*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove
Mónica Xavier Mónica Xavier
¡Uruguay no se detiene!
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Reclamamos régimen jubilatorio para trabajadores de Juan Lacaze
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Se la llama: crisis catalana. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
“La Nueva Sociedad”
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
América del Sur: zona de paz
Esteban Valenti Esteban Valenti
Barcelona el conflicto entre los recuerdos
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cuando los comportamientos de los médicos comprometen el contrato social
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Energía y celulosa: medias verdades, medias mentiras
Jorge Larrobla Jorge Larrobla
Brou- El conflicto inventado
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
De “ focas “, fachos y traidores
Daniel Feldman Daniel Feldman
Alejandro Rey, el personaje tras bambalinas en el Solís
Pablo Mieres Pablo Mieres
Nueve medidas por la transparencia y contra la corrupción
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
Clinton y Astori; ¿sin sex appeal, no hay nada..?
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Los hombres que produce el sistema penitenciario cubano
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Las sorpresas de ser orejano
Mauricio Toledo Mauricio Toledo
Obesidad y Depresión. Una buena manera de cuidar su salud afectiva es cuidar de su cuerpo.
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
“La esperanza es lo último que se pierde”
Andrea recomienda: a los amantes Andrea recomienda: a los amantes
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Omar Gil Omar Gil
Problemas abiertos: retos para la Matemática
Luis Fernández Luis Fernández
...¡Que viva España!!!
Joaquín Roy Joaquín Roy
¿En qué momento se jodió Catalunya?
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Angioplastia como placebo
Roberto Soria Roberto Soria
La imprescriptibilidad, asunto político
Héctor Musto Héctor Musto
Algunas cosas que viví con Daniel Viglietti
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cien años después
Nathan Novik Nathan Novik
Condiciones para superar el conflicto árabe israelí
Adriana Marrero Adriana Marrero
Palabras que sobran, palabras que faltan
David Malowany David Malowany
Para el israelí Yuval Noah Harari los derechos humanos son fruto de la imaginación colectiva
Carlos Visca Carlos Visca
El desarrollo de la industria naval como parte de la economía y defensa nacional
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Mario Barité
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
La confusión conceptual de Hoenir Sarthou
Dr. Charles Carrera Leal Dr. Charles Carrera Leal
Un circo de mentiras contra ASSE
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

La tecnología moderna y la posverdad

Luis C. Turiansky

30.07.2017

Una de las prioridades actuales en el campo de la robotización es el avance en materia de inteligencia artificial. Sorprendentemente, tiene que ver con la política. ¿Será que la inteligencia natural escasea?

Los científicos de la Universidad de Washington, Seattle, EE.UU., han anunciado que lograron construir un programa que permite intervenir en un video real alterando el sonido y el movimiento de los labios, con el fin de hacer decir al orador lo que no dijo (http://grail.cs.washington.edu/projects/AudioToObama/, citado por Le Monde, París, y comprobado por el que esto escribe el 29.7.2017). Al parecer, han utilizado para el experimento una intervención original pronunciada en el Salón Oval de la Casa Blanca por el ex presidente Barack Obama. Para evitar sanciones penales, el discurso resultante es también real, pero distinto del contenido en la versión grabada. Lo que no quita que el método pueda utilizarse para difundir un discurso totalmente fraguado y hasta comprometedor.

Estamos en plena eclosión de la "posverdad", en la que la veracidad de la información no cuenta, sino lo que importa es su repercusión. Así, en la "guerra informática" una de las armas frecuentemente utilizadas es la difusión de información falsa con el objeto de perjudicar al adversario. Muchos casos se han revelado últimamente, gracias también a la confrontación entre Estados Unidos y Rusia en este campo, puesto que la parte afectada no deja de denunciar que lo que afirma la otra parte es una flagrante mentira.

Como el público termina acostumbrándose a este intercambio de ataques mutuos, el eventual desmentido no tiene el mismo efecto que la propia mentira, toda vez que esta se haya difundido apropiadamente a través de los canales bajo dominación propia, que pueden ser decisivos en lo que se ha dado en llamar "la creación de la opinión pública".

Ahora resulta que la tecnología moderna está en condiciones de alterar un discurso, ya no solo a través de una traducción intencionadamente deformada o un título subjetivizado (precisamente los títulos son lo que el lector poco interesado se limita a leer), sino presentando una "grabación" falseada de principio al fin. Es de imaginar los escándalos que esto puede provocar y lo difícil que sería luego probar que las palabras aludidas no fueron nunca pronunciadas. Basta no pasarse de la raya y "hacer" un discurso posible, desde luego, no un engendro que, por exagerado, no sea creíble.

Naturalmente, los científicos que trabajaron en el proyecto son gente brillante y nada tienen que ver con el abuso que después se haga de su invención. La ciencia no es culpable ni de la bomba atómica, todo depende del uso que el sistema dominante haga de sus logros.

Por otra parte, la misma técnica también puede servir para "mejorar" la imagen de un político. Sería una especie de "posverdad positiva", como existe la "discriminación positiva". Por ejemplo, no pocos republicanos desearían que la expresión oral del presidente Donald Trump sea un poco más potable y más acorde con la línea del establishment, del que también ellos forman parte.

¿Se imaginan el día que el Sr. Presidente se dirija a la nación y los televidentes "vean", apenas unas fracciones de segundo demorada, una supuesta grabación "en vivo", que un programa "superinteligente" habría retocado de modo que se parezca más a lo que la élite, el partido o lo que sea, espera del mandatario?

En definitiva, ya sea por la positiva o por la negativa, es la democracia lo que está en  juego.

Luis C. Turiansky



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net