*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove
Mónica Xavier Mónica Xavier
¡Uruguay no se detiene!
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Reclamamos régimen jubilatorio para trabajadores de Juan Lacaze
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Se la llama: crisis catalana. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
“La Nueva Sociedad”
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
América del Sur: zona de paz
Esteban Valenti Esteban Valenti
Barcelona el conflicto entre los recuerdos
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cuando los comportamientos de los médicos comprometen el contrato social
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Energía y celulosa: medias verdades, medias mentiras
Jorge Larrobla Jorge Larrobla
Brou- El conflicto inventado
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
De “ focas “, fachos y traidores
Daniel Feldman Daniel Feldman
Alejandro Rey, el personaje tras bambalinas en el Solís
Pablo Mieres Pablo Mieres
Nueve medidas por la transparencia y contra la corrupción
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
Clinton y Astori; ¿sin sex appeal, no hay nada..?
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Los hombres que produce el sistema penitenciario cubano
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Las sorpresas de ser orejano
Mauricio Toledo Mauricio Toledo
Obesidad y Depresión. Una buena manera de cuidar su salud afectiva es cuidar de su cuerpo.
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
“La esperanza es lo último que se pierde”
Andrea recomienda: a los amantes Andrea recomienda: a los amantes
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Omar Gil Omar Gil
Problemas abiertos: retos para la Matemática
Luis Fernández Luis Fernández
...¡Que viva España!!!
Joaquín Roy Joaquín Roy
¿En qué momento se jodió Catalunya?
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Angioplastia como placebo
Roberto Soria Roberto Soria
La imprescriptibilidad, asunto político
Héctor Musto Héctor Musto
Algunas cosas que viví con Daniel Viglietti
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cien años después
Nathan Novik Nathan Novik
Condiciones para superar el conflicto árabe israelí
Adriana Marrero Adriana Marrero
Palabras que sobran, palabras que faltan
David Malowany David Malowany
Para el israelí Yuval Noah Harari los derechos humanos son fruto de la imaginación colectiva
Carlos Visca Carlos Visca
El desarrollo de la industria naval como parte de la economía y defensa nacional
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Mario Barité
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
La confusión conceptual de Hoenir Sarthou
Dr. Charles Carrera Leal Dr. Charles Carrera Leal
Un circo de mentiras contra ASSE
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Deportes
imagen del contenido La Argentina de Messi sigue en deuda

UNA PESADILLA

La Argentina de Messi sigue en deuda

06.09.2017

BUENOS AIRES (Uypress)- Venezuela le amargó la noche del martes al empatarle 1-1 en Buenos Aires y arrebatarle dos puntos de oro en su carrera por clasificarse para Rusia-2018.

 

La Albiceleste sigue en zona de repesca que se disputará contra Nueva Zelanda al saltar temporariamente al quinto lugar, que otorga una plaza mundialista. La selección vinotinto está eliminada pero fue un hueso durísimo de roer en el estadio Monumental, colmado ante unos 60.000 espectadores.

A los 51 minutos Jhon Murillo anotó el primer gol, que hizo enmudecer a la multitud que bramaba y reclamaba un gol de los locales. Tres minutos después llegó la igualdad con una anotación en contra de Rolf Feltscher.

Restan jugarse dos fechas y en la próxima, los argentinos recibirán en su reducto a Perú, un rival directo en la lucha por clasificarse. Ambos están igualados en puntos, con 24, y la misma diferencia de gol, pero los peruanos tienen más anotaciones a favor.

Argentina había desatado en el arranque un huracán ofensivo. Un torbellino de ataques, por el centro y por las alas, en un abanico arrasador. Lo perforaba a Venezuela por las bandas. Ángel Di María, Paulo Dybala y Lautaro Acosta desbordaban a Víctor García y a Mikel Villanueva.

El héroe de la resistencia fue el sorprendente Wuilker Faríñez. Tapó con maestría zapatazos a quemarropa de Icardi, de Dybala y de Messi. Se multiplicaban como aguerridos volantes de marca Yangel Herrera, Arquímides Figuera y Junior Moreno. Eran tres hombres pero parecían seis.

Con Jhon Chancellor y Rolf Feltscher metidos en el fondo como cancerberos de los tres postes, la escuadra caribeña despejaba pelotas de su área como si sacara agua de un barco que se hundía. Pero la barca no se iba a pique.

Mauro Icardi se plantó como un verdugo en el corazón del área vinotinto. Lionel Messi manejaba la batuta de la orquesta y marcaba el ritmo del tifón.

El hombre clave para quebrar el cero era Di María. Cuando se lesionó y fue reemplazado por Marcos Acuña, Argentina se apagó, se agotó, se le acabó la gasolina. Tampoco tuvo tantas luces ni inspiración para meter un cambio de ritmo, una gambeta genial. Era pura pasión, ambición y obligación de ganar.

Argentina se hizo más lenta, más previsible. El esquema de 5-4-1 de los venezolanos, con Salomón Rondón más solo que Robinson Crusoe en la isla, se volvió un 5-5. Un bosque color vinotinto desplegado como guardia pretoriana delante de Faríñez. Contra semejante disciplina, hacía falta un relámpago de claridad, una lamparita que se prendiera.

Pero se le prendió primero a Venezuela. Fue como en una pesadilla. Surgió como un rayo un contragolpe de los acorralados. Miles de voces enmudecieron y el silencio se volvió, como dijo una vez un escritor, ensordecedor, cuando Jhon Murillo quedó solo frente a la salida desesperada de Sergio Romero y la mandó suave al fondo de la red. Sergio Córdova le había dado un pase de fantasía.

Argentina quedó aferrada de una ramita colgando del abismo. Sólo una ráfaga de coraje podía salvarla. La produjo Acuña tres minutos después. Apiló a dos defensores por el flanco izquierdo y metió un centro como un estilete que Feltscher clavó en contra de su valla.

Los avances de Argentina fueron cada vez más desordenados. Ni con las entradas del delantero Darío Benedetto y el volante Javier Pastore cambió la historia.

jwl



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net