*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
William Marino William Marino
Las redes sociales
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La Asamblea Nacional, una oficina del Partido Comunista
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Tema complejo: el comercio de las drogas. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Qué es eso de la posverdad?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Esteban Valenti, un producto. ¿Quiénes son los inteligentes?
Mónica Xavier Mónica Xavier
La ética y la confianza
Roberto Savio Roberto Savio
Despedidos por los robots
Emin Ibrahimov (*) Emin Ibrahimov (*)
La masacre de Jodyalí - constante llamamiento por justicia y paz
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Expectativa de vida: cuando algunas presunciones no se cumplen
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Trías, Corbyn: en buena compañía
Pablo Mieres Pablo Mieres
Inseguridad: basta de echar las culpas a otros
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Yankees, come back!
Carlos Visca Carlos Visca
La necesidad de una Perestroica y Glasnost en la Armada
José Carlos Mahía Freire José Carlos Mahía Freire
La política y los parientes
Michael Añasco Michael Añasco
El síndrome General Galtieri a la Venezolana
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Las preguntas pendientes en el refrendo de Ecuador
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
El drone iraní fue el que desató la escalada
Omar Fuentes Omar Fuentes
¿La fórmula presidencial del FA podría terminar siendo Orsi — Xavier?
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Mi voto en contra, una puerta abierta
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
La reconstrucción de Uruguay
Gabriel Francescoli Gabriel Francescoli
Comunicación animal: ¿qué tan diferentes somos los humanos?
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
El largo y profundo camino al 5 de febrero de 1971
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre Ruben Budelli
José Antonio Vera José Antonio Vera
Lucha electoral de aparatos
David Malowany David Malowany
El animal simbólico
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“Sever la odnum le”. (El mundo al revés)
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
¿Más cerca del fin?
Ismael Blanco Ismael Blanco
Alto en el campo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Autoconvocados: la punta del iceberg
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Cataluña: Rajoy ante su fracaso
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove Reloaded
José W. Legaspi José W. Legaspi
Lo superfluo y lo importante: Durazno, la previa y las propuestas de los autoconvocados
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Las políticas sociales nos hacen mejor sociedad
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Nathan Novik
Foto: emaze.com

Condiciones para superar el conflicto árabe israelí

Nathan Novik

02.11.2017

A veces es necesario esforzarnos para tratar de abrir nuestra mente en búsqueda de posibles salidas a situaciones o conflictos que parecen muy difíciles de resolver.

 

El conflicto entre árabes e israelíes es un caso de esos. Para buscar una salida es necesario tratar de incluir a las partes del conflicto, abandonar las posturas mentales rígidas y predeterminadas que hemos asumido al respecto y que no deseamos cambiar. Dejar de lado los "ideologismos dogmáticos", reconocer la raíz del problema a través de un diagnóstico renovado y recién allí imaginar una solución al tema. Es lo que trataré de hacer en este análisis.

Aparentemente existe un motivo fundamental por el cual  los dirigentes palestinos han preferido de acuerdo a los simples hechos históricos, mantener con Israel un  "estado de guerra con cese al fuego", (en lugar de un tratado de paz), desde que este nació como país independiente, atacándolo de manera reiterada y asociándose con diversos países árabes según la ocasión. Ese motivo pareciera ser, en el caso de la "Autoridad Nacional Palestina" (ANP) instalada en la zona de Cisjordania, el  alto grado de corrupción de sus dirigentes que prefieren mantenerse en  condición de "víctimas" del conflicto a fin de recibir grandes caudales de dinero desde el exterior. En el caso  del grupo político-religioso denominado Hamas, que tiene gobierno en Gaza, la situación en cuanto a corrupción  es bastante similar al de la ANP, con el agravante de que se trata de una organización clasificada de terrorista  y cuyo estatuto señala que uno de sus principales objetivos es borrar del mapa a Israel (ver Estatutos del Movimiento de Resistencia Islámica "Hamas" en Internet).

Para mantener el "statu quo" ambas dirigencias árabes palestinas han utilizado dos "herramientas" fundamentales: La primera de ellas: mantener una cultura del odio hacia Israel, inculcándolo  a sus niños y a su juventud a través de los textos escolares, los discursos políticos  e incentivando a sus  ciudadanos en general, a atacar a Israel, a su población civil  e incluso a realizar actos de terror en su interior. Para que sea posible la paz alguna vez, es necesario  priorizar la paz por sobre otras consideraciones, educando  para la paz y el entendimiento con los vecinos. Eso está lejísimos de ocurrir y no hay esperanzas que ocurra con las actuales dirigencias palestinas. No basta con un "reconocimiento" de la boca hacia afuera  de que Israel como país existe para que esos dirigentes tengan credibilidad: hay que modificar la cultura de odio al vecino.

La segunda de las "herramientas" de los dirigentes árabes palestinos es el no dejar e  impedir,  que al interior de los árabes palestinos surja  un movimiento que aspire al bienestar del pueblo palestino, a priorizar la paz y a generar líderes  con carisma para  optar por la convivencia y cambiar de "swich" respecto a lo que ha sostenido la dirigencia palestina durante casi 70 años en la relación con Israel. Es por ello que podemos afirmar que la dirigencia palestina, tanto la ANP como la organización Hamas, tienen de hecho secuestrado al pueblo palestino.

Los norteamericanos y los europeos continúan pensando en la necesidad de resucitar el paralizado proceso de paz en este conflicto, pero siguen ignorando que mientras existan estos corruptos dirigentes árabes palestinos que se interesan en mantener el actual statu quo a fin de parecer "víctimas" del conflicto, mientras mantengan la fuerza de las armas para seguir aplicando ambas "herramientas" de coacción que impide  cualquier cambio, ninguna negociación será posible.

Los ONU y sus organismos, tal como lo he explicado en otros artículos, adoptan el lenguaje de las actuales dirigencias palestinas, aceptan su papel de "víctimas" del conflicto y terminan atizando los odios, alejando de este modo las esperanzas de paz y entendimiento. Niegan los simples hechos de este conflicto, transformando en "victima" a los agresores (países árabes con la complicidad de los árabes palestinos) y en victimarios a Israel que en los hechos han sido los agredidos. El "pecado" de Israel es no haber perdido ninguna de las "grandes guerras" de este conflicto, dado que de haber sido así ya habría desaparecido, todo ese contexto ignorado por la ONU.

La única alternativa para salir de este conflicto, es que Organismos Internacionales renovados, neutrales en el conflicto, junto a países civilizados, generen una presión directa para que los actuales dirigentes palestinos den un paso al costado, contactando con personalidades árabes palestinas que anhelan el bienestar del pueblo palestino, pongan un "gobierno provisional para la paz" con un período de preparación de su pueblo para el compromiso, la democracia  y la tolerancia. Que ese nuevo gobierno  genere  un período de información  al más amplio nivel para que en una fecha determinada generar elecciones y al mismo tiempo un pronunciamiento libre e informado a través de un plebiscito para conocer la opción que realmente anhela el pueblo palestino: 1) un país autónomo, pero viable en lo político, económico y social, 2) formar parte de Israel con la única restricción de que en lugar de hacer el servicio militar tendrían que hacer un servicio comunitario, asegurando así la misión (amparo al pueblo judío) y la seguridad interna del país o bien 3) formar parte de otro país árabe de la zona al cual se anexarían.

Los países que participarían activamente en ese proceso y algún Organismo Internacional renovado y neutral serían garantes, junto a Israel de que el pueblo palestino y el israelí puedan convivir en paz y armonía.

 

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net