*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
La responsabilidad social de los médicos en el ejercicio de su profesión
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ser de izquierda, votar a la izquierda
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Pablo Mieres Pablo Mieres
EDUY21: una bocanada de esperanza y un desafío para los partidos políticos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Jerusalem no está ocupada
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
¿Como poder explicar, cómo poder transmitir.?
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Argentina dividia por la moneda. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
La Militancia y los Comités
Michael Añasco Michael Añasco
El Coro de Hombres de Londres vs el Coro de Hombres del Ejército Rojo
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Las expresiones del ciudadno Mario Layera
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Julio Fernando Gil Diaz Julio Fernando Gil Diaz
Crisis oportunas
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Dólar planchado, defensa del statu quo explicada didácticamente
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Vivian Trías y el proceso hacia el marxismo leninismo
Daniel Vidart Daniel Vidart
CRISTOBAL COLON: IGNORANCIAS Y OLVIDOS DE LA HISTORIA OFICIAL. (Primera parte)
Mario Peralta Mario Peralta
Algunas reflexiones sobre la Hiperinflación, Dolarización y Desocupación en la Argentina durante el periodo 1973-1991
William Marino William Marino
Las redes sociales
Roberto Soria Roberto Soria
Cómo hacer izquierda(s) con palabras: Respuesta a Marcelo Marchese
Héctor Musto Héctor Musto
El Frente Amplio, ¿nos quiere echar?
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Dos payasos desesperados por tocar el botón
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
Los extremos se unen desde el Medio Oriente hasta nuestras latitudes
Ismael Blanco Ismael Blanco
"Volemos a través de la niebla y del aire corrompido"
Daniel Feldman Daniel Feldman
We are fantastic!
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
No es lo mismo venderse que colaborar
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Laringitis, la enfermedad más común en Cuba el 2 de mayo
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Cuidado del río Negro…
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
TLC: Un ejemplo de los dilemas frenteamplistas que hacen dudar de la viabilidad de un cuarto gobierno
Gustavo Guarino Gustavo Guarino
Ley de Riego: qué debemos saber
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
La gloriosa Paysandú: Wilson renace con Leandro Gómez
Pablo Martínez Bengochea Pablo Martínez Bengochea
¿Segmentación socio-territorial o fractura social?
Jaime Secco Jaime Secco
A 50 años del Mayo Francés
Germán Moldes Germán Moldes
El "garantismo" y la gente*
E. Canon, F. López D’Alesandro, R. Rivarola * E. Canon, F. López D’Alesandro, R. Rivarola *
Cambiar al Frente, al gobierno y al Uruguay
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
El otro día en el INISA; fuimos adolescentes
José W. Legaspi José W. Legaspi
Te equivocaste, Gonzalo Mujica
Adriana Marrero Adriana Marrero
La universidad de la educación: ¿será posible una síntesis? (*)
David Malowany David Malowany
Explicando lo inexplicable
Claudio Martinez Debat Claudio Martinez Debat
Rosalind Franklin y la doble hélice del ADN
Mónica Xavier Mónica Xavier
Un Uruguay para todos
Jorge Braun Jorge Braun
¿Por qué Svalbard justo ahora?
Juan Santini Juan Santini
Miras la paja en el ojo ajeno, y no consideras la viga en el tuyo propio
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Diputados estudia proyecto ley Trata de Personas
Andrea recomienda: desplastificate Andrea recomienda: desplastificate
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El juez Moro y la historia universal de la infamia
Joan Cañete Bayle Joan Cañete Bayle
El espejo de Gaza (CTXT*)
Claudio Visillac Claudio Visillac
Astori ya fue
Roberto Savio Roberto Savio
Reflexiones sobre la crisis
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
El dilema del encuestador
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Pablo Mieres

Bienvenidos al tren

Pablo Mieres

20.08.2017

El gobierno anunció esta semana, con bombos y platillos, el inicio de un proceso de licitación para la instalación de una línea central de ferrocarril que recorrerá nuestro territorio desde Paso de los Toros a Montevideo. Obviamente esta obra de alrededor de doscientos cincuenta kilómetros de vía férrea está directamente asociada a la instalación de la segunda planta de celulosa de UPM.

Es una muy buena noticia. Ya hemos señalado que la inversión en una nueva planta de celulosa es una alternativa de importancia para el país que, si cumple con los requisitos y cautelas ambientales correspondientes, tal como ocurre con la primera planta de UPM, será una pieza más de nuestro aparato productivo que generará mayor crecimiento y aumento de mano de obra, además de todas las actividades indirectas vinculadas con los proveedores, desarrollo forestal y demás impactos económicos.

Vale indicar que justamente esta semana la CARU anunció que la planta de UPM está cumpliendo con los estándares ambientales exigidos, lo que constituye una buena credencial para la instalación de un segundo emprendimiento. Obviamente, nuestro sistema institucional deberá actuar con exigencia y fuerte seguimiento en el caso de esta nueva obra, igual que lo hizo en la anterior.

El modo de transporte ferroviario es, indudablemente, más económico para el transporte de la carga. Por otra parte, si se diseña un modelo de ferrocarril eléctrico tendrá efectos ambientales y económicos aún más favorables. Además, desde el punto de vista de la eficiencia, se evitan los daños colaterales propios del transporte carretero, particularmente vinculados a la necesidad de una permanente inversión en refacción de la red vial carretera que es muy costosa.

La posibilidad del ferrocarril, acompañado de un aumento significativo de la producción forestal para alimentar la nueva planta de celulosa, permitirá ofrecer a las empresas de transporte carretero una alternativa laboral para que el impacto del ferrocarril no genere perjuicios en su actividad. Es decir, la nueva planta de celulosa necesitará de un mayor abastecimiento de materia prima que implica el transporte de madera en camiones hacia la nueva planta, lo que debería sustituir la demanda perdida por la aparición del tren.

Por lo tanto, el esfuerzo estatal no está limitado sólo a la construcción de la nueva red ferroviaria, sino que implica una segunda parte de fuerte inversión en mejora de la red carretera en el centro, este y norte del país para alimentar este nuevo emprendimiento.

A su vez, como se sabe, también se deberá desarrollar una importante serie de obras en torno al puerto de Montevideo para aumentar su capacidad logística y operativa.

Sin duda, como todo emprendimiento de tal magnitud, enfrenta enormes desafíos y riesgos que deben atenderse.

Un problema principal consiste en el diseño de la red ferroviaria. En tal sentido, no parece que los aspectos relacionados con el impacto urbano que tendrá la nueva red ferroviaria en varios pueblos y ciudades de Canelones y Montevideo se hayan resuelto definitivamente.

Por el contrario, son muchas las voces que, con buen criterio, señalan que un tránsito ferroviario con la frecuencia e intensidad que se proyecta tendrá un impacto muy fuerte sobre numerosas poblaciones. No es tan sencillo. Reactivar el trazado actual sin modificaciones podría generar importantes problemas de ordenamiento territorial. A su vez, cambiar el trazado puede incluir nuevas dificultades relacionadas con expropiaciones y otros aspectos de muy compleja resolución.

Por otra parte, el país está pagando hoy la inexplicable decisión tomada a fines de los años ochenta, cuando se desmontó el transporte ferroviario apostando al modo carretero de manera casi exclusiva. Es más insólito aún, porque esta decisión se tomó en forma simultánea con la aprobación de la ley de promoción forestal que, justamente, con el tiempo requeriría de un ferrocarril potente y renovado. Contradicciones y responsabilidades de gobiernos anteriores que algún día nos gustaría entender.

Pero lo cierto es que el anuncio de esta semana significó un primer paso en la dirección correcta. Quizás muy apresurado por la necesidad de mostrar logros de un gobierno que, con o sin capacidad de comprensión lectora, se muestra sin agenda sustantiva y jugando todos sus boletos a este emprendimiento.

El anuncio debería haberse realizado con alguna propuesta más concreta y avanzada. Los plazos señalados en el cronograma (que fue lo único que en concreto se anunció) suenan demasiado optimistas y la afirmación categórica de que el proyecto ferroviario es independiente de que la obra de UPM se concrete, nos hizo acordar al puerto de aguas profundas y su dependencia de la instalación de la minera Aratirí. Por lo que, si la referida planta no se concretara, la nueva red ferroviaria podría tener una capacidad ociosa que la haría, quizás, muy poco atractiva para los posibles inversores.

Pero, es mejor destacar lo positivo. Como decía la vieja y recordada canción de Sui Géneris: bienvenidos al tren.



Pablo Mieres

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net