*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Martín Puchet Anyul Martín Puchet Anyul
México: de la solidaridad ante la tragedia a la institucionalidad para la vida
Pablo Mieres Pablo Mieres
Inclusión financiera: cambios imprescindibles y urgentes
Gerardo Rey Gerardo Rey
El FA y el delito de abuso de funciones
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Lula. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
La violación sexual que.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Tres días que sacudirán Francia
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Lalo Paz: Recuerdos de Hace 3 Décadas
Esteban Valenti Esteban Valenti
La crítica cuesta mucho
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La “revolución'' al pie de un árbol navideño
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Medición de la seguridad asistencial. Los riesgos de ignorar los indicadores cualitativos
Mónica Xavier Mónica Xavier
No es tiempo de carrera electoral
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Mirar hacia adelante
Jorge Braun Jorge Braun
Mujica, Topolansky y la bancada MPP, los grandes ganadores
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El equivocado mensaje del Dr. Vázquez
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
La izquierda después de Sendic
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Ana Lacoste
José W. Legaspi José W. Legaspi
La unidad triunfa sobre la ética, otra vez
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Revisando lo que comemos y bebemos
Jaime Secco Jaime Secco
Reflexiones del día después
Roberto Soria Roberto Soria
De eufemismos y justificaciones en torno a la Ley 19.210
Adriana Marrero Adriana Marrero
El cántaro fresco: educación, hoy
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: no habrá vicepresidente
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ética vs Unidad: Falacia frenteamplista
Alfredo Correa Alfredo Correa
Apuntes para un plenario
Luis Garibaldi Luis Garibaldi
De viáticos y rendiciones
Luis Fernández Luis Fernández
El TCP del FA, nueva “arma” de la derecha y el imperialismo!!
Héctor Musto Héctor Musto
Palabras con cansancio sobre Sendic y el FA
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“Habla, para que yo te conozca.” ¡Y Sócrates no usaba pantalones!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Manzanita se hace a la mar
Ismael Blanco Ismael Blanco
El Fiscal Pacheco y la doctrina del Derecho Penal Temerario
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Cuentos chinos
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
La arenga
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Cuchillo de Palo: no habrá vicepresidente

Aureliano Rodríguez Larreta

10.09.2017

La democracia uruguaya saldrá fortalecida si tras la dimisión de este lunes se ciñe a la idea que sugería aquel film alemán llamado “Olvidar a Mozart”. Además de olvidado, el vicepresidente no podrá ser sustituido, en esa jerarquía, hasta la próxima elección.

El hasta ahora presidente de la Asamblea General del Poder Legislativo, y presidente del Senado de la República, Raúl Sendic, presenta  este lunes, en la Secretaría General de ese Poder del Estado, renuncia a ambos cargos y a sus altas responsabilidades.

A esas dignidades accedió por imperio de la Constitución de la República, al haber sido elegido Vicepresidente por el voto popular en la justa electoral de 2014, completando la candidatura del Frente Amplio que encabezó el actual Presidente, Tabaré Vázquez.

Valgan estas precisiones y reiteraciones fácticas por todos conocidas, en un intento, tal vez inútil, por rectificar el error que en estos días se ha generalizado a nivel informativo. Se repite la afirmación de que, al presentar su dimisión, el señor Sendic será sustituído en el cargo de Vicepresidente. No es así.

La Constitución determina que el ciudadano elegido Vicepresidente ejercerá las funciones arriba indicadas dentro del Poder Legislativo, además de sustituir, de forma temporal o definitiva, al Presidente de la República en los eventuales casos de ausencia o vacancia.

En otros países, por ejemplo en Brasil, la Constitución no le asigna al Vicepresidente  función institucional alguna, aparte de la sustitución eventual del jefe del Estado. De hecho, el titular de ese cargo desempeña las funciones políticas que el Presidente tenga a bien confiarle al organizar su gobierno.

Esto ha ocasionado no pocas dificultades, dependiendo de las relaciones personales y políticas entre ambos altos cargos. En los dos mandatos de la ex presidente Dilma Rousseff, el vicepresidente Michel Temer no pudo ocultar, en muchas ocasiones, su incómoda situación de aislamiento, cuando no su enfrentamiento con la titular del Ejecutivo federal.

En el caso uruguayo, el constituyente no ha querido un vicepresidente sin funciones. Le ha asignado esa alta responsabilidad en el Poder Legislativo, concediéndole además la condición de senador número 31, con derecho a voz y voto, tanto en el Senado como en la Asamblea General. Sin contar las importantes tareas administrativas que el cargo conlleva.

El cargo institucional llamado "vicepresidente" sólo es designado por el voto popular y no es sustituible por vacancia, aunque esto no parezca más que un juego de palabras. El renunciante será sustituido en sus atribuciones legislativas y también en el orden sucesorio de la Presidencia de la República tal como lo establece la Constitución, pero no habrá un nuevo vicepresidente.

Podrá reiterarse el error institucional cometido tras el fallecimiento del vicepresidente Hugo Batalla, cuando se atribuyó ese tratamiento al senador Fernández Faingold. Sin embargo, es necesario precisar que el país sólo volverá a tener un vicepresidente después de efectuadas las próximas elecciones generales.

 

Aureliano Rodríguez Larreta



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net