*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Martín Puchet Anyul Martín Puchet Anyul
México: de la solidaridad ante la tragedia a la institucionalidad para la vida
Pablo Mieres Pablo Mieres
Inclusión financiera: cambios imprescindibles y urgentes
Gerardo Rey Gerardo Rey
El FA y el delito de abuso de funciones
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Lula. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
La violación sexual que…
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Tres días que sacudirán Francia
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Lalo Paz: Recuerdos de Hace 3 Décadas
Esteban Valenti Esteban Valenti
La crítica cuesta mucho
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La “revolución’’ al pie de un árbol navideño
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Medición de la seguridad asistencial. Los riesgos de ignorar los indicadores cualitativos
Mónica Xavier Mónica Xavier
No es tiempo de carrera electoral
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Mirar hacia adelante
Jorge Braun Jorge Braun
Mujica, Topolansky y la bancada MPP, los grandes ganadores
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El equivocado mensaje del Dr. Vázquez
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La izquierda después de Sendic
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Ana Lacoste
José W. Legaspi José W. Legaspi
La unidad triunfa sobre la ética, otra vez
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Revisando lo que comemos y bebemos
Jaime Secco Jaime Secco
Reflexiones del día después
Roberto Soria Roberto Soria
De eufemismos y justificaciones en torno a la Ley 19.210
Adriana Marrero Adriana Marrero
El cántaro fresco: educación, hoy
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: no habrá vicepresidente
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ética vs Unidad: Falacia frenteamplista
Alfredo Correa Alfredo Correa
Apuntes para un plenario
Luis Garibaldi Luis Garibaldi
De viáticos y rendiciones
Luis Fernández Luis Fernández
El TCP del FA, nueva “arma” de la derecha y el imperialismo!!
Héctor Musto Héctor Musto
Palabras con cansancio sobre Sendic y el FA
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“Habla, para que yo te conozca.” ¡Y Sócrates no usaba pantalones!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Manzanita se hace a la mar
Ismael Blanco Ismael Blanco
El Fiscal Pacheco y la doctrina del Derecho Penal Temerario
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Cuentos chinos
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
La arenga
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas

La danza de las morales. (Abordando eso gris, que parece la teoría).

Jorge Aniceto Molinari

07.09.2017

El Vicepresidente de nuestro país, solicitó que el Tribunal de Ética Política de su Partido lo juzgara y el Tribunal lo juzgó.-

Para el Tribunal -en nuestra opinión- había solo dos posibilidades, medir el asunto en medio de un panorama generalizado de irregularidades en la función pública -muy extendido en el tiempo- (nadie lo niega), relativizándolo en su condena o medir el hecho en sí, en su contenido, aislado de ese contexto (1).

El Tribunal optó por lo segundo, salvando su responsabilidad, y sabiendo que lo de evaluar las prácticas políticas corresponde a otras autoridades. Estas hasta ahora no tienen una respuesta y el debate del Plenario del 9 de setiembre, para tomar una resolución en este punto en concreto, inevitablemente las va a replantear.

El Plenario del Frente Amplio tiene entonces una responsabilidad mayor, pues no puede ignorar lo resuelto en el Tribunal, pero a la vez él no puede eludir el contexto político en el que se da y en él pesan los problemas políticos ideológicos no resueltos, que para nuestro gusto son demasiados.

Repasando lo que hemos venido escribiendo nos encontramos con el siguiente texto, del 4 de marzo del 2010, que mucho tiene que ver con este asunto y su continuidad sin solución, analizando el rol de quien asume, aparte del involucrado, la mayor responsabilidad en el tema, el ex Presidente José Mujica:

¿LA REFORMA DEL ESTADO?: ¿para qué?

El novel Presidente de la República, veterano militante social, derrotado tiempo ha, en sus afanes guerrilleros, convertido ahora en un aglutinador formidable de voluntades sociales, un día sí y otra también, habla del tema.-

Seguramente en la rueda del mate (no solo el Presidente lo hace), en alguna casa, de algún funcionario público, de ese envejecido funcionariado,  se esté comentando: "este viejo otra vez rompiendo con esto".

El tema parece sencillo: poner al Estado al servicio de la gente, con eficiencia, con capacidad e incorporando los adelantos tecnológicos.- Convertirlo en una empresa de "punta".-

Ahora ¿como trabajan hoy las empresas de punta -los complejos empresariales multinacionales? Trabajan con direcciones gerenciales muy bien remuneradas, (seguramente no seleccionadas por concurso), con prebendas a los funcionarios estatales de los países donde desarrollan su actividad, tratan de eludir al máximo los aportes fiscales, tratan permanentemente de aplicar tecnología eliminando mano de obra, y cuando necesitan de esta, la estratifican de manera tal de poder eliminarla cuando sea necesario a sus intereses.

El avance del mundo hoy transita por estos andariveles y lo más grave es que no se puede renunciar a ello. ¿Ahora como lo hago en la empresa Estado o donde tenga que desempeñar funciones defendiendo el interés colectivo?

Lo que parece no saber el Presidente, que este es el momento mejor para plantear el tema.

No hay Estado en el mundo que hoy no tenga este problema, también de Oceanía llegan noticias.

El último gran reformador del Estado fracasó con total éxito, nos referimos a Mijail Gorbachov.-

Pero además porque estamos en la mayor crisis de la historia del sistema capitalista, donde por lo menos 50 complejos empresariales multinacionales son enormemente más poderosos que el Estado más poderoso.-

Aquella vieja antinomia de Estado burgués o Estado obrero, ha dejado paso a esta realidad, a que es en los Estados donde la lucha por la democracia asume el rol más elevado.-

La contradicción surge porque los dueños de la actividad económica multinacional imponen, para la financiación irrenunciable de los Estados, de un sistema impositivo basado en los impuestos al trabajo y al consumo. Esto como el capitalismo tiene límites, la crisis tiene la virtud de mostrar esos límites descarnadamente.

El Cr. Astori inició en el periodo anterior una carrera contra el tiempo: prolijear las relaciones económicas para acceder en mejores condiciones que otros países a la inversiones que fluyen ávidas (si tienen rentabilidad asegurada) de colocación en el actual mercado mundial.

Este planteo actual de reforma del Estado empalma con eso, probablemente aun exista margen, por lo que el planteo presidencial en el corto plazo puede tener vigencia.

Lo que si tenemos certeza, por las experiencias que el mundo ha vivido, que de esta crisis para salir sin destrucción (la crisis anterior culminó con la guerra), son necesarias reformas que tienen ver con la regulación del sistema financiero, con la implementación junto a la moneda única universal, de un sistema impositivo basado en la circulación del dinero. Es un desafío democrático universal, llevar la conquista de la democracia a las relaciones económicas.

Por eso nuestra afirmación de que la reforma del Estado empieza por la circulación del dinero o no empieza.-

Que el Uruguay no lo puede hacer solo, parece obvio, pero principio quieren las cosas, para nosotros es un tema de cuanta reunión internacional haya, mientras tanto ir poniendo la casa en orden, porque aún con los enormes esfuerzos que se han hecho y se están haciendo, el Uruguay en materia de circulación de dinero parece tierra de nadie (2).

Desde aquel marzo del 2010, mucho y poco se ha andado.-

Hoy nos encontramos con gente importante pontificando sobre la función pública y en  la privada estar en las colocaciones non santas de capitales, (las safis, los paraísos fiscales, los panamá papers, el lavado, etc. etc.) pontifican sobre la ética, sobre la libertad, sobre la democracia, y están contra la bancarización que los obliga a comenzar un camino de sinceramiento económico que ven ajeno a sus intereses.

O en el Frente Amplio, donde empresarios que son adherentes, en sus empresas también aplican el criterio de que sus funcionarios figuran por un pago que es por el cual tributan a la seguridad social, al Fonasa, etc. etc., y otro lo que en la realidad pagan, y que es una práctica extendida y admitida en toda la sociedad.-

Ahora una cosa no quita la otra, y cada quien debe asumir sus responsabilidades.- La mayor está en el Frente Amplio que hoy no explica hacia donde quiere ir, y cuando uno de sus representantes más calificados dice en la ONU (setiembre del 2013) lo que piensa y hacia donde se debe ir, luego todo el mundo y el propio exponente miran para otro lado y se dedican a sus chacritas. Dicho esto con el máximo aprecio a las buenas chacras que existen en nuestro país.-

Conclusión: el fallo del Tribunal es irreversible, ahora aquí importa el marco en el que se aplique y los deberes que ello genera particularmente en lo que tiene que ver con la política a aplicar de aquí para adelante, donde como en todos los países del mundo se necesita una fuerza política que defienda el interés de los comunes.

Para avanzar se necesita un programa; Mujica lo insinuó en la ONU y después nada, a pesar de que la crisis es cada vez más grave en el mundo, y el Frente aún admitiendo que manejando bien los números, no se puede sustraer de ella, porque tarde o temprano sus efectos plantearán el retroceso social.

(1)  En este tema sería muy ilustrativo analizar la práctica política con los Entes del Estado bajo la conducción política de José Batlle y Ordoñez, particularmente en el desarrollo del Banco de la República, a principios del siglo 20, o la forma de proceder del General Líber Seregni, particularmente en los momentos más dramáticos de las inundaciones de 1959 y la evacuación de Paso de los Toros, así como luego toda su práctica política.

(2)  En la actualidad el cierre del cambio Nelson y el conocimiento de sus prácticas pusieron el tema de nuevo en la opinión pública, y reconociendo los importantes avances en el tema es más lo que falta y que el Uruguay no lo puede hacer solo sino hay voluntad política ecuménica.

Jorge Aniceto Molinari



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net