*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
¿Cadena perpetua o cadena perpetua de fracasos?
William Marino William Marino
Unidad es la palabra
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Después de la guerra de Corea. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Carta de Sancho Panza a Wilson
Esteban Valenti Esteban Valenti
Que diferente era ser de izquierda
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
El clavo en el sillón o el silencio de los inocentes
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
Ya no la busques, no la busco yo
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Trampeando a la esperanza
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El precio de una sonrisa en la isla de los desdentados
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿Algo huele mal en Maldonado?
Pablo Mieres Pablo Mieres
“Más unidos que nunca”
Luis Fernández Luis Fernández
Finlandia es un país muy especial
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove
Mónica Xavier Mónica Xavier
¡Uruguay no se detiene!
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Reclamamos régimen jubilatorio para trabajadores de Juan Lacaze
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cuando los comportamientos de los médicos comprometen el contrato social
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Energía y celulosa: medias verdades, medias mentiras
Jorge Larrobla Jorge Larrobla
Brou- El conflicto inventado
Daniel Feldman Daniel Feldman
Alejandro Rey, el personaje tras bambalinas en el Solís
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
Clinton y Astori; ¿sin sex appeal, no hay nada..?
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Las sorpresas de ser orejano
Mauricio Toledo Mauricio Toledo
Obesidad y Depresión. Una buena manera de cuidar su salud afectiva es cuidar de su cuerpo.
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
“La esperanza es lo último que se pierde”
Andrea recomienda: a los amantes Andrea recomienda: a los amantes
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Omar Gil Omar Gil
Problemas abiertos: retos para la Matemática
Joaquín Roy Joaquín Roy
¿En qué momento se jodió Catalunya?
Roberto Soria Roberto Soria
La imprescriptibilidad, asunto político
Héctor Musto Héctor Musto
Algunas cosas que viví con Daniel Viglietti
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cien años después
Adriana Marrero Adriana Marrero
Palabras que sobran, palabras que faltan
David Malowany David Malowany
Para el israelí Yuval Noah Harari los derechos humanos son fruto de la imaginación colectiva
Carlos Visca Carlos Visca
El desarrollo de la industria naval como parte de la economía y defensa nacional
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Mario Barité
Dr. Charles Carrera Leal Dr. Charles Carrera Leal
Un circo de mentiras contra ASSE
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Angioplastia como placebo

Edgardo Sandoya

07.11.2017

¨La verdad es que no se por qué, pero me sentía mal y cuando llegué al médico ya se me había pasado” comentaba Laura a su amiga. “Es cierto viste”, respondió María, “es una cosa rara, ¿no? pero yo también cuando llego a la doctora ya me siento tranquila.

Y ni te cuento lo de mi suegra, que no había nada que la mejorarse, pero desde que su doctor le recetó unas gotitas se siente muy bien. Y, lo máximo que no me vas a poder creer, el médico nos explicó que las gotitas eran solamente agua destilada y que le iban a hacer bien y así fue".

El poder curativo del médico es muy amplio, y varía dependiendo de las características personales del mismo, la relación que establece con cada paciente en particular y la manera en que se desempeña. Desde la antigüedad se conoce que este poder es parte indisoluble del acto de cuidado, y el que, en muchos casos es el elemento con mayor capacidad curativa de todos lostratamientos disponibles.

El efecto placebo

En medicina se llama efecto placebo al beneficioconseguido mediante una sustancia inerte sin propiedades terapéuticas, efecto terapéutico que depende del hecho de recibirlo. El efecto placebo de los medicamentos puede llegar a ser muy importante, lo que ha sido comprobado en numerosas investigaciones.Este efecto placebo no solo se consigue mediante sustancias sin propiedades terapéuticas, sino que el efecto curativo tambiénpuede ocurrir a partir del contacto con el médico.

Por esa razón, cuando se investiga un nuevo tratamiento el mismo se compara con la administración de placebo,evaluando la diferencia entre el resultado del placebo y del tratamiento investigado. En este tipo de estudio, el ensayo clínico controlado, los pacientes se distribuyen al azar al nuevo tratamiento o a placebosin que ni los pacientes ni los médicos tratantes sepan si están recibiendo el fármaco o el placebo. Por supuesto que en este tipo de investigaciones se explica al paciente los posibles beneficios y riesgos de lo que se investiga y solo se incluyen en las mismas a quienes brindan su consentimiento escrito para ello.

Investigaciones de este tipo han demostrado que, como por ejemplo ocurre con los medicamentos antidepresivos, el 80% de la mejoría obtenida en la depresión obedece al efecto placebo, mientras que solo el 20% del beneficio corresponde al medicamento antidepresivo. 

En algunos pacientes y en algunas enfermedades este efecto puede ser muy importante, siendo más probable que síntomas como dolor, náuseas, falta de aire o colon irritable, entre otros, respondan a la administración de un placebo, aunque debe tenerse en cuenta que también puede influir en el resultado el cursonatural de la enfermedad.

También existe la inversa del efecto placebo: el efecto nocebo.Este consiste en los efectos negativos que se derivan de la administración de un placebo o un tratamiento, que no pueden explicarse por su mecanismo de acción; son efectos negativos que del punto de vista biológico no tienen relación con las terapias activas.

El caso de la angioplastia

La angioplastia es un tratamiento clave en pacientes con infarto agudo de miocardio, pues reduce la mortalidad de estos pacientes al desobstruir la arteria coronaria ocluida por un coágulo de forma aguda. Por el contrario, en pacientes coronarios estables,es decir los que tienen angor de esfuerzo (dolor en el pecho que aparece al hacer un esfuerzo el que desaparece al cesar el mismo), la angioplastia no reduce la muerte ni previene el infarto. Pero lo que si había mostrado investigaciones previas en pacientes estables,que habían comparado la angioplastia con el tratamiento con medicamentos, era que la misma era efectiva para aliviar el angor, al menos durante cierto tiempo.

Una nueva investigación recientemente publicada, planteó la hipótesis de que el alivio del dolor vinculado a la angioplastia podría ser un efecto placebo. Para evaluar la misma, en 5 centros de Inglaterrase incluyó en una investigación a pacientes a los que el realizarle el cateterismo se comprobó que tenían lesiones coronarias severas a los que se distribuyó al azarrealizarle angioplastiao a no realizarla sin comunicarlo a los pacientes. Como esto se decidía durante el cateterismo realizado para ver si había lesión coronaria, ni los pacientes ni sus médicos tratantes tenían forma de saber si se había hecho angioplastia o no.

Después de pasadas 6 semanas se evaluó la capacidad de ejercicio y los síntomas de los pacientes y no se comprobaron diferencias ni en el tiempo de ejercicio realizado ni en la presencia de angor de esfuerzo entre los pacientes con angioplastia o sin angioplastia.Estomuestra que el alivio de los síntomasobservado en las investigaciones en los que los pacientes sabían que se les había realizado una angioplastia, era resultado del efecto placebo.

¿A qué se debe el efecto placebo (y nocebo)?

Diversos mecanismos contribuyen a ellos: las expectativas, el condicionamiento, la motivación o la reducción de la ansiedad. Cuanto mayor es la expectativa, mayor es el efecto placebo y, potencialmente, mayor será el condicionamiento asociado en el futuro. Esta asociación y su efecto dependen en buena medida del éxito del primer encuentro, el que podría ser crítico para el posterior desarrollo de respuestas placebo importantes. También las expectativas delmédico pueden afectar la respuesta del paciente al placebo.

Por otra parte, está el aspecto neurobiológico asociado a estos efectos. La investigación muestra que el placebo activa las mismas vías bioquímicas que los fármacos usados habitualmente. Éste podría ser el motivo por el que el efecto placebo ha mostrado un efecto más importante en algunas enfermedades psicosomáticas o que cursan con dolor. Esto representa una transición en el concepto tradicional del placebo, en que se daba un rol preponderante a la sugestión y el poder de la mente, a una mejor comprensión de cómo se produce el mismo. Actualmente se investiga la posibilidad de que la respuesta al placebo esté determinada genéticamente.

Conclusiones

Esta nueva investigación respecto a la angioplastia confirma que también las intervenciones terapéuticas invasivas tienen asociado un efecto placebo, el que hasta ahora no había sido demostrado.

Cuando se administra un tratamiento a unpaciente se obtiene una respuesta global, en la que la sola presencia del profesional sanitario tiene un efecto placebo incorporado. Considerando que estoestá presente en cada acto asistencial, es muy importante que el médico lo maximice medianteempatía, calidez y actitudes que generen confianza.

 

Dr. Edgardo Sandoya - Médico cardiólogo - Profesor Titular de Medicina Basada en Evidencia, Facultad de Medicina CLAEH. Investigador en el área de prevención cardiovascular



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net