*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Argentina ¿Todos ganadores?
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Percepción de beneficios y daños del despistaje del cáncer de mama mediante la mamografía
Mónica Xavier Mónica Xavier
Uruguay aún tiene medio millón de proscriptos
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien…?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Diferentes formas de gobernar sin mayoría parlamentaria
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Jaime Secco Jaime Secco
¿Otra vez Sendic y Venezuela?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Tan cerca del socialilsmo como de la barbarie. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
Cada comienzo, es una esperanza, un nacimiento, o más bien, un renacer
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
William Marino William Marino
Hiroshima la Barbarie humana
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Valores, no impulsos. Aunque cueste.
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Julio Castro y el Día de los Desaparecidos
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
Venezuela: una “Constituyente” para el partido único
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido José Ignacio Hernández

La fraudulenta propuesta del referendo aprobatorio de la “nueva” constitución

José Ignacio Hernández

03.08.2017

El pasado 1 de junio el Gobierno Nacional declaró su intención de proponer que la nueva Constitución aprobada por la “constituyente” sea sometida a “referendo aprobatorio”. El 5 de junio, el así llamado “Comando Zamora 200” solicitó al Consejo Nacional Electoral modificar las bases comiciales, a fin de “exhortar” a la “asamblea nacional constituyente” a que someta a referendo el texto que se apruebe.

¿Esto cambia algo?

La respuesta es negativa. No solo este cambio no modifica en nada la propuesta, sino que además, es un cambio engañoso y por tanto fraudulento.

Una consulta popular que no está en la Constitución

Antes de explicar este punto, conviene aclarar que el proceso constituyente pasa por dos consultas populares: una previa, para que el pueblo decida si convoca o no a una constituyente, y otra posterior, para someter a aprobación la nueva Constitución.

Ya sabemos que el Gobierno ignoró la primera. Lo que ahora está prometiendo es que sí se hará la segunda consulta, o sea, que la Constitución que apruebe la "constituyente ciudadana" sí sería sometida a referendo.

Este anuncio del Gobierno es peculiar, pues la Constitución de 1999 nada dice sobre la necesidad de someter a referendo aprobatorio la Constitución aprobada por la asamblea nacional constituyente. Este silencio no es casual. Durante los debates de la constituyente de 1999, Elías Jaua opinó que la Constitución no podía limitar al poder constituyente, con lo cual, solo el poder constituyente podía decidir si la nueva Constitución sería aprobada en referendo.

Esto no significa, aclaro, que exista una prohibición de someter a consulta la Constitución aprobada por la asamblea nacional constituyente. Lo que quiero decir es que solo esta puede tomar la decisión de hacer esa consulta posterior, sin que el Gobierno pueda prometer u ofrecer nada en nombre de la misma, ni siquiera, modificando las bases comiciales.

Un exhorto inútil

Además, cuando leemos con atención las declaraciones del llamado "Comando Zamora 200", podemos notar que la modificación de las bases se limita a "exhortar" a la "constituyente ciudadana" a someter a referendo la nueva Constitución.

¿Esto qué significa? Que la modificación de las bases solo consiste en una "sugerencia" o "recomendación" a la "constituyente ciudadana" para que ésta decida si debe o no someter a referendo la nueva Constitución. No solo estamos ante una modificación engañosa, sino además inútil, ya que en nada modifica la situación actual: será la "constituyente ciudadana" quien decidirá si la nueva Constitución será aprobada en referendo.

Una consulta inconstitucional

Además, mal podría someterse a referendo popular la aprobación de un texto en fraude a la Constitución de 1999. En efecto, cualquier acto que dicte la fraudulenta asamblea nacional constituyente será tan ilegítimo como la propia constituyente. De aprobarse una nueva Constitución, en realidad, estaremos ante un acto que pretende modificar la Constitución por mecanismos no previstos en ella.

Por ello, es engañoso prometer que se hará una consulta sobre una Constitución que, en caso de que se dicte, será parte del procedimiento constituyente ilegítimo orientado a derogar, por la fuerza, la Constitución de 1999.

Una consulta que puede tardar

La modificación de las bases comiciales es engañosa, además, pues omite reconocer que lo último que hará la ilegítima constituyente ciudadana es aprobar una nueva Constitución. En realidad, con esta propuesta, el Gobierno Nacional solo pretende consolidar el golpe de Estado concentrando todas las funciones del Estado. Un objetivo que podrá lograr apenas se instale la nueva asamblea, que como "poder originario", adoptará cualquier decisión, incluyendo la remoción de la Fiscal General de la República, como ya se ha adelantado.

El verdadero objetivo del Gobierno Nacional no es dictar una nueva Constitución sino consolidar el golpe de Estado a través de la ilegítima constituyente. Bajo este panorama, ofrecer que la nueva Constitución que se dicte será sometida a referendo es engañoso y fraudulento: para cuando la nueva Constitución sea dictada, ya la propia "constituyente ciudadana" habrá cambiado las reglas de forma tal de hacer irrelevante tal consulta democrática.

Una consulta contradictoria

Cabe la última crítica, que es más bien una pregunta: ¿por qué el Gobierno "promete" hacer una consulta sobre la nueva Constitución, pero obvia la consulta al pueblo para decidir sobre la convocatoria de la constituyente? La respuesta es clara: el verdadero propósito de esta "constituyente" es secuestrar la soberanía popular, lo que el Gobierno pretende hacer usurpando el ejercicio del poder constituyente que reside solo en el pueblo. Por ello, lo que se promete es que al final de ese proceso, cuando se dicte la nueva Constitución (si es que en algún momento se dicta), la asamblea constituyente decidirá si somete o no a referendo la nueva Constitución.

Lo único que razonablemente cabe esperar es que esa asamblea, que nació usurpando la soberanía popular, mantenga esa usurpación y falsee cualquier consulta verdaderamente democrática. Tanto más cuando la "constituyente ciudadana" se basa en el Estado Comunal, dentro del cual la participación ciudadana es limitada y condicionada.

Una (posible) respuesta a la Fiscal que es un nuevo fraude

La promesa de "exhortar" a la "constituyente ciudadana" a que someta a referendo la nueva Constitución, fue realizada en el mismo momento en que la Fiscal General de la República concluyó -acertadamente- que la convocatoria a la constituyente obviando la consulta popular, y la sentencia de la Sala Constitucional N° 378 de la Sala Constitucional, vulneran los principios de la democracia constitucional.

Por ello, es razonable concluir que con tal promesa, el Gobierno Nacional intentó salirle al paso a la Fiscal y demostrar que la "constituyente ciudadana" sí es democrática, pues la nueva Constitución será sometida a referendo.

Sin embargo, disimular una constituyente que usurpa la soberanía popular con engañosas promesas de consultas electorales futuras es un vano intento. Ya nadie ignora que el lobo tiene piel de oveja.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net