*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El Frente Amplio debe irse del Foro de San Pablo
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Lo que importa es lo de adentro
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Amigos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El Decreto mordaza sobre el agua y su escudero (Respuesta al colega Balseiro)
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
La ley de nacionalidad de Israel: reacciones y exageraciones
William Marino William Marino
En serio o en broma
Roberto Savio Roberto Savio
Inmigración: muchos mitos y escasa realidad
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
En el 70 aniversario del Estado de Israel: la larga marcha a constituirse en un estado fascista y del apartheid
E. Canon-F. López D’Alesandro E. Canon-F. López D’Alesandro
Democracia, propuestas y el verdadero cambio
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
La jura de la Constitución
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Moneda para ricos, moneda para pobres. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Para qué sirve?
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Imaginación kafkiana, de la pesca a UPM
Lic. Sebastian Hagobian López Lic. Sebastian Hagobian López
El México progresista y su ventana de oportunidad para Uruguay
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Candidatos en el Frente Amplio
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Situaciones estresantes como desencadenantes de enfermedades
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Por qué Montevideo?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Fracaso en el corazón del gobierno de izquierda: la integración social
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Casavalle y la izquierda
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Tarda, pero (finalmente) llega...
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Ineludible agenda de derechos para el próximo quinquenio
Carlos Visca Carlos Visca
Doctrina Naval, otras reflexiones
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
“Reconocer el fracaso”… No es Deportivamente Correcto
Juan Santini Juan Santini
Martìn Aguirre
Michael Añasco Michael Añasco
Los macacos huyen de Gibraltar
Carlos Garramón Carlos Garramón
Estados Unidos le declaró la guerra a China
Felipe Michelini Felipe Michelini
Las víctimas y el Estatuto de Roma
Hugo Naya Hugo Naya
El genoma humano y la gallina de los huevos de oro
Andrea recomienda: a la uruguaya Andrea recomienda: a la uruguaya
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Mónica Xavier Mónica Xavier
45 años del golpe del 73
Charles Carrera Charles Carrera
A cuarenta y cinco años del Golpe de Estado de 1973: ¡Nunca más terrorismo de Estado en el Uruguay!
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Las UMAP (Unidades Militares de Apoyo a la Producción) o el miedo a decir la verdad
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El ser o no ser de Lionel Messi
Ismael Blanco Ismael Blanco
La revolución perdida
Roberto Savio Roberto Savio
Trump está aquí para quedarse y cambiar el mundo
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Jaime Secco

¿Qué puede pasar en el Frente Amplio?

Jaime Secco

23.08.2017

Parlamentarios del sector de Raúl Sendic amenazaron a los integrantes del Plenario del Frente Amplio con que conservan cinco legisladores y podrían dejar al oficialismo en minoría.

No es tanto que el chantaje se haya vuelto un método habitual de lucha política lo que preocupa. Preocupa que dirigentes en la izquierda han perdido noción de las prioridades. ¿Qué es lo que importa? ¿Qué le importa a los legisladores de la 711? ¿Las leyes que impulsa el Frente Amplio en el Parlamento para cumplir con su programa popular y de desarrollo que ya nos puso en el grupo de países de renta alta? ¿Están dispuesto a sacrificarlas por estirar un par de años la carrera personal de una persona?
Se oye mucho la pregunta ¿qué es ser de izquierda hoy? Y estas cosas nos hacen pensar que muchos ya no tienen idea. Que ni siquiera les inquieta.
Y preocupa, porque del desenlace de esta situación depende que el Frente Amplio deje de existir tal como lo conocemos. Ni más ni menos.

Diez enfoques
Y como el Frente no es propiedad de algunos, como hoy mucha gente quiere participar y ser oída, vamos a empezar dando en diez párrafos alguna información sobre la situación -que en algún caso no ha circulado- y a evaluar sus posibles alternativas y sus consecuencias.


Primero.
Luego de sembrar falsedades y fracasos, se reveló que Raúl Sendic había utilizado una tarjeta de Ancap para compras con apariencia de ser para fines personales. El propio Sendic solicitó un dictamen al tribunal de Conducta Política del FA, conociendo previamente su composición.


Segundo.
El Tribunal falló. Ninguno de sus integrantes es capaz de filtrar el contenido del fallo. Una copia del mismo la tiene Javier Miranda en un sobre cerrado. Simultáneamente, el Tribunal informó a quien había solicitado el dictamen. De inmediato comienza a haber filtraciones a la prensa que hacen hincapié en algún voto discorde. ¿Qué fuente pueden tener esas filtraciones? Pregunta oportuna, porque ahora intentan descalificar al mismo Tribunal por la existencia de filtraciones.


Tercero.
Javier Miranda convocó a algunos líderes clave para intentar de que el proceso provoque el menor daño posible al Frente Amplio. Allí, por lo que pudimos saber, todos trabajaron para que Sendic tuviera una salida elegante. Todos, repetimos.


Cuarto.
Su sector rechazó las manos tendidas y siempre subió la apuesta. En primer lugar, que iba a ir al Plenario y llevar unos papeles que demostraban que había devuelto todo. Para empezar, no se trata de pagar gastos propios con tarjeta de Ancap o de Alur y después devolver cuando le parezca. ¿Pero además, por qué no los llevó a la Comisión? ¿Por qué antes no le lleva al Plenario un papel que prometió presentarle: un título académico? En segundo lugar, el chantaje con dejar al gobierno en minoría. Pero luego habrían seguido subiendo, prometiendo llevar a la justicia a casi todos los integrantes de los tres gobiernos del Frente Amplio. Ahí se terminaron las reuniones; no valía la pena. Igual siguieron en esa línea, esta vez descalificando en forma incalificable al presidente del Tribunal al que le solicitó el dictamen.


Quinto.
El Frente concedió esperar al 9 de setiembre para que el Plenario fuera posterior a una eventual comparecencia de Sendic ante la justicia. La Mesa Política en Florida encomendó a Miranda a buscar acuerdos para modificar el reglamento como estaba antes y habilitar a que se trate el tema en el plenario y se decida en cuanto se abra el sobre y se de a conocer su contenido a los integrantes del Plenario. Es decir, que no baje a discusión y la prensa someta al vicepresidente y al Frente Amplio al escarnio público mientras no se reúne otro plenario.


Sexto.
El imperialismo, los habitantes de la ciudad de Atlanta, la prensa y hasta el compañero Estaban Valenti pueden ser muy malos. Pero no es lo que se está discutiendo, porque no fue eso sobre lo que Sendic pidió opinión al Tribunal de Conducta Política.


Séptimo.
Todo indica que el Plenario no reunirá cuatro quintos de sus integrantes para tomar ninguna resolución sobre el dictamen. Y esa es la mayoría especial que requiere el Estatuto vigente. Normalmente faltan muchos integrantes, ya sea porque son del interior o el exterior o no pueden por razones de trabajo o lo que sea. A eso se suman los delegados que conserve la 711 y un puñado más y se llega a 2/5 ni siquiera para decir algo mínimo, como que se acepta el dictamen.


Octavo.
Hay un pueblo allá afuera de la estructura, los sectores y los comités. Tres millones de personas que están esperando al menos un gesto para poder seguir creyendo en esta fuerza política. No importan los logros, el cumplimiento de las promesas que detalló Tabaré. Si se ampara la mentira, lo lógico es que dejen de creer. Hay 20% de los votantes del Frente Amplio que ya no declaran que lo van a volver a votar. Están esperando. Para comparar, en 1971 el Frente Amplio provocó un terremoto político con solo 19% de los votos.


Noveno.
Perder las elecciones será triste, porque la alternativa es alguna especie de Temer o de Macri y mucha gente va a sufrir y el proceso de crecimiento se va a interrumpir. Pero más allá de lo electoral, el Frente Amplio habrá perdido muchas de sus características esenciales. La ética política no es un valor solo de la izquierda y ningún otro partido ampara su violación. La democracia como apertura a la participación del pueblo queda sentida tras este proceso. La voluntad unitaria que implicó la búsqueda de consensos, ya parecerá cosa del pasado. Finalmente, la unidad de acción queda en cuestión. ¿Quién le va a decir algo a un legislador que vote lo que le parezca, si ni se resuelve sobre los dictámenes del Tribunal de conducta? Puede no irse nadie, pero el Frente Amplio será algo más parecido a un lema que a la organización de acción permanente que en 1971 Líber Seregni señaló como distinción y contrapuso a un acuerdo meramente electoral.


Décimo.
¿Qué alternativas hay? Banderas de Líber cree que debe buscarse el camino para abrir las vías para que el pueblo frenteamplista se exprese. Porque ese pueblo es la esencia del Frente Amplio, fue el que realizó miles de puerta a puerta y manifestaciones, pasó miles de horas en reuniones para mejor convencer a los vecinos, el que soportó cárcel y torturas; todo lo cual nos trajo hasta aquí y nos deja ver un futuro más justo. Y lo quiere defender.



Jaime Secco

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net