*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Argentina ¿Todos ganadores?
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Percepción de beneficios y daños del despistaje del cáncer de mama mediante la mamografía
Mónica Xavier Mónica Xavier
Uruguay aún tiene medio millón de proscriptos
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien.?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Diferentes formas de gobernar sin mayoría parlamentaria
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Jaime Secco Jaime Secco
¿Otra vez Sendic y Venezuela?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Tan cerca del socialilsmo como de la barbarie. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
Cada comienzo, es una esperanza, un nacimiento, o más bien, un renacer
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
William Marino William Marino
Hiroshima la Barbarie humana
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Valores, no impulsos. Aunque cueste.
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Julio Castro y el Día de los Desaparecidos
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
Venezuela: una “Constituyente” para el partido único
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Julio Castro y el Día de los Desaparecidos

Juan Raúl Ferreira

01.07.2017

El 1o. de agosto es el día internacional de los Detenidos Desparecidos. Al día siguiente se cumplen 40 años de loa desaparición de Julio Castro. Desde el mismo crimen, que no tiene reparación imaginable, el caso de Julio Castro estaba destinado a ser emblemático. Casi leyenda, leyenda verdadera, cuanto mas pasaba el tiempo más verdadera.

Yo era un joven activista de derechos humanos en la WOLA (Washington Office on Latin America) cuando supe. Lejos de los hechos, pero no del paisaje que lo rodeaba, cuando unfamiliar el extinto Almirante Lebel me avisa. Yo sabía muy bien lo que hacía Castro. Su "delito" castigado con pena de muerte. La peor pena de muerte, la oculta, la no reconocida, la más cobarde.

Julio, junto al (entonces) CN Oscar Lebel, ayudaba a la gente a llegar a pedir exilio la Embajada de México. Ya no se podía legar y entrar. Fondo con fondo con la Embajada vivía el ex Senador Polla, que había talado su medianera. Aveces comíamos un asado y pasaba alguien corriendo y saltaba al jardín de la Embajada. Eso ya se había acabado. Era difícil llegar cerca a la Embajada, como nos había pasado a nosotros en el 76 con mi padre en Buenos Aires.

Julio y Oscar ayudaban al Embajador de Vicente Muñiz a identificar potenciales asilados que no lograban llegar a su residencia. Se confiaban con códigos, en lugares predeterminados y el Embajador llevaba al perseguido a su refugio. Ese fue su delito subversivo. Su papel en la vida pública (maestro, doctrinario de la enseñanza y ex Marcha, Federación Uruguaya de Magisterio, Asociación de la Prensa Uruguaya etc.) junto a  la movilización de su familia puso en alerta al mundo.

Había desde el inicio cosas muy raras. Por ejemplo había desaparecido él y su modesta camioneta Indio color amarilla. Rápidamente las autoridades niegan su detención . Luego informan que en fecha 1 de agosto de 1977 había viajado en el vuelo 159 de PLUNA con destino a Buenos Aires. ¿Y la Indio?. Con el tiempo se supo que ese vuelo nunca había salido por mal tiempo. Y un pasajero que llegó a abordar y le conocía negó su presencia en el frustrado vuelo. Pero antes de saber  eso y otras evidencias, con el Rev Joe Eldridge presentamos in voce la denuncia ante la Comisión Inter Americana de Derechos Humanos.

Esta, presidida por el Dr. Andrés Aguilar,  (forzando el principio de buena fe que se presume de los Estados miembros) nos cree.  Arriesgando su puesto, pide a la Argentina, sin hacer referencia al caso Castro la lista de pasajeros ingresados por Aeroparque y Castro no aparece. La coordinación del "Cóndor" aún era primitiva y nunca se imaginaron esa diligencia. Luego la enmienda fue peor que el soneto ya que al día siguiente las autoridades argentinas mandaron decir que se habían olvidado de un nombre: el de Julio Castro. Con esta situación la CIDHH (la Corte aún no existía) declaró en la VII AG de la OEA a Julio Castro como el primer desaparecido en América Latina reconocido como tal por  la comunidad internacional.

Pasaron muchos años. Durante el Gobierno del Dr. Jorge Battle se crea la Comisión de la Paz (9 de agosto de 2000). Amparado en el secreto de la misma un militar declara que fue detenido ese día a las 19 de la mañana y sometido a apremios físicos y que desconociendo su condición de cardíaco no le dieron medicamento. La Comisión concluye en forma genérica "se trata de muertes como consecuencia de apremios físicos o de los tratamientos o de las condiciones de reclusión que existían."  (sic) Y punto. La familia recorrió un largo camino judicial para que se esclarecieran datos que la Comisión reparó, dónde murió, dónde estaban sus restos. Una verdadera odisea.

Los trabajos arqueológicos permiten un nuevo punto de partida. Se reabre el caso. No se le ampara en la Ley de Caducidad. El Viernes 21 de octubre sus restos fueron encontrados, muerto de un balazo, en excavaciones realizadas el Batallón de Infantería Paracaidista Nº14 , su segundo lugar de entierro.

Creo que esto demuestra que por más buena voluntad que pueda haber habido, la Justicia y solo la Justicia puede aclarar los crímenes. La Comisión contribuyó sin quererlo a años de engaño sobre su verdadera suerte.

El próximo Martes 1  a las 17 y 30 en la esquina donde fue secuestrado, (Rivera y Llambí)  habrá un acto recordatorio donde, entre otros hará uso de la palabra, la Directoria de la INDDHH, quien fuera la Fiscal que reabriera el caso en su momento. Vueltas de la vida, Mirtha, Pablo Méndez, autor de uno de los mejores libros de la zaga. Con los años, ¿quién hubiera dicho? los tres nos encontramos en la INDDHH.

40 años de muerto. De los cuales 34 estuvo desparecido. Muchas familias siguen buscando sus seres queridos. En muchos países de América Latina HOY siguen usando la práctica de la desaparición, por lo menos con complicidad del Estado.

En esa lucha que sigue, que nos acompañe. Como alguien puso en mis Redes, recordar siempre "Al Maestro con Cariño.

 

Dr. Juan Raúl Ferreira



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net