*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Laura Santestevan
Héctor Musto Héctor Musto
La pelota está en sus manos, Sr. Sendic
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Cuándo se jodió el Uruguay?
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
El aumento de los errores vinculados a la medicación: un problema escasamente reconocido
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Mónica Xavier Mónica Xavier
Abatir el déficit social
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Esteban Valenti Esteban Valenti
Noam Chomsky en Uruguay. La desproporción.
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Pablo Mieres Pablo Mieres
Los siete temas cruciales para el futuro del país
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
“El descubrimiento” de los decepcionados.
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
La responsabilidad es de los incitadores
Jaime Secco Jaime Secco
Volver al 17: Sindicatos e interés general
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Noam Chomsky en el Uruguay. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
Encuestas — Comunicación
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Luis Fernández Luis Fernández
La madre de todas las...batallitas.....
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Madiba vio la tierra prometida
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Medicina basada en evidencia
José W. Legaspi José W. Legaspi
Acatamiento en el siglo XXI: La hegemonía de la nada
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Ríos sin cauce
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
Adriana Geisinger Adriana Geisinger
Sobre esa pequeña diferencia entre machos y hembras.
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
¿Y qué pasa si no eres comunista?
Mathías Dávalos Mathías Dávalos
Okja
Vladimir Pais Vladimir Pais
Colombia: el exterminio hecho política
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
Venezuela: una “Constituyente” para el partido único
Andrea recomienda: padres alternativos Andrea recomienda: padres alternativos
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
José Antonio Vera José Antonio Vera
Tozuda inoperancia
Pablo Urreta Pablo Urreta
Resultados de los gobiernos departamentales, no todo lo que brilla es oro.
Carlos Visca Carlos Visca
Construccion de una nueva DRAGA. Ahora aflora una mala decisión
Joaquín Roy Joaquín Roy
Conseguí mi empleo gracias a The New York Times
Jorge Braun Jorge Braun
Claro Oscuro
Carlos Garramón Carlos Garramón
La República en marcha: aplastante mayoría
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
20 de Junio de abrazos y recuerdos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Luis Lacalle Pou Presidente
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
banner nicatel interna
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Ríos sin cauce

Luis C. Turiansky

10.07.2017

Los disturbios que acompañaron las jornadas de protesta durante la cumbre de Hamburgo de las 20 economías mayores del mundo fueron de una violencia inusitada, trayendo sobre el tapete las debilidades de las posmodernas formas no organizadas de lucha.

Se estiman en unos 100 mil los participantes en las acciones callejeras de la semana que culminó los días 7 y 8 de julio en curso en Hamburgo, Alemania, sembrando preocupación entre los Jefes de Estado allí reunidos. De esta masa, probablemente varios cientos se dedicaron a demoler comercios, incendiar vehículos y otros objetivos que consideran otros tantos símbolos del enemigo de clase, y a enfrentar el despliegue policial, con un saldo de varios heridos (sobre todo entre los policías) e incontables daños materiales.

Estas frías cifras dan que pensar. Por un lado, es evidente que lo que animó a la inmensa mayoría de los manifestantes es el descontento general que producen los efectos devastadores de las políticas neoliberales, la claudicación de la izquierda socialdemócrata y la deshumanización generalizada de las sociedades bajo el capitalismo global. Por el otro, que ciertos grupos exaltados (o de provocadores, una posibilidad que no se puede excluir) aprovecharon este escenario para desplegar toda la panoplia consabida de acción violenta y destrucción indiscriminada. Qué buena ayuda para los manifestantes: los medios de prensa en manos de los dueños de la economía mundial no hacen la distinción que yo me tomo el trabajo de presentar, para ellos la violencia es imputable a todos los que salieron a protestar, y punto. De ahí la receta es, naturalmente, más control policial, cierre de fronteras, detenciones preventivas, juicios, disolución de organizaciones, ¿no estamos todos involucrados en la lucha contra el terrorismo?

Es muy fácil infiltrarse en este tipo de movilizaciones. Para empezar, no poseen un centro de organización ni un aparato de seguridad. La propia convocación carece de remitente, todo tiene lugar a través de las "redes sociales" y los contactos personales en el espacio virtual, en que el método "de oreja a oreja" sustituye a las formas clásicas de organización y propaganda de manifestaciones. Cualquiera, en cualquier lugar del mundo, puede decidir sumarse. Individualmente o en grupos, harán el viaje a donde las papas quemen, los que tienen se lo pagarán solos, a los demás alguien proporcionará los recursos, cada cual con su propio programa, sus consignas y sus métodos.

¡Qué no se ha dicho para elogiar a este estilo espontáneo y fresco de expresión de la indignación! Lamentablemente, como se ve, es un río sin cauce que, como tal, solo conduce a bañados y pantanos, pero no a la libre vastedad del mar.

Un señor de nombre Vladímir Uliánov, más conocido como Lenin, postuló en su tiempo que el tema cardinal de las revoluciones era el partido revolucionario, la organización consciente de la voluntad de cambio. Más tarde, su degeneración en máquina burocrática al servicio de una dictadura que actuó en nombre de un proletariado totalmente ajeno a ella, llevó a pensar que el dirigente ruso se había equivocado. O bien, que el haber soslayado ese peligro le hacía compartir la responsabilidad por los crímenes que luego se cometieron en su nombre.

Y sin embargo, ¡qué falta hace hoy una idea rectora capaz de unificar las aspiraciones de todos los que se distinguen de los que acumulan riquezas inconmensurables apropiándose del producto del trabajo humano y de la especulación financiera, es decir, la gran mayoría de la humanidad!

Es una tarea urgente, puesto que su no realización tan solo aumentará los desórdenes y la inseguridad. Hamburgo lo ha demostrado.

Luis C. Turiansky



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net