*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Martín Puchet Anyul Martín Puchet Anyul
México: de la solidaridad ante la tragedia a la institucionalidad para la vida
Pablo Mieres Pablo Mieres
Inclusión financiera: cambios imprescindibles y urgentes
Gerardo Rey Gerardo Rey
El FA y el delito de abuso de funciones
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Lula. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
La violación sexual que.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Tres días que sacudirán Francia
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Lalo Paz: Recuerdos de Hace 3 Décadas
Esteban Valenti Esteban Valenti
La crítica cuesta mucho
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La “revolución'' al pie de un árbol navideño
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Medición de la seguridad asistencial. Los riesgos de ignorar los indicadores cualitativos
Mónica Xavier Mónica Xavier
No es tiempo de carrera electoral
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Mirar hacia adelante
Jorge Braun Jorge Braun
Mujica, Topolansky y la bancada MPP, los grandes ganadores
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El equivocado mensaje del Dr. Vázquez
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
La izquierda después de Sendic
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Ana Lacoste
José W. Legaspi José W. Legaspi
La unidad triunfa sobre la ética, otra vez
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Revisando lo que comemos y bebemos
Jaime Secco Jaime Secco
Reflexiones del día después
Roberto Soria Roberto Soria
De eufemismos y justificaciones en torno a la Ley 19.210
Adriana Marrero Adriana Marrero
El cántaro fresco: educación, hoy
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: no habrá vicepresidente
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ética vs Unidad: Falacia frenteamplista
Alfredo Correa Alfredo Correa
Apuntes para un plenario
Luis Garibaldi Luis Garibaldi
De viáticos y rendiciones
Luis Fernández Luis Fernández
El TCP del FA, nueva “arma” de la derecha y el imperialismo!!
Héctor Musto Héctor Musto
Palabras con cansancio sobre Sendic y el FA
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“Habla, para que yo te conozca.” ¡Y Sócrates no usaba pantalones!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Manzanita se hace a la mar
Ismael Blanco Ismael Blanco
El Fiscal Pacheco y la doctrina del Derecho Penal Temerario
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Cuentos chinos
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
La arenga
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
MET-ROND-POINT_Banner200x73
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

Emerger

Esteban Valenti

13.09.2017

¿Podemos emerger de este desastre? No se sale del pantano simplemente emergiendo del barro, sino respirando a plenos pulmones aire puro y transitando por otras rutas virtuosas. Inclusive aprendiendo del pasado y de los errores.

Ayer se definió en el Plenario Nacional del Frente Amplio la resolución del Tribunal de Conducta Política (TCP) sobre la actuación, puntual y concreta de Raúl Sendic, vicepresidente de la república- en el uso de la tarjeta corporativa de ANCAP.

Hay algunos aspectos que vale la pena aclarar. No se trata de una evaluación general sobre el comportamiento ético, sino en un caso bien puntual y al que se sometió por voluntad propia el propio vicepresidente. Se trata de juzgar la "conducta política" de acuerdo a las normas establecidas con anterioridad en diversos pronunciamientos del FA referidos a la conducta de los gobernantes de esa fuerza política. No tiene valor institucional en el estado uruguayo, ni en la justicia, pero tiene un enorme valor político y moral.

No puedo comentar el resultado del Plenario en esta columna porque fue escrita una semana antes de su reunión. Eso me da una ventaja, analizar los temas políticos desde una visión más abierta, más amplia. Conozco el Informe del Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio y me reconcilió con la historia y los principios del FA. Palpita el legado de sus fundadores y en primer lugar de Liber Seregni.

¿Las dificultades del actual gobierno del FA, el tercero y, del FA en cuento a las adhesiones de la ciudadanía, tienen directa relación con el caso Sendic? Sin duda tienen y tendrán un impacto importante, por tres motivos, por el cargo político e institucional de gran relevancia que ocupa, porque impacta debajo de la línea de flotación de uno de los valores fundacionales y fundamentales de la izquierda: la moral republicana y la honestidad en el manejo de los recursos públicos y por último, por lo mal, muy mal que se ha manejado todo el tema, tanto a nivel del involucrado como de la estructura del FA.

Además hay que considerar que este tema seguirá su curso a nivel de la justicia y eso determina que durante varios meses nos tendremos que ocupar y tendremos que soportar en reiteración real y con alevosía seguir por este camino de espinas y desgarros. Este pronunciamiento del TCP y del Plenario es solo un episodio más del largo calvario.

Lo peor que le podría suceder a la izquierda, o a las auténticas izquierdas es perderse en este laberinto, seguir atrapados en esta ciénaga sin poder sacar la cabeza y mirar el conjunto del panorama y sobre todo el horizonte, el de los grandes proyectos transformadores.

Hay temas que reclaman una urgente atención, prioritaria, concentrada, inteligente y audaz y con muchos otros muchos adjetivos.

Necesitamos enriquecer y densificar las acciones de gobierno, no para mejorar la imagen, sino para mejorar la vida de la gente. Dos años y medio son muchos para todos, para la vida cotidiana y sobre todo para los que más necesitan los cambios. Los cambios, los avances no surgen solo del ingenio, del olfato de los gobernantes, sino de la realidad económica, productiva, social y cultural de la gente, de los que trabajan, los que emprenden, los que producen, los que estudian, los que ejercen sus profesiones, los que investigan, los que innovan. Hay mucho camino recorrido, pero mucha lentitud en algunos procesos.

El gobierno debe demostrar en los hechos, no en la comunicación y en los gestos, que toma en consideración las nuevas exigencias de la sociedad. No de todos, porque es imposible, pero si de los sectores claves.

No digo que en estos 30 meses se puede vencer la madre de todas las batallas, pero se puede avanzar o retroceder, se puede seguir aumentando el número de funcionarios públicos o no. Solo el gobierno electrónico no garantiza la desburocratización creciente del Estado y en eso estamos paralizados. Podría traer a colación casos concretos del BPS que son micro episodios de injusticias e ineficiencias. Cubiertos con las estadísticas obligatorias y chocando con la bronca de la gente.

No será posible cambiarle el ADN a la educación, pero se pueden dar señales fuertes, tangibles de cambios en los nudos, en la elección de horas en secundaria, en el currículo unificado, en avances concretos hacia una política integral de cambios y reformas que la educación pública está reclamando a gritos, en particular en la educación media.

Uno de los problemas emergentes es el de la pérdida de puestos de trabajo y el crecimiento de los desempleados, si dejamos que esta tendencia se consolide o creemos que alcanza con el crecimiento del PBI para combatirla, habremos retrocedido en una conquista social fundamental: el derecho al trabajo. Es clave recuperar en las micropymes la confianza y la disposición a emplear nuevos trabajadores y para ello se necesitan políticas concentradas y urgentes. La tendencia actual va en un sentido contrario y corremos el peligro de que la mejora en el crecimiento de la economía no se exprese en más empleo.

Hay un tema complejo y muy importante el equilibrio en las relaciones con los sindicatos. Tienen todo el derecho a proclamar y actuar todos los días la independencia de clase, pero el gobierno y las intendencias tienen que actuar la independencia de las instituciones, la defensa de los intereses nacionales o departamentales por encima de los notorios empujes corporativos. El caso de ADEOM Montevideo o de Fenapes son casos emblemáticos, pero no solo ellos.

El corporativismo es un calificativo que ahora no preocupa a casi nadie, pero es la base para un empobrecimiento democrático, venga del sector social que venga y cuando se hace un vicio permanente pone en cuestión el avance de todo el proyecto nacional. Nadie puede dudar que las principales reivindicaciones de los trabajadores han sido atendidas, el aumento de salarios y pasividades, los derechos sindicales y laborales ¿el país obtuvo contrapartidas mínimas en el compromiso con los cambios y con el avance en el Estado, en la producción, en los servicios, en la educación? Les dejo la respuesta a los lectores. Con estos temas casi nadie se mete.

Hay temas concretos, cotidianos que deben atenderse con la participación de todos los involucrados, no para buscar unanimidades, sino para darle impulso a los cambios, en el tema medio ambiental, en la instrucción de las nuevas tecnologías, en la planificación y ejecución de la infraestructura, portuarios, en los nuevos grandes proyectos productivos, agropecuarios e industriales.

Producir, innovar, internacionalizar nuestro comercio todavía más, mejorar el clima y la imagen para las inversiones es parte de un solo proceso.

Pero lo más importante es liberarnos del cepo de tantos meses encadenados a los escándalos, al menos parcialmente para pensar, para buscar, para proponerse metas innovadoras que le den impulso a las ideas de izquierda y que afronten debates nacionales e internacionales que están en la base de la propia existencia de las fuerzas progresistas y de izquierda.

La peor derrota de la izquierda, sería debilitar en la sociedad uruguaya la cultura de los cambios, de las transformaciones y de la verdadera épica de la justicia social y la democracia. Las grandes palabras se desgastan cuando se las raspa contra las miserias y la pobreza de valores.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net