*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
William Marino William Marino
Las redes sociales
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La Asamblea Nacional, una oficina del Partido Comunista
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Tema complejo: el comercio de las drogas. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Qué es eso de la posverdad?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Esteban Valenti, un producto. ¿Quiénes son los inteligentes?
Mónica Xavier Mónica Xavier
La ética y la confianza
Roberto Savio Roberto Savio
Despedidos por los robots
Emin Ibrahimov (*) Emin Ibrahimov (*)
La masacre de Jodyalí - constante llamamiento por justicia y paz
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Expectativa de vida: cuando algunas presunciones no se cumplen
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Trías, Corbyn: en buena compañía
Pablo Mieres Pablo Mieres
Inseguridad: basta de echar las culpas a otros
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Yankees, come back!
Carlos Visca Carlos Visca
La necesidad de una Perestroica y Glasnost en la Armada
José Carlos Mahía Freire José Carlos Mahía Freire
La política y los parientes
Michael Añasco Michael Añasco
El síndrome General Galtieri a la Venezolana
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Las preguntas pendientes en el refrendo de Ecuador
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
El drone iraní fue el que desató la escalada
Omar Fuentes Omar Fuentes
¿La fórmula presidencial del FA podría terminar siendo Orsi — Xavier?
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Mi voto en contra, una puerta abierta
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
La reconstrucción de Uruguay
Gabriel Francescoli Gabriel Francescoli
Comunicación animal: ¿qué tan diferentes somos los humanos?
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
El largo y profundo camino al 5 de febrero de 1971
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre Ruben Budelli
José Antonio Vera José Antonio Vera
Lucha electoral de aparatos
David Malowany David Malowany
El animal simbólico
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“Sever la odnum le”. (El mundo al revés)
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
¿Más cerca del fin?
Ismael Blanco Ismael Blanco
Alto en el campo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Autoconvocados: la punta del iceberg
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Cataluña: Rajoy ante su fracaso
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove Reloaded
José W. Legaspi José W. Legaspi
Lo superfluo y lo importante: Durazno, la previa y las propuestas de los autoconvocados
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Las políticas sociales nos hacen mejor sociedad
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Lilián Hirigoyen

Otras literaturas: Mario Barité

Lilián Hirigoyen

24.10.2017

En marzo comenzamos esta columna. La idea siempre ha sido divulgar la literatura uruguaya, dar a conocer a los escritores que todavía no han alcanzado el renombre que merecen.

 

Son, todas ellas, voces interesantes, lúcidas, sensibles, inteligentes, a las que vale la pena leer, porque el cosmos al que nos integran con sus cuentos o sus poemas posee los ingredientes necesarios para potenciar el disfrute, la reflexión, el asombro y la imaginación. Nunca se vuelve a ser el mismo después de leer a un autor que nos conmueve. Ese es el poder de la literatura: la transformación.

Entonces, ¿qué mejor que dejar en libertad esos mundos, ser parte de universos todavía desconocidos e ir descubriendo a través de la lectura el amplísimo abanico que componen los escritores uruguayos?

Hoy traemos a esta página a Mario Barité.

Mario nació en Montevideo en 1955. Actualmente, es Pro Rector de Extensión y Relaciones con el Medio de la Universidad de la República; Profesor Titular de la Facultad de Información y Comunicación, y editor responsable de la revista académica Informatio. Ha realizado periodismo cultural en Revista Garcín, El País Cultural y Radio Sarandí. Desde 2010 integra el Taller de Poesía y Música Popular de Bienestar Universitario en la Universidad de la República, coordinado por el poeta Washington Benavides -recientemente fallecido- y los artistas Héctor Numa Moraes y Mario Paz. Tiene dos libros de poesía y uno de relatos breves en preparación.

"Canciones sin atril", editado en 2013, es su primer libro de poesía y reúne parte de su producción comprendida entre 1973 y el año de la publicación.

En los textos elegidos, así como en la gran mayoría de su obra, Mario despliega sus versos en forma vibrante, pero a pesar de la aparente facilidad con la que se puede abordar su poesía, tópicos mucho más profundos subyacen bajo la superficie.

Podemos ver el paso del tiempo, la fugacidad, el azar, lo impredecible, el amor que no completa la idea de felicidad y la aparente irreverencia que esconde y no de forma solapada, una gran duda existencial; todo mezclado en un maravilloso mix de ritmo, sencillez y estilo propio.

Washington Benavides -el querido Bocha- en el prólogo de su primer libro, anota que lo que se observa en su lectura "...es la capacidad y la autoridad de estructura de cada poema, y que hace de este volumen lo que, en uno de sus magistrales estudios sobre Poesía, nos dejara el trágico gran poeta y narrador italiano Cesare Pavese, al hablarnos de los libros-cancionero; es decir, de aquellos libros que mantienen una íntima y a veces casi imperceptible comunicación entre todas sus piezas..."

Como muy bien lo resume Benavides, Mario posee un manejo finísimo del ritmo que permite la exploración de otro ámbito: la musicalización, y esa posibilidad se ha aprovechado al máximo en el Taller de Poesía y Música Popular al que concurre.

 

 

HAY QUE VER

 

Los tahúres

al anochecer

entreveran sus barajas:

ganar o perder.

¡Hay que ver!

 

Marineros

al anochecer

venderán sus almas

por una mujer.

¡Hay que ver!

 

Todos ellos

al amanecer

morirán a su manera:

mundo cruel.

 

No habrá vino

ni sota ni mujer

que apague la sed.

 

Quizá alguno llore

contra una pared,

echando los duendes

del beber:

mundo cruel.

 

¡Hay que ver!

 

 

EL AZAR

 

Lo único predecible

es que intervendrá el azar.

 

Todo plan se modifica

porque el azar gobierna.

 

Quizás por eso

los amores eternos

duran menos de lo previsto

y no hay robos perfectos.

 

Quizás por eso

las mejores fiestas

son aquellas en las cuales

alguien se cae a la piscina

y dos desconocidos

se roban besos, golosos,

en la penumbra

de una glorieta.

 

 

LO INVENCIBLE

 

Esta luz que se yergue

firme y te traspasa,

esta lava que alivia

y no quema cuando avanza,

y es alabanza de rey

 

Y es acero y es papiro

y transgrede toda ley,

amnesia de casi todo

que dura lo que un suspiro

y de tan fugaz parece eterna.

 

Esta luz es lo invencible

y fulgura en la caverna,

la que no puede decirse

sino con extremo tacto,

con palabras inaudibles,

 

con silencios que redimen

cuánta soledad de preso,

cuántas ganas de apresar,

de volverte prisionera

y ser tu esclavo poseso.

 

Esta luz es lo invencible

y transgrede toda ley,

amnesia de casi todo

que dura lo que un suspiro

y de tan fugaz parece eterna.

 

MADRUGADA DE OTRO CIELO

 

¿dónde el patio de baldosas blanquinegras

el oso los gritos de mi madre

el mundo alto y ahíto de miedos ?

 

fue tan pronto nacer y entrar en los juegos

tan rápido el tiovivo de ese tiempo

 

dónde el arco iris en la ventana ?

 

de aquella rosa que fue al desagüe

todavía se estremecen algunos pétalos

pero el niño aquel

                              quedó durmiendo

bajo otra luna

en la madrugada de otro cielo

 

Los siguientes poemas son inéditos e integrarán su segundo libro que lleva por título provisorio "Campo minado"

ARTE POÉTICA (2)

  

No hay poema que no tenga

su trueno o su cometa

su rubicón, su pozo

su cono de sombra

su íntimo lector.

 

No hay poema que no esconda

una espada

y una rama de olivo

un rayo de sol

un oscuro sol

 

No hay poema al que por albur

no le llegue el día

previstamente

incalculado

en que las mismas palabras

se entiendan diferentes

por diferente lector

 

en que los mismos lectores

entiendan diferentes

las mismas palabras

 

en que las palabras suenen

finalmente

diferentes

y se liberen de sus letras

 

 

LA CENIZA 

                                                                  

Todo se vuelve ceniza,

tanto el dolor más profundo

como el amor  más fecundo

se los lleva al fin la brisa.

 

Todo se vuelve ceniza,

ni la brasa ardiente dura,

ni del bosque la espesura

ni las promesas en tiza.

 

Y un dios que se hace el ausente

mientras cocina el pescado

que no ha multiplicado,

rumia con alma indolente.

 

Todo se funde en el tiempo.

Lo experto como lo lego,

el vértigo y el sosiego,

se cuecen a fuego lento.

 

Todo se pierde en el viento,

se fuga en bancos de niebla.

El pasado es un invento

y el futuro una tiniebla.

 

Y un dios tibio y displicente

sin su gracia y sin su luz,

un dios cobarde y silente

mete en tierra la testuz.

 

Y ese dios de tan humano

quiere creer que es divino,

un dios miedoso y lejano

que bebe solo su vino.

 

A modo de ejemplo, aquí pueden escuchar "Estoy volviendo", un poema de su autoría interpretado por Héctor Numa Moraes, Washington Benavides y Mario Paz, que integra el CD "Las canciones del Taller". Volumen II.

 



Lilián Hirigoyen / Escritora



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net