*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Argentina ¿Todos ganadores?
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Percepción de beneficios y daños del despistaje del cáncer de mama mediante la mamografía
Mónica Xavier Mónica Xavier
Uruguay aún tiene medio millón de proscriptos
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Elegir sabiamente respecto a su salud
Dr. Federico Arregui* Dr. Federico Arregui*
¿Quién es quien.?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Diferentes formas de gobernar sin mayoría parlamentaria
Luis Fernández Luis Fernández
De la interna... y no tanto
Jaime Secco Jaime Secco
¿Otra vez Sendic y Venezuela?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Tan cerca del socialilsmo como de la barbarie. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
Cada comienzo, es una esperanza, un nacimiento, o más bien, un renacer
Pablo Urreta Pablo Urreta
Alianza para el retroceso
William Marino William Marino
Hiroshima la Barbarie humana
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Víctor Cunha
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
La revolución que cambiará la agropecuaria nacional
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“A mí me pasa lo mismo que a usted” Respondiendo a Emiliano Cotelo.
Adriana Santos Melgarejo Adriana Santos Melgarejo
Montevideo fue un madrigal
Carlos Garramón Carlos Garramón
La fuga autoritaria de Maduro
Jorge Braun Jorge Braun
De Sendic, comunistas, picenetistas, mpepistas y otras yerbas
Héctor Musto Héctor Musto
Barranca abajo
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Valores, no impulsos. Aunque cueste.
José W. Legaspi José W. Legaspi
Para seguir cambiando sin cambiar nada
Gustavo Salinas Gustavo Salinas
Al rojo vivo: la resistencia a antihelmínticos en el ganado
Felipe Michelini Felipe Michelini
Día de la Justicia Internacional: ¡tercamente optimistas!
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Julio Castro y el Día de los Desaparecidos
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
La tecnología moderna y la posverdad
Joaquín Roy Joaquín Roy
El referéndum catalán
Hoenir Sarthou Hoenir Sarthou
El Sexo en la Escuela
Martin Papich Martin Papich
Cuando la palabra "oportunidad" se llena de contenido-audiovisual
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
URUGUAY: La otra cara de la malnutrición:aumenta la obesidad
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
Venezuela hacia un domingo trágico
Roberto Savio Roberto Savio
La decadencia de la democracia pasa desapercibida
Manuel Gonzalez Lago Manuel Gonzalez Lago
Como se explica el precio de los nuevos medicamentos: una visión crítica
Jaime Igorra Jaime Igorra
El puerto de Montevideo. Bahía de conflictos, muelles de esperanza
Rafael Guarga Rafael Guarga
2017, centenario del nacimiento del Ing. Eladio Dieste
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un video recorre las redes
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo latinoamericano. Emblemática justicia peruana
Gerardo Rey Gerardo Rey
Sin perder la línea
Maria Laura Bulanti Maria Laura Bulanti
Italia: historia de un doble discurso.
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Generación “Peter Pan”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Inclusión financiera versus bancarización forzosa (el problema de las palabras)
David Malowany David Malowany
El exterminio como política pública
Adriana Marrero Adriana Marrero
¿Renta básica ya, acá?
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
Venezuela: una “Constituyente” para el partido único
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas

La fuga autoritaria de Maduro

Carlos Garramón

04.08.2017

Una fuga hacia el autoritarismo sangriento pero a la fecha eficaz. Hoy un poder plenipotenciario ilegal e ilegítimo gobierna Venezuela. Esperemos que la gloriosa oposición del pueblo venezolano, las luchas de poder al interior del Régimen y la presión internacional, acoten su existencia.

Un sangriento proceso de represión y violencia derivó el último domingo en la elección de los delegados, previamente digitados, de la Asamblea Constituyente. Según el Régimen acudieron a las urnas ocho millones de personas, o sea el 41.5% de los habilitados Hoy se conoce que la empresa encargada de proveer la tecnología para el conteo de votos denunció que el Régimen manipuló los datos. Según SmartMatic "la información fue manipulada agregando al menos un millón de votos al resultado real". Trascendió además que el Consejo Nacional Electoral y la oposición estimaron que los votos no superaron los cuatro millones. No es relevante, fue obvio que votó menos gente que los 7.5 millones de venezolanos que acudieron a los escasos centros de votación donde, a pesar de la brutal intimidación ejercida por el Régimen, particularmente por Maduro, dejaron depositado su rechazo al proceso constituyente.

El Gobierno bolivariano insiste en calificar la nueva Asamblea Constituyente, convocada y escogida bajo su auspicio, sin mediar consulta ciudadana alguna, tal como lo exige la actual Constitución, como "originaria" y "plenipotenciaria". Maduro, quien asegura que pondrá su cargo a disposición del nuevo cuerpo, proclama que todos los poderes del Estado deben someterse y quedar sujetos a cualquier decisión de la Asamblea Constituyente.

La misión declarada de la Asamblea Nacional Constituyente es la de redactar una nueva Constitución que reemplace a la promovida por Hugo Chávez en 1999, la cual no era funcional al Régimen para el ejercicio de sus ambiciones antidemocráticas. Despojada de una agenda que debería haber sido previamente refrendada por la ciudadanía, junto a la voluntad de su convocatoria, la Constituyente -durante el tiempo que decida sesionar- tiene potestad para transformar el Estado y crear un nuevo ordenamiento jurídico, pudiendo reformar los códigos Penal y Civil, la Ley Laboral, las normas electorales y la legislación referida a la Administración Pública. La Asamblea no tiene un tiempo prefijado para sesionar, lo que significa que puede permanecer actuando por todo el tiempo que juzgue necesario. Esta pasa a ser el poder soberano y plenipotenciario mientras se autodesigne en funciones.

Instalada la Constituyente se diluyen las instituciones democráticas, incluyendo la anulación de la Asamblea Nacional cuya composición  fue el resultado de la voluntad popular libremente expresada en las últimas elecciones democráticas que tuvo Venezuela. No solo el Parlamento, la República queda sumergida bajo ese gran manto de poder surgido de la ilegalidad e ilegitimidad con que la Asamblea fue convocada y constituida.

Habiendo cumplido con el objetivo de conformar un espacio de poder plenipotenciario, el Régimen inicia el ejercicio de una indisimulada dictadura: detiene a los dos opositores venezolanos de mayor significancia opositora: Leopoldo López y Antonio Ledezma. El Tribunal Supremo de Justicia alega que ambos planeaban fugarse. Sin embargo, no presentó ninguna evidencia de esa acusación y se remitió a una supuesta información confidencial obtenida de los servicios de inteligencia.

Con esta brutal arbitrariedad, Maduro está enviando un mensaje aterrador a toda la población venezolana: la disidencia no será tolerada. No solo no habrá diálogo entre el Gobierno dictatorial y la oposición, sino que quien discrepe con las decisiones impartidas por La Constituyente terminará en prisión. Situaciones muy aproximadas a las que han vivido muchos países de América Latina. Pero en aquellos casos nadie dudo en calificar al régimen de dictadura.

Con la prisión de estos dos líderes opositores la presión internacional se ha acrecentado, aunque por la tibieza de algunas posiciones, o sencillamente por la complicidad de otras, se ha perdido un valioso tiempo para oponerse a la consolidación del esquema de poder diseñado por el Régimen.

Si bien Maduro concibió la Constituyente como un factor de cohesión para su propia base, es muy posible que logre lo contrario. En el seno de la Asamblea están representadas varias corrientes del Chavismo. Se abre una nueva disputa para el control de la Asamblea que, como hemos descrito, es el poder máximo en Venezuela. Uno de los más claros aspirantes al control de ese poder es Diosdado Cabello y el sector del ejército que lo obedece.

Quizás sea una aspiración optimista, pero a medida que el golpe se consolida, el Régimen se debilita. La presión internacional se expande y unifica; la oposición interna se radicaliza; y la lucha interna, ahora concentrada en la Constituyente, se profundiza. Me preocupa el rol que puedan jugar gobiernos que tienen grandes intereses en Venezuela, como Rusia y China. El primero por los créditos otorgados a la planta de refinería que tiene PDVSA en EEUU; el segundo por los intereses que despierta el país con mayores reservas de petróleo del mundo y riquezas minerales inexploradas.

Carlos Garramón. PHD(C) en Economía Agraria de la Universidad de California, Campus Berkeley. Master en Economía Agraria de la Universidad Católica de Chile, Ingeniero Agrónomo de la Universidad de la República Oriental del Uruguay, Funcionario y consultor en OEA, ONU, FAO, FIDA, BID y Banco Mundial.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net