, y lo peor es que no me asiste ninguna esperanza. No creo que aparezca algo y me siento más que indefenso,  a fin de cuentas yo no soy un militante del Partido Comunista. Sin dudas en este país tan injusto y politizado viven unos cuantos ladrones. Quizá es por eso que lloro, y deliro, y hasta creo en la posibilidad de que alguno de esos perros de la brigada canina sea capaz de detectar a un ladrón en la piel de un comunista y no se atreva a denunciar a un "hombre tan ejemplar"...  Esta Cuba da ganas de llorar, y yo no intento contenerme, y lloro, por mis trapos, por mi madre, por todo, y ojalá que algún lector conserve algo del optimismo que yo perdí hace tanto tiempo.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net