*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove
Mónica Xavier Mónica Xavier
¡Uruguay no se detiene!
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Reclamamos régimen jubilatorio para trabajadores de Juan Lacaze
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Se la llama: crisis catalana. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
“La Nueva Sociedad”
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
América del Sur: zona de paz
Esteban Valenti Esteban Valenti
Barcelona el conflicto entre los recuerdos
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cuando los comportamientos de los médicos comprometen el contrato social
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Energía y celulosa: medias verdades, medias mentiras
Jorge Larrobla Jorge Larrobla
Brou- El conflicto inventado
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
De “ focas “, fachos y traidores
Daniel Feldman Daniel Feldman
Alejandro Rey, el personaje tras bambalinas en el Solís
Pablo Mieres Pablo Mieres
Nueve medidas por la transparencia y contra la corrupción
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
Clinton y Astori; ¿sin sex appeal, no hay nada..?
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Los hombres que produce el sistema penitenciario cubano
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Las sorpresas de ser orejano
Mauricio Toledo Mauricio Toledo
Obesidad y Depresión. Una buena manera de cuidar su salud afectiva es cuidar de su cuerpo.
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
“La esperanza es lo último que se pierde”
Andrea recomienda: a los amantes Andrea recomienda: a los amantes
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Omar Gil Omar Gil
Problemas abiertos: retos para la Matemática
Luis Fernández Luis Fernández
...¡Que viva España!!!
Joaquín Roy Joaquín Roy
¿En qué momento se jodió Catalunya?
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Angioplastia como placebo
Roberto Soria Roberto Soria
La imprescriptibilidad, asunto político
Héctor Musto Héctor Musto
Algunas cosas que viví con Daniel Viglietti
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cien años después
Nathan Novik Nathan Novik
Condiciones para superar el conflicto árabe israelí
Adriana Marrero Adriana Marrero
Palabras que sobran, palabras que faltan
David Malowany David Malowany
Para el israelí Yuval Noah Harari los derechos humanos son fruto de la imaginación colectiva
Carlos Visca Carlos Visca
El desarrollo de la industria naval como parte de la economía y defensa nacional
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Mario Barité
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
La confusión conceptual de Hoenir Sarthou
Dr. Charles Carrera Leal Dr. Charles Carrera Leal
Un circo de mentiras contra ASSE
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Ana Jerozolimski

¡Cómo entiendo a Barcelona!

Ana Jerozolimski

18.08.2017

Mientras las ratas festejan en sus portales por las muertes inocentes que cobraron este jueves en Barcelona- que se suman a tantas otras en diferentes partes del mundo-yo pienso hoy en lo que se vivió en las Ramblas. Y en todos aquellos puntos del globo en los que se encuentra gente que sabía que alguno de sus seres queridos podía estar allí.

Y se me hace un nudo en la garganta.

Es que me es fácil imaginar los momentos vividos por esa gente extraña, a la que jamás vi, pero en cuya angustia pensé hoy intensamente. Es que sé exactamente lo que vivieron, porque yo misma lo viví infinidad de veces directa o indirectamente, cada vez que el terrorismo golpeó en Israel.

Primero, el horror al captar lo que está sucediendo, al entender que están en medio de lo que imagino muchos entendieron de inmediato era un atentado y no un accidente. Una furgoneta viajando en eses a toda velocidad, para embestir la mayor cantidad posible de personas, no era un error sino un ataque intencional. ¿Qué se hace? ¿Qué es lo mejor? ¿Adónde correr?

Nunca presencié un atentado de ese tipo, pero a raíz de la recurrencia de ellos en los últimos años, sí voy atenta por la calle, mirando si alguien se desvía súbitamente, si hay dónde resguardarse en un caso así.

Pero la angustia es mucho más amplia que la de las víctimas directas que tienen la mala suerte de estar en el peor momento en el peor lugar, a merced de los asesinos.  La inmediata, luego de cometido el atentado, apenas empiezan a circular las informaciones-que al principio, naturalmente, son escasas y confusas- es la angustia de esa carrera alocada de la gente por ubicar a los suyos.  Está esa tortura que estruje el corazón cuando uno sabe que el hijo debía estar allí, que el hermano ya le había comentado que iría de tarde a esa calle, que la mejor amiga trabaja cerca y justo a esa hora sale de la oficina...Y uno sabe que si corre al lugar, no solucionará nada, porque la policía probablemente no lo deje pasar y además, la persona querida a la que busca, seguramente ya no esté donde debía estar.

Aunque a estas cosas uno jamás se acostumbra, sí hay  una cierta dinámica de reacción que la puede dar la "práctica": la familia que se organiza para ir ubicando a todos los que podían estar justo en el lugar del atentado. En Israel, cuando la época de los recurrentes y casi diarios atentados suicidas, las redes familiares funcionaban con agilidad. Siempre puede pasar que uno esté a cualquier hora en cualquier lado no habitual. Pues uno llama a los hermanos, otro a los primos, los padres, los suegros, los amigos, cada uno pone a los demás al tanto de los ubicados y se van uniendo eslabones de vínculos y vidas, con alivio cuando hay suerte, con horror cuando las averiguaciones conducen al hospital, o peor.  

Hasta que uno no contesta. Puede que se le haya apagado el celular simplemente porque se quedó sin pila. Al fin y al cabo, no hay que pensar en lo peor. Pero...¿Y si no? ¿Y si no contesta porque estaba justo en el lugar del atentado? Del ómnibus que estalló...o donde aquel coche embistió a transeúntes en la calle central, una práctica que los terroristas comenzaron en Jerusalem hace ya años y que el asesino de Barcelona copió ahora en las Ramblas, como sus antecesores lo hicieron en Niza, Berlín y varios sitios más.

Recuerdo años atrás, en la época de los atentados suicidas casi diarios, cuando en Israel uno se levantaba preguntándose no si habrá una explosión sino dónde tocará hoy, una entrevista que realicé con el Dr. Ricardo Najman, argentino israelí, médico forense en el Instituto Abu Kabir al que llegaban las víctimas . "A veces , cuando  está el cuerpo  sin vida ,aún vestido, suena el teléfono celular en el bolsillo", nos dijo Najman. "Y yo sé que es la familia que está buscando a su ser querido".

Hace algo más de un año fue cometido un atentado con bomba en un ómnibus en Jerusalem, el primero en mucho tiempo. Se pensó inicialmente que había sido una falla técnica por la que se había prendido fuego. Luego se confirmó que había sido una carga explosiva y que la intención original del terrorista era dejarla en el ómnibus y escapar, pero la carga explotó antes de tiempo y el hombre murió. Fue, digamos, un atentado no planeado como suicida, pero que terminó como tal. Mi hijo menor ya había salido del liceo y yo sabía que horas más tarde iba a su entrenamiento de crossfit. Supuse que entre una cosa y otra, daría alguna vuelta con amigos, dado que su liceo estaba en el centro de Jerusalem. Evidentemente, las noticias sobre la explosión no me dejaban tranquila. Tras ubicar a todos los demás,  las llamadas al menor para confirmar que no estaba en ese ómnibus, eran incesantes.  Y la línea muerta , desesperante.

Mientras todos seguían intentando, hice una interrupción de unos minutos, para poner al tanto a Onda Cero, la radio de España de la que soy corresponsal hace muchos años. "Llamo para avisarles de un tema importante, por si quieren un boletín",  dije a la compañera que me atendió en Madrid. Y me puse a llorar. Ella, que quedó lógicamente cortada, me preguntó preocupada por qué lloro. "Es que hubo un atentado con bomba y no encuentro a mi hijo". "Despreocúpate, busca a tu hijo, que la cobertura la hacemos nosotros por cables desde aquí. Y avísanos qué pasa. Verás que todo va a estar bien".

En el interín mi hijo mayor encontró a su hermano en el crossfit, mucho antes de la hora planeada. Ni sabía del atentado. A mi mail llega de inmediato un mensaje de la jefa de informativos de la radio diciéndome "no imaginas el silencio sepulcral que se hizo en la redacción, cuando Elena cortó contigo y dijo que había habido una explosión y no encontrabas a tu hijo,  por favor avísanos cuando sepas que está bien".

Hoy los llamé yo a ellos, a confirmar que los compañeros de la radio en Barcelona están todos bien.

Y pensé que seguramente entre ellos habrá algún catalán, o alguien con familiares o amigos viviendo en Barcelona. O simplemente paseando por las Ramblas de esa hermosa ciudad, aprovechando las vacaciones de verano por estos lares. Y pensé en su angustia buscando señal de vida.

Pero la verdad, aunque no tuviera ese vínculo con mis colegas de España, estamos todos en el mismo barco . Somos todos frente en la mirilla del terrorismo, tanto en Jerusalem y Tel Aviv, como en Barcelona ,París y Berlín. Pero también en Bagdad y Kabul, cuando musulmanes chiitas matan a musulmanes sunitas o viceversa. Es el odio de la intolerancia, contra la libertad del otro de vivir como desee.

Y es especialmente notorio, claro, cuando son blancos en el mundo libre y democrático los atacados, porque los terroristas libran una guerra contra esos valores, contra la libertad.

Tiempo atrás entrevisté al Dr. Boaz Ganor, que encabeza el Instituto de Estudios de Anti Terrorismo en el IDC, el Interdisciplinario de Hertzlia. Contó sobre una charla que tuvo con un periodista norteamericano años atrás, en la época de los continuos atentados suicidas en Israel. Tras analizar la problemática del terrorismo , al terminar la conversación, le dijo a ese periodista-y nos lo contó- que "ahora me voy a combatir el terrorismo". El periodista, extrañado, le preguntó a qué se refiere, qué es exactamente lo que va a hacer. Y Boaz Ganor respondió: "Me voy a jugar al basquetbol con amigos, tal como tenía planeado. Porque si dejamos de hacer lo que hacemos en la vida normal, los terroristas ganaron. Y yo no pienso permitírselos".

A los barceloneses les deseo hoy que tengan fuerza ya mañana, en medio del dolor y el duelo, de seguir llenando las Ramblas de movimiento y vida, de seguir colmando los cafés del lugar de ruido y música. No permitamos que el terrorismo nos apague. Combatámoslo con fuerza cuando es necesario y sabemos cómo, y con vida, siempre.



Ana Jerozolimski



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net