*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Roberto Savio Roberto Savio
Un grito de alarma para Europa.
Esteban Valenti Esteban Valenti
La Revolución de Octubre y la lectura rusa de Marx
Pablo Mieres Pablo Mieres
Shock de transparencia y control
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El caso Trías
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cuba: si no hay dinero se paga con sangre
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Causalidad, casualidad, y embarazo adolescente
William Marino William Marino
Propaganda y comunicaciòn
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
La lección de Venezuela. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Raúl Maneyro Raúl Maneyro
El puente entre dos mundos en riesgo de caer: los anfibios en peligro
Jaime Secco Jaime Secco
ASSE precisa reingeniarse
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
Hoenir Sarthou y la democracia pintada
Jorge Braun Jorge Braun
La disciplina partidaria y la corporación política
David Malowany David Malowany
El conflicto entre lo real y lo ideal
Carlos Garramón Carlos Garramón
Trump avanza contra el multilateralismo.
Claudio Riccardi Claudio Riccardi
España - Cataluña 0-0
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La ética, la transparencia y la altura de la vara
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Nazis uruguayos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Conversando con Enrique Bentancor
Ismael Blanco Ismael Blanco
Los pies desnudos y los combatientes uruguayos de el Che
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cara a cara frente a la “la mentira”
Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser
El cambio climático amenaza a ricos y pobres por igual
Zózima González Zózima González
Embarazo adolescente: compromiso educativo y social
Luis Fernández Luis Fernández
Volvió la teoría...
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Más educación=menos enfermedad coronaria
Pablo Urreta Pablo Urreta
Juguemos a si tu fueras
Fernando Schmidt Fernando Schmidt
Palabras de Fernando Schmidt en la presentación del 'El clavo en el sillón'
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Paren las rotativas…! ¡Ultimo momento!
Roberto Soria Roberto Soria
¿Hacia una la ‘’inmobiliaria judicial’’?
Mònica Xavier Mònica Xavier
La política no debe convivir con la opacidad
Federico Arregui Federico Arregui
Luis Lacalle Pou
Lic. Sebastián Hagobian López* Lic. Sebastián Hagobian López*
El primer año de la presidencia de Javier Miranda en el FA ¿Cómo debemos ver el vaso?, ¿medio lleno o medio vacío?
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Tiempo de Renovación
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roberto Cataldo, el guardián del libro
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Internacionales
imagen del contenido Donald Trump y Kim Jong-Un deben apostar por la vía diplomática
Crédito: CTBTO

IPS

Donald Trump y Kim Jong-Un deben apostar por la vía diplomática

12.08.2017

WASHINGTON (IPS/Daryl G. Kimball/Uypress)- Seis meses después de la asunción de Donald Trump, la guerra de palabras y de amenazas nucleares entre Estados Unidos y Corea del Norte escalaron hasta un punto en que parece más difícil que nunca lograr una resolución pacífica a la crisis.

 

Los dos gobernantes deben ponerse a trabajar de inmediato para distender la situación y mandatar a sus representantes para que mantengan una conversación adulta y aflojar las tensiones.

El gobernante norcoreano Kim Jong-un juró el 1 de enero "seguir desarrollando" las fuerzas nucleares de su país "mientras Estados Unidos y sus fuerzas vasallas mantengan sus amenazas nucleares y su extorsión".

Kim también alertó de que su país se preparaba para probar un prototipo de misil balístico intercontinental. Y a los dos días, Trump no se aguantó de lanzar "una línea roja" en Twitter: "No va a pasar".

Pyongyang respondió a los ejercicios militares y a las declaraciones de Estados Unidos en su vecindario con su propia, y más beligerante, retórica.

Después de que la prensa informó de que un portaaviones avanzaba hacia la península coreana, el vicembajador norcoreano en la ONU alertó el 17 de abril que "una guerra termonuclear puede estallar en cualquier momento" y que su país "está pronto para reaccionar a cualquier modalidad de guerra de Estados Unidos".

Tras una revisión de varias agencias, Trump y su equipo anunciaron una política de "máxima presión e involucramiento" para que Corea del Norte abandone sus ambiciones nucleares y su programa de misiles balísticos.

Hasta ahora, el enfoque ha sido de pura "presión" y de "ningún involucramiento", con funcionarios de Estados Unidos exhortando a Corea del Norte a que acceda a tomar medidas concretas para demostrar su compromiso con la desnuclearización de la península coreana.

En respuesta, Pyongyang aceleró el ritmo de sus ensayos balísticos, incluso realizando en julio pruebas de vuelo de misiles balísticos.

El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) adoptó por unanimidad el 5 de este mes las sanciones más duras que se le hayan impuesto hasta ahora a Corea del Norte.

Y tres días después, la Agencia Central de Noticias norcoreana alertó de que ese país movilizaría todos sus recursos para tomar "medidas físicas" en represalia y como respuesta a las acciones del foro mundial.

Por su parte, Trump declaró el martes 8: "Mejor que Corea del Norte no lance más amenazas a Estados Unidos. Se encontrarán con un fuego y una furia nunca vistos en el mundo".

El intento de Trump de desempeñar el papel del "loco" nuclear es peligroso, insensato y contraproducente, así como las frecuentes amenazas hiperbólicas de Corea del Norte contra Estados Unidos.

La última declaración de Trump es una evidente amenaza nuclear que no logrará que Kim cambié de rumbo.

De hecho, las reiteradas amenazas de las fuerzas militares de Estados Unidos no hacen más que darle credibilidad a la propaganda norcoreana, que sostiene que las armas nucleares son necesarias para disuadir una agresión estadounidense, y podrían llevar a Kim a tratar de acelerar su programa nuclear.

Eso no debería llamar la atención. Desde el inicio de la era nuclear, la "diplomacia atómica" fracasó sistemáticamente en mostrar resultados.

La historia muestra que las amenazas nucleares de Estados Unidos durante la guerra de Corea, y luego contra China y la Unión Soviética, así como la estrategia del "loco" del presidente Richard Nixon (1969-1974) contra Vietnam, no lograron doblegar a sus adversarios.

En lo que respecta particularmente a Corea del Norte, la amenaza de acción militar preventiva no es creíble, en gran parte porque los riesgos son extremadamente altos.

Corea del Norte tiene la capacidad de devastar la metrópolis de Seúl, con sus 10 millones de habitantes, con un bombardeo masivo de artillería y cientos de misiles convencionales de corto alcance.

Además, de comenzar las hostilidades, existe la posibilidad de que Corea del Norte use algunas de las armas nucleares que le quedan, las que podrían dejar millones de personas muertas en Corea del Sur y Japón.

Fuentes de inteligencia estadounidense creen que Corea del Norte ya cuenta con un diseño de ojiva lo suficientemente pequeño y ligero como para colocar en un misil balístico.

Incluso, ese país podría tener un suministro de material fisible como para más de 25 armas nucleares, pero su capacidad de producción fisible probablemente aumente y podría estar listo para realizar su sexto ensayo nuclear, lo que podría incentivar más su capacidad para el desarrollo de ojivas lanzadas por misiles.

Trump y sus asesores necesitan frenar el impulso que los lleva a lanzar amenazas con acciones militares, que no hacen más que aumentar el riesgo de un error de cálculo catastrófico.

Un enfoque mucho más sano y efectivo es trabajar con China para endurecer la presión de las tensiones y simultáneamente abrir un nuevo canal diplomático diseñado para distender y frenar con el fin de revertir los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte, cada vez más peligrosos.

Es muy importante una mejor imposición de las sanciones diseñadas para obstaculizar la adquisición de armas de Corea del Norte, de fondos y de fuentes clave de ingresos y de divisas extranjeras. Pero es ingenuo creer que la presión de las sanciones y de las amenazas de ataques nucleares de Estados Unidos podrán obligar a Corea del Norte a cambiar de rumbo.

A menos que haya una estrategia diplomática para reducir las tensiones y frenar más ensayos de armas nucleares y de misiles balísticos de largo alcance y cambiar por medidas que alivien el temor de Corea del Norte de un ataque militar, las capacidades de un ataque nuclear de Pyongyang aumentarán, con un mayor alcance y menos vulnerable a un ataque, y probablemente aumente el riesgo de una guerra catastrófica sobre la península coreana.

Daryl G. Kimball, es director ejecutivo de la Asociación para el Control de Armas, con sede en Washington

 



Other News

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net