*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El Frente Amplio debe irse del Foro de San Pablo
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Lo que importa es lo de adentro
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Amigos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El Decreto mordaza sobre el agua y su escudero (Respuesta al colega Balseiro)
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
La ley de nacionalidad de Israel: reacciones y exageraciones
William Marino William Marino
En serio o en broma
Roberto Savio Roberto Savio
Inmigración: muchos mitos y escasa realidad
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
En el 70 aniversario del Estado de Israel: la larga marcha a constituirse en un estado fascista y del apartheid
E. Canon-F. López D’Alesandro E. Canon-F. López D’Alesandro
Democracia, propuestas y el verdadero cambio
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
La jura de la Constitución
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Moneda para ricos, moneda para pobres. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Para qué sirve?
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Imaginación kafkiana, de la pesca a UPM
Lic. Sebastian Hagobian López Lic. Sebastian Hagobian López
El México progresista y su ventana de oportunidad para Uruguay
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Candidatos en el Frente Amplio
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Situaciones estresantes como desencadenantes de enfermedades
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Por qué Montevideo?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Fracaso en el corazón del gobierno de izquierda: la integración social
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Casavalle y la izquierda
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Tarda, pero (finalmente) llega...
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Ineludible agenda de derechos para el próximo quinquenio
Carlos Visca Carlos Visca
Doctrina Naval, otras reflexiones
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
“Reconocer el fracaso”… No es Deportivamente Correcto
Juan Santini Juan Santini
Martìn Aguirre
Michael Añasco Michael Añasco
Los macacos huyen de Gibraltar
Carlos Garramón Carlos Garramón
Estados Unidos le declaró la guerra a China
Felipe Michelini Felipe Michelini
Las víctimas y el Estatuto de Roma
Hugo Naya Hugo Naya
El genoma humano y la gallina de los huevos de oro
Andrea recomienda: a la uruguaya Andrea recomienda: a la uruguaya
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Mónica Xavier Mónica Xavier
45 años del golpe del 73
Charles Carrera Charles Carrera
A cuarenta y cinco años del Golpe de Estado de 1973: ¡Nunca más terrorismo de Estado en el Uruguay!
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Las UMAP (Unidades Militares de Apoyo a la Producción) o el miedo a decir la verdad
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El ser o no ser de Lionel Messi
Ismael Blanco Ismael Blanco
La revolución perdida
Roberto Savio Roberto Savio
Trump está aquí para quedarse y cambiar el mundo
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Secciones | Reportajes a la Realidad
imagen del contenido Blas Jaime, el último chaná, habla una lengua que se creía extinguida hace un siglo
Foto: El País de Madrid

DOCUMENTAL

Blas Jaime, el último chaná, habla una lengua que se creía extinguida hace un siglo

10.08.2017

BUENOS AIRES (Uypress)- El documental Lantéc chaná rescata la memoria de un grupo étnico que vivió en el litoral argentino a través del testimonio de Blas Jaime, según consigna El País de Madrid.

 

El argentino Blas Jaime atesora en su cabeza un idioma indígena que se consideró extinguido durante más de 100 años, el chaná. Se lo enseñó su madre, quien lo había aprendido de su abuela, que a su vez lo heredó de la bisabuela, en una cadena de transmisión oral secreta que se remonta a siglos atrás, cuando comenzaron a ser perseguidos por los colonizadores españoles y evangelizados a la fuerza, en las orillas del río Uruguay.

"Los nombres aborígenes fueron prohibidos (...) Y a las niñas que hablaban chaná les cortaban la punta de la lengua", recuerda Jaime en el documental Lantéc chaná, filmado por la directora argentina Marina Zeising.

Este ex predicador mormón de 71 años no enseñó el idioma a su hija y renegó de él durante décadas. Su vida cambió cuando en una conversación casual mencionó que hablaba chaná y la noticia llegó a oídos del investigador Pedro Viegas Barros. "Los chanás no existen", fue la primera respuesta de Viegas. Escéptico, se trasladó de Buenos Aires a Paraná para verle. Y allí comprobó que el vocabulario que Jaime había retenido durante noches de enseñanza materna correspondía con el único testimonio escrito de la lengua de su etnia, el Compendio del idioma de la nación chaná, escrito por Dámaso Larrañaga en 1823 a partir de entrevistas a ancianos de esta tribu, que durante siglos vivió de la pesca y de lo que le proveían los ríos.

"Timú" le dice el chaná al hijo. "Atá" es el agua, "ata má" es el río, y "vanatí ata ma" los hijos del río, los arroyos. "Beada" -la palabra favorita de Jaime- significa madre y "beada á", la Tierra. El árbol es el hijo de la Tierra, "vanatí beada", y sus ramas se denominan "palá".

Viegas escuchó esas palabras de Jaime por primera vez en 2005. Desde ese momento, ambos se embarcaron en una odisea para reconstruir la lengua y la cultura chaná e intentar que no desaparezca. En 2010 el idioma fue incluido en el Atlas de lenguas del mundo en peligro de la Unesco y en 2014 publicaron el primer Diccionario Chaná-Español Español-Chaná. La cinta de Zeising es un nuevo testimonio de la recuperación de la memoria de uno de los pueblos indígenas que habitaron el extremo sur del continente americano.

"El día que (mi hija) Evangelina se haga cargo de transmitir el chaná, yo preferiría volver a la Iglesia", dice Jaime a EL PAÍS tras la proyección del documental, recién estrenado en Argentina. Entrecierra sus ojos oscuros, se apoya en su bastón y en voz baja lamenta no haberle enseñado la lengua de niña. Cuando más tarde quiso hacerlo, su hija se negó. "Me dijo que no quería ser india, que la iban a maltratar e insultar", recuerda. El sentimiento es común en numerosos descendientes de indígenas en Argentina, un país que no reconoció los derechos de los pueblos originarios hasta 1994. Evangelina cambió de opinión al ser madre. Comenzó a estudiar chaná y ahora ayuda a su padre a dar clases a alumnos que quieren aprenderlo.

A Jaime le gustaría que además de conocer su lengua, los argentinos adoptasen algunos de los valores de sus antepasados. "El principal es el respeto a la mujer", subraya, al recordar que el pueblo chaná era un matriarcado, en el que eran las mujeres las responsables de impartir justicia y de transmitir la cultura de madres a hijas. "También el respeto a los niños y a la madre naturaleza. Los chanás creemos que es un ser vivo y que su sangre son los ríos y los arroyos", continúa. La difusión de un pedazo de la historia de Argentina le ha quitado soledad a los últimos años de su vida y le emociona hasta las lágrimas la esperanza de que su lengua le sobreviva.

jwl



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net