*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove
Mónica Xavier Mónica Xavier
¡Uruguay no se detiene!
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Reclamamos régimen jubilatorio para trabajadores de Juan Lacaze
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Se la llama: crisis catalana. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
“La Nueva Sociedad”
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
América del Sur: zona de paz
Esteban Valenti Esteban Valenti
Barcelona el conflicto entre los recuerdos
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cuando los comportamientos de los médicos comprometen el contrato social
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Energía y celulosa: medias verdades, medias mentiras
Jorge Larrobla Jorge Larrobla
Brou- El conflicto inventado
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
De “ focas “, fachos y traidores
Daniel Feldman Daniel Feldman
Alejandro Rey, el personaje tras bambalinas en el Solís
Pablo Mieres Pablo Mieres
Nueve medidas por la transparencia y contra la corrupción
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
Clinton y Astori; ¿sin sex appeal, no hay nada..?
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Los hombres que produce el sistema penitenciario cubano
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Las sorpresas de ser orejano
Mauricio Toledo Mauricio Toledo
Obesidad y Depresión. Una buena manera de cuidar su salud afectiva es cuidar de su cuerpo.
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
“La esperanza es lo último que se pierde”
Andrea recomienda: a los amantes Andrea recomienda: a los amantes
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Omar Gil Omar Gil
Problemas abiertos: retos para la Matemática
Luis Fernández Luis Fernández
...¡Que viva España!!!
Joaquín Roy Joaquín Roy
¿En qué momento se jodió Catalunya?
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Angioplastia como placebo
Roberto Soria Roberto Soria
La imprescriptibilidad, asunto político
Héctor Musto Héctor Musto
Algunas cosas que viví con Daniel Viglietti
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cien años después
Nathan Novik Nathan Novik
Condiciones para superar el conflicto árabe israelí
Adriana Marrero Adriana Marrero
Palabras que sobran, palabras que faltan
David Malowany David Malowany
Para el israelí Yuval Noah Harari los derechos humanos son fruto de la imaginación colectiva
Carlos Visca Carlos Visca
El desarrollo de la industria naval como parte de la economía y defensa nacional
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Mario Barité
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
La confusión conceptual de Hoenir Sarthou
Dr. Charles Carrera Leal Dr. Charles Carrera Leal
Un circo de mentiras contra ASSE
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Ríos sin cauce

Luis C. Turiansky

10.07.2017

Los disturbios que acompañaron las jornadas de protesta durante la cumbre de Hamburgo de las 20 economías mayores del mundo fueron de una violencia inusitada, trayendo sobre el tapete las debilidades de las posmodernas formas no organizadas de lucha.

Se estiman en unos 100 mil los participantes en las acciones callejeras de la semana que culminó los días 7 y 8 de julio en curso en Hamburgo, Alemania, sembrando preocupación entre los Jefes de Estado allí reunidos. De esta masa, probablemente varios cientos se dedicaron a demoler comercios, incendiar vehículos y otros objetivos que consideran otros tantos símbolos del enemigo de clase, y a enfrentar el despliegue policial, con un saldo de varios heridos (sobre todo entre los policías) e incontables daños materiales.

Estas frías cifras dan que pensar. Por un lado, es evidente que lo que animó a la inmensa mayoría de los manifestantes es el descontento general que producen los efectos devastadores de las políticas neoliberales, la claudicación de la izquierda socialdemócrata y la deshumanización generalizada de las sociedades bajo el capitalismo global. Por el otro, que ciertos grupos exaltados (o de provocadores, una posibilidad que no se puede excluir) aprovecharon este escenario para desplegar toda la panoplia consabida de acción violenta y destrucción indiscriminada. Qué buena ayuda para los manifestantes: los medios de prensa en manos de los dueños de la economía mundial no hacen la distinción que yo me tomo el trabajo de presentar, para ellos la violencia es imputable a todos los que salieron a protestar, y punto. De ahí la receta es, naturalmente, más control policial, cierre de fronteras, detenciones preventivas, juicios, disolución de organizaciones, ¿no estamos todos involucrados en la lucha contra el terrorismo?

Es muy fácil infiltrarse en este tipo de movilizaciones. Para empezar, no poseen un centro de organización ni un aparato de seguridad. La propia convocación carece de remitente, todo tiene lugar a través de las "redes sociales" y los contactos personales en el espacio virtual, en que el método "de oreja a oreja" sustituye a las formas clásicas de organización y propaganda de manifestaciones. Cualquiera, en cualquier lugar del mundo, puede decidir sumarse. Individualmente o en grupos, harán el viaje a donde las papas quemen, los que tienen se lo pagarán solos, a los demás alguien proporcionará los recursos, cada cual con su propio programa, sus consignas y sus métodos.

¡Qué no se ha dicho para elogiar a este estilo espontáneo y fresco de expresión de la indignación! Lamentablemente, como se ve, es un río sin cauce que, como tal, solo conduce a bañados y pantanos, pero no a la libre vastedad del mar.

Un señor de nombre Vladímir Uliánov, más conocido como Lenin, postuló en su tiempo que el tema cardinal de las revoluciones era el partido revolucionario, la organización consciente de la voluntad de cambio. Más tarde, su degeneración en máquina burocrática al servicio de una dictadura que actuó en nombre de un proletariado totalmente ajeno a ella, llevó a pensar que el dirigente ruso se había equivocado. O bien, que el haber soslayado ese peligro le hacía compartir la responsabilidad por los crímenes que luego se cometieron en su nombre.

Y sin embargo, ¡qué falta hace hoy una idea rectora capaz de unificar las aspiraciones de todos los que se distinguen de los que acumulan riquezas inconmensurables apropiándose del producto del trabajo humano y de la especulación financiera, es decir, la gran mayoría de la humanidad!

Es una tarea urgente, puesto que su no realización tan solo aumentará los desórdenes y la inseguridad. Hamburgo lo ha demostrado.

Luis C. Turiansky



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net