*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Rudich Pablo Rudich
A cien años de la gran transformación en Europa
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Francisco en los Andes: vuelan el Águila y el Cóndor
William Marino William Marino
¿El fin del dólar?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hyundai y la cultura del trabajo en el Uruguay
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Cataluña insensata
Pablo Mieres Pablo Mieres
No nos engañemos, se viene un año muy complicado
Luis Fernández Luis Fernández
¿Se puede elaborar una estrategia sin considerar al poder?
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
A 10 días del nuevo año: Quisiera ser creyente
Jaime Secco Jaime Secco
Entender la crisis del campo, cuatro claves para gente de asfalto
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Clara y pura discriminación
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Analizamos una salida al problema. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Roberto Savio Roberto Savio
Hay que regular el turismo antes que sea demasiado tarde
José Antonio Vera José Antonio Vera
Arsénico y cianuro
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La “revolución” no triunfó el primero de enero
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Un error de Sanguinetti acerca de los musulmanes y algunas consideraciones en torno a la laicidad y el Ejército
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
A la búsqueda del tren perdido
Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos
CIERRE DE AÑO
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seregni amigo
Mónica Xavier Mónica Xavier
Feliz 2018 para todas y todos
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Indulto humanitario en Perú como regalo de Nochebuena
Eduardo Contreras Eduardo Contreras
Saudades del 17
Roberto Cyjón Roberto Cyjón
TRUMP, por favor: “gracias por tu ayuda”
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Cristo era Gitano
Joaquín Roy Joaquín Roy
España: un castillo como nación
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Salir de la encrucijada
Ismael Blanco Ismael Blanco
Absolución y castigo
Carlos Visca Carlos Visca
Desguace tres. Se sigue por el mismo camino. ¿Hasta cuándo?
Adriana Marrero Adriana Marrero
Ecuador: la educación que legó Correa
Carlos Garramón Carlos Garramón
Cumbre de la OMC en Buenos Aires
David Malowany David Malowany
Nazismo y cristianismo
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Garantías
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El País reescribe la historia
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Salud alimentaria. ¿Derecho individual o segmento del mercado?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Jerusalén, la manzana de la discordia
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Julio Castro y el Día de los Desaparecidos

Juan Raúl Ferreira

01.07.2017

El 1o. de agosto es el día internacional de los Detenidos Desparecidos. Al día siguiente se cumplen 40 años de loa desaparición de Julio Castro. Desde el mismo crimen, que no tiene reparación imaginable, el caso de Julio Castro estaba destinado a ser emblemático. Casi leyenda, leyenda verdadera, cuanto mas pasaba el tiempo más verdadera.

Yo era un joven activista de derechos humanos en la WOLA (Washington Office on Latin America) cuando supe. Lejos de los hechos, pero no del paisaje que lo rodeaba, cuando unfamiliar el extinto Almirante Lebel me avisa. Yo sabía muy bien lo que hacía Castro. Su "delito" castigado con pena de muerte. La peor pena de muerte, la oculta, la no reconocida, la más cobarde.

Julio, junto al (entonces) CN Oscar Lebel, ayudaba a la gente a llegar a pedir exilio la Embajada de México. Ya no se podía legar y entrar. Fondo con fondo con la Embajada vivía el ex Senador Polla, que había talado su medianera. Aveces comíamos un asado y pasaba alguien corriendo y saltaba al jardín de la Embajada. Eso ya se había acabado. Era difícil llegar cerca a la Embajada, como nos había pasado a nosotros en el 76 con mi padre en Buenos Aires.

Julio y Oscar ayudaban al Embajador de Vicente Muñiz a identificar potenciales asilados que no lograban llegar a su residencia. Se confiaban con códigos, en lugares predeterminados y el Embajador llevaba al perseguido a su refugio. Ese fue su delito subversivo. Su papel en la vida pública (maestro, doctrinario de la enseñanza y ex Marcha, Federación Uruguaya de Magisterio, Asociación de la Prensa Uruguaya etc.) junto a  la movilización de su familia puso en alerta al mundo.

Había desde el inicio cosas muy raras. Por ejemplo había desaparecido él y su modesta camioneta Indio color amarilla. Rápidamente las autoridades niegan su detención . Luego informan que en fecha 1 de agosto de 1977 había viajado en el vuelo 159 de PLUNA con destino a Buenos Aires. ¿Y la Indio?. Con el tiempo se supo que ese vuelo nunca había salido por mal tiempo. Y un pasajero que llegó a abordar y le conocía negó su presencia en el frustrado vuelo. Pero antes de saber  eso y otras evidencias, con el Rev Joe Eldridge presentamos in voce la denuncia ante la Comisión Inter Americana de Derechos Humanos.

Esta, presidida por el Dr. Andrés Aguilar,  (forzando el principio de buena fe que se presume de los Estados miembros) nos cree.  Arriesgando su puesto, pide a la Argentina, sin hacer referencia al caso Castro la lista de pasajeros ingresados por Aeroparque y Castro no aparece. La coordinación del "Cóndor" aún era primitiva y nunca se imaginaron esa diligencia. Luego la enmienda fue peor que el soneto ya que al día siguiente las autoridades argentinas mandaron decir que se habían olvidado de un nombre: el de Julio Castro. Con esta situación la CIDHH (la Corte aún no existía) declaró en la VII AG de la OEA a Julio Castro como el primer desaparecido en América Latina reconocido como tal por  la comunidad internacional.

Pasaron muchos años. Durante el Gobierno del Dr. Jorge Battle se crea la Comisión de la Paz (9 de agosto de 2000). Amparado en el secreto de la misma un militar declara que fue detenido ese día a las 19 de la mañana y sometido a apremios físicos y que desconociendo su condición de cardíaco no le dieron medicamento. La Comisión concluye en forma genérica "se trata de muertes como consecuencia de apremios físicos o de los tratamientos o de las condiciones de reclusión que existían."  (sic) Y punto. La familia recorrió un largo camino judicial para que se esclarecieran datos que la Comisión reparó, dónde murió, dónde estaban sus restos. Una verdadera odisea.

Los trabajos arqueológicos permiten un nuevo punto de partida. Se reabre el caso. No se le ampara en la Ley de Caducidad. El Viernes 21 de octubre sus restos fueron encontrados, muerto de un balazo, en excavaciones realizadas el Batallón de Infantería Paracaidista Nº14 , su segundo lugar de entierro.

Creo que esto demuestra que por más buena voluntad que pueda haber habido, la Justicia y solo la Justicia puede aclarar los crímenes. La Comisión contribuyó sin quererlo a años de engaño sobre su verdadera suerte.

El próximo Martes 1  a las 17 y 30 en la esquina donde fue secuestrado, (Rivera y Llambí)  habrá un acto recordatorio donde, entre otros hará uso de la palabra, la Directoria de la INDDHH, quien fuera la Fiscal que reabriera el caso en su momento. Vueltas de la vida, Mirtha, Pablo Méndez, autor de uno de los mejores libros de la zaga. Con los años, ¿quién hubiera dicho? los tres nos encontramos en la INDDHH.

40 años de muerto. De los cuales 34 estuvo desparecido. Muchas familias siguen buscando sus seres queridos. En muchos países de América Latina HOY siguen usando la práctica de la desaparición, por lo menos con complicidad del Estado.

En esa lucha que sigue, que nos acompañe. Como alguien puso en mis Redes, recordar siempre "Al Maestro con Cariño.

 

Dr. Juan Raúl Ferreira



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net