*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Rudich Pablo Rudich
A cien años de la gran transformación en Europa
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Francisco en los Andes: vuelan el Águila y el Cóndor
William Marino William Marino
¿El fin del dólar?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hyundai y la cultura del trabajo en el Uruguay
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Cataluña insensata
Pablo Mieres Pablo Mieres
No nos engañemos, se viene un año muy complicado
Luis Fernández Luis Fernández
¿Se puede elaborar una estrategia sin considerar al poder?
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
A 10 días del nuevo año: Quisiera ser creyente
Jaime Secco Jaime Secco
Entender la crisis del campo, cuatro claves para gente de asfalto
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Clara y pura discriminación
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Analizamos una salida al problema. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Roberto Savio Roberto Savio
Hay que regular el turismo antes que sea demasiado tarde
José Antonio Vera José Antonio Vera
Arsénico y cianuro
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La “revolución” no triunfó el primero de enero
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Un error de Sanguinetti acerca de los musulmanes y algunas consideraciones en torno a la laicidad y el Ejército
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
A la búsqueda del tren perdido
Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos
CIERRE DE AÑO
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seregni amigo
Mónica Xavier Mónica Xavier
Feliz 2018 para todas y todos
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Indulto humanitario en Perú como regalo de Nochebuena
Eduardo Contreras Eduardo Contreras
Saudades del 17
Roberto Cyjón Roberto Cyjón
TRUMP, por favor: “gracias por tu ayuda”
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Cristo era Gitano
Joaquín Roy Joaquín Roy
España: un castillo como nación
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Salir de la encrucijada
Ismael Blanco Ismael Blanco
Absolución y castigo
Carlos Visca Carlos Visca
Desguace tres. Se sigue por el mismo camino. ¿Hasta cuándo?
Adriana Marrero Adriana Marrero
Ecuador: la educación que legó Correa
Carlos Garramón Carlos Garramón
Cumbre de la OMC en Buenos Aires
David Malowany David Malowany
Nazismo y cristianismo
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Garantías
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El País reescribe la historia
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Salud alimentaria. ¿Derecho individual o segmento del mercado?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Jerusalén, la manzana de la discordia
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Italia: historia de un doble discurso.

Maria Laura Bulanti

13.07.2017

En el calor abrasador del verano romano, la belleza inigualable de la ciudad se ve ensombrecida por los miles de refugiados; de rostros sin nombre, nacionalidad, ni historia. Seres humanos que sobreviven, si tienen suerte, del comercio ilegal en el corazón de la ciudad y regresan a la periferia a pasar la noche en la calle, mientras Roma la ciudad de tránsito, se convierte en un callejón sin salida.

Una mirada inicial  nos genera admiración y simpatía por Italia, el país que abre sus fronteras a los más necesitados, frente la falta de solidaridad del resto de Europa, de los perseguidos políticos o refugiados de la miseria o de las guerras. Es difícil distinguir la diferencia en esas masas sin destino que escapan a realidades, para nosotros desconocidas, arriesgando  sus vidas al huir por vía marítima o rutas terrestres hacia lo que creen es una vía de escape a otras situaciones más acuciantes. Acarrean tras de sí incontables historias de pérdidas, de familias fracturadas que han dejado a sus hijos en el fondo del Mediterráneo, o en los corredores terrestres. La ayuda solidaria individual  y colectiva de las organizaciones humanitarias, conmovidas por esta tragedia, no obstante  enorme, es como una gota de agua en el desierto.

La Unión Europea ha dado la espalda a esta tragedia, mientras la mafia siciliana ha dejado lugar a la temible ndrangheta calabrés que se ocupa de vender armas, indiscriminadamente, a los mismos regímenes de los cuales escapan estos seres.

En Italia, este negocio ha encontrado su propia moneda, desde Moldavia a Ucrania,  a través de la mafia rusa, se cambian armas pagadas por el Califato islámico, Libia o países del Cercano Oriente, con tesoros arqueológicos, pedazos de historia altamente valorados en el mercado del arte.

A su vez un doble discurso prevalece  en el gobierno italiano que, por poner solo un ejemplo, financia sin condiciones con 313 millones de euros al dictador eritreo Isaías Afewerki, a cambio de "un control de la emigración". El mismo dictador que expulsa a su gente hacia la Unión Europea.

Simultáneamente se  exhuman viejos acuerdos bilaterales,  como los de Italia-Egipto o  Italia-Túnez, con el objetivo de que los prófugos interceptados sean regresados a África.

La misma Italia que abre sus fronteras es, a su vez, responsable del, hundimiento de un barco- tristemente llamado "naufragio de los niños"- y la muerte de 268 personas de origen sirio, entre ellos 60 niños, por el solo hecho de estar a unas pocas millas dentro de aguas  malteses.

Las recientes tragedias, son los últimos episodios de una cadena de horror  y corresponsabilidad de los gobiernos e instituciones de la Unión Europea, que según estimaciones prudentes ha causado la pérdida de al menos 25.000 vidas humanas en los últimos quince años.

Hoy esta realidad, de la cual nos sentimos tan lejanos y ajenos, se agrava día a día  en una espiral de muerte y violencia de la cual no se vislumbra el final, ni sus consecuencias.

 

María Laura Bulanti



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net