*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Rudich Pablo Rudich
A cien años de la gran transformación en Europa
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Francisco en los Andes: vuelan el Águila y el Cóndor
William Marino William Marino
¿El fin del dólar?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hyundai y la cultura del trabajo en el Uruguay
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Cataluña insensata
Pablo Mieres Pablo Mieres
No nos engañemos, se viene un año muy complicado
Luis Fernández Luis Fernández
¿Se puede elaborar una estrategia sin considerar al poder?
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
A 10 días del nuevo año: Quisiera ser creyente
Jaime Secco Jaime Secco
Entender la crisis del campo, cuatro claves para gente de asfalto
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Clara y pura discriminación
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Analizamos una salida al problema. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Roberto Savio Roberto Savio
Hay que regular el turismo antes que sea demasiado tarde
José Antonio Vera José Antonio Vera
Arsénico y cianuro
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La “revolución” no triunfó el primero de enero
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Un error de Sanguinetti acerca de los musulmanes y algunas consideraciones en torno a la laicidad y el Ejército
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
A la búsqueda del tren perdido
Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos
CIERRE DE AÑO
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seregni amigo
Mónica Xavier Mónica Xavier
Feliz 2018 para todas y todos
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Indulto humanitario en Perú como regalo de Nochebuena
Eduardo Contreras Eduardo Contreras
Saudades del 17
Roberto Cyjón Roberto Cyjón
TRUMP, por favor: “gracias por tu ayuda”
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Cristo era Gitano
Joaquín Roy Joaquín Roy
España: un castillo como nación
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Salir de la encrucijada
Ismael Blanco Ismael Blanco
Absolución y castigo
Carlos Visca Carlos Visca
Desguace tres. Se sigue por el mismo camino. ¿Hasta cuándo?
Adriana Marrero Adriana Marrero
Ecuador: la educación que legó Correa
Carlos Garramón Carlos Garramón
Cumbre de la OMC en Buenos Aires
David Malowany David Malowany
Nazismo y cristianismo
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Garantías
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El País reescribe la historia
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Salud alimentaria. ¿Derecho individual o segmento del mercado?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Jerusalén, la manzana de la discordia
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

La tecnología moderna y la posverdad

Luis C. Turiansky

30.07.2017

Una de las prioridades actuales en el campo de la robotización es el avance en materia de inteligencia artificial. Sorprendentemente, tiene que ver con la política. ¿Será que la inteligencia natural escasea?

Los científicos de la Universidad de Washington, Seattle, EE.UU., han anunciado que lograron construir un programa que permite intervenir en un video real alterando el sonido y el movimiento de los labios, con el fin de hacer decir al orador lo que no dijo (http://grail.cs.washington.edu/projects/AudioToObama/, citado por Le Monde, París, y comprobado por el que esto escribe el 29.7.2017). Al parecer, han utilizado para el experimento una intervención original pronunciada en el Salón Oval de la Casa Blanca por el ex presidente Barack Obama. Para evitar sanciones penales, el discurso resultante es también real, pero distinto del contenido en la versión grabada. Lo que no quita que el método pueda utilizarse para difundir un discurso totalmente fraguado y hasta comprometedor.

Estamos en plena eclosión de la "posverdad", en la que la veracidad de la información no cuenta, sino lo que importa es su repercusión. Así, en la "guerra informática" una de las armas frecuentemente utilizadas es la difusión de información falsa con el objeto de perjudicar al adversario. Muchos casos se han revelado últimamente, gracias también a la confrontación entre Estados Unidos y Rusia en este campo, puesto que la parte afectada no deja de denunciar que lo que afirma la otra parte es una flagrante mentira.

Como el público termina acostumbrándose a este intercambio de ataques mutuos, el eventual desmentido no tiene el mismo efecto que la propia mentira, toda vez que esta se haya difundido apropiadamente a través de los canales bajo dominación propia, que pueden ser decisivos en lo que se ha dado en llamar "la creación de la opinión pública".

Ahora resulta que la tecnología moderna está en condiciones de alterar un discurso, ya no solo a través de una traducción intencionadamente deformada o un título subjetivizado (precisamente los títulos son lo que el lector poco interesado se limita a leer), sino presentando una "grabación" falseada de principio al fin. Es de imaginar los escándalos que esto puede provocar y lo difícil que sería luego probar que las palabras aludidas no fueron nunca pronunciadas. Basta no pasarse de la raya y "hacer" un discurso posible, desde luego, no un engendro que, por exagerado, no sea creíble.

Naturalmente, los científicos que trabajaron en el proyecto son gente brillante y nada tienen que ver con el abuso que después se haga de su invención. La ciencia no es culpable ni de la bomba atómica, todo depende del uso que el sistema dominante haga de sus logros.

Por otra parte, la misma técnica también puede servir para "mejorar" la imagen de un político. Sería una especie de "posverdad positiva", como existe la "discriminación positiva". Por ejemplo, no pocos republicanos desearían que la expresión oral del presidente Donald Trump sea un poco más potable y más acorde con la línea del establishment, del que también ellos forman parte.

¿Se imaginan el día que el Sr. Presidente se dirija a la nación y los televidentes "vean", apenas unas fracciones de segundo demorada, una supuesta grabación "en vivo", que un programa "superinteligente" habría retocado de modo que se parezca más a lo que la élite, el partido o lo que sea, espera del mandatario?

En definitiva, ya sea por la positiva o por la negativa, es la democracia lo que está en  juego.

Luis C. Turiansky



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net