*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
¿Cadena perpetua o cadena perpetua de fracasos?
William Marino William Marino
Unidad es la palabra
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Después de la guerra de Corea. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Carta de Sancho Panza a Wilson
Esteban Valenti Esteban Valenti
Que diferente era ser de izquierda
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
El clavo en el sillón o el silencio de los inocentes
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
Ya no la busques, no la busco yo
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Trampeando a la esperanza
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El precio de una sonrisa en la isla de los desdentados
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿Algo huele mal en Maldonado?
Pablo Mieres Pablo Mieres
“Más unidos que nunca”
Luis Fernández Luis Fernández
Finlandia es un país muy especial
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove
Mónica Xavier Mónica Xavier
¡Uruguay no se detiene!
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Reclamamos régimen jubilatorio para trabajadores de Juan Lacaze
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cuando los comportamientos de los médicos comprometen el contrato social
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Energía y celulosa: medias verdades, medias mentiras
Jorge Larrobla Jorge Larrobla
Brou- El conflicto inventado
Daniel Feldman Daniel Feldman
Alejandro Rey, el personaje tras bambalinas en el Solís
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
Clinton y Astori; ¿sin sex appeal, no hay nada..?
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Las sorpresas de ser orejano
Mauricio Toledo Mauricio Toledo
Obesidad y Depresión. Una buena manera de cuidar su salud afectiva es cuidar de su cuerpo.
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
“La esperanza es lo último que se pierde”
Andrea recomienda: a los amantes Andrea recomienda: a los amantes
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Omar Gil Omar Gil
Problemas abiertos: retos para la Matemática
Joaquín Roy Joaquín Roy
¿En qué momento se jodió Catalunya?
Roberto Soria Roberto Soria
La imprescriptibilidad, asunto político
Héctor Musto Héctor Musto
Algunas cosas que viví con Daniel Viglietti
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cien años después
Adriana Marrero Adriana Marrero
Palabras que sobran, palabras que faltan
David Malowany David Malowany
Para el israelí Yuval Noah Harari los derechos humanos son fruto de la imaginación colectiva
Carlos Visca Carlos Visca
El desarrollo de la industria naval como parte de la economía y defensa nacional
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Mario Barité
Dr. Charles Carrera Leal Dr. Charles Carrera Leal
Un circo de mentiras contra ASSE
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Joaquín Roy

¿En qué momento se jodió Catalunya?

Joaquín Roy

08.11.2017

Si los editores reproducen fielmente el título original de este artículo, los lectores deberán regalarme una buena dosis de comprensión por usar expresiones que pueden herir ciertas susceptibilidades.

 

Si se ha optado por el maquillaje de la palabra altisonante, los observadores perceptibles sin duda detectarán que es un calco de una pregunta crucial que se hace un personaje central de una de las mejores novelas de Mario Vargas Llosa, "Conversación en La Catedral".

Zavalita, un periodista peruano, ante el panorama desolador de un Perú en su peor época, plagado de dictaduras y corrupción, se pregunta si se puede anclar el tiempo en que el país tomó el camino hacia el endémico desastre.

La expresión se ha usado frecuentemente por analistas e intelectuales mayoritariamente latinoamericanos, adaptada a otros países del hemisferio.

La empleo hasta el aburrimiento de mis estudiantes en mi curso sobre el pensamiento latinoamericano (la más notable contribución a la cultura en español que ha dado América Latina), deletreando la palabra o simplemente mediante la inicial de "j".

La uso para identificar los momentos en que una crisis actual o una permanente pauta existencial pueden identificarse como el marco temporal de un estado de ánimo, conducta o preocupación nacional. Es una excusa útil para interpretar vanidosamente la historia.

Los principales pensadores latinoamericanos han estado aplicando la pregunta sistemáticamente en sus clásicos ensayos de identidad nacional. Así se ha intentado señalar algún acontecimiento fácilmente identificable.

Destacan el surgimiento del peronismo en la Argentina, la imposición de la Enmienda Platt en Cuba, la caída de Fulgencio Batista y el surgimiento de Fidel Castro, el congelamiento de la Revolución Mexicana. En Estados Unidos la crisis de Donald Trump está anclada en la lamentable aventura de Vietnam y la vergonzosa dimisión de Richard Nixon.

En contraste, esta explícita expresión-pregunta se ha usado muy raramente para indagar sobre las crisis de España, aparte del "Desastre" (así entronizado) de 1898. Toda la obra de los maestros de ese agrupamiento, desde Miguel de Unamuno a José Ortega y Gasset, está bajo la sombra de la pregunta.

En el panorama de Catalunya, muchos intelectuales desde la Renaixença trabajaron bajo similar influjo, con el poeta Joan Maragall al frente.

Pero la referencia directa a la alusión del Perú es ignota. Más concretamente sobre el caso de Cataluña, la detecté en un artículo solamente conocido para los lectores de El Periódico de Catalunya. La empleó Joan Tapia, un exdirector de otro rotativo de Barcelona, la centenaria La Vanguardia, donde hubiera resultado insólito el uso de la palabra maldita.

En fin, Tapia se preguntaba si se podía fijar el origen de la crisis que atenazaba a Catalunya a causa del proceso independentista.

Se había acelerado por la pareja formada por el partido heredero de la Convergència del ahora caído en desgracia Jordi Pujol, y Esquerra Republicana, la venerada formación de Francesc Macià. Ahora liderada por Oriol Junqueras, su ideario explícitamente republicano contrasta con la evolución oportunista de sus socios, que ha ido desde el conservadurismo catalanista y burgués hasta el agresivo independentismo, aliado con la anticapitalista y populista CUP.

Numerosos analistas hemos remachado hasta la saciedad que el origen más reciente del deterioro que ha llevado a la drástica decisión del gobierno español para intervenir (suspender, ejecutar, neutralizar) la autonomía catalana fue la lamentable sentencia del Tribunal Constitucional en 2010.

Examinando con lupa el proyecto de reforma en 2006 del Estatut venerable de 1979, todo un record en el tormentoso proceso constitucional de Catalunya, este ente resolvió enmendarle la plana a los gobiernos español y catalán, a ambos parlamentos, e incluso abofetear a los electores catalanes que lo habían aprobado (aunque con una elevada abstención) en impecable referéndum.

Irritados por la fatídica inclusión de una manipulada (y peor entendida) palabra ("nación"), y una evidente ampliación de las competencias de autogobierno, la decena de miembros del Tribunal resolvió (en apretado voto de 6-4) afeitar drásticamente el documento.

La irritación catalana (que estalló en una manifestación impresionante) no se redujo a los sectores ya declarados como independentistas, sino también a los moderados que debieran ser calificados, como mucho, como "catalanistas", amantes de la sardana y los "castellers", burgueses, católicos, rentistas, y obreros de toda clase.

Residen tanto en el barrio del Eixample barcelonés como en la "Catalunya profunda", en el interior donde se cosecha el vino del espumoso cava. En ese momento podría decirse que se "jodió" la paciencia de muchos catalanes.

Pero el panorama es más amplio, aunque no tan exagerado como algunos independentistas lo reclaman. De esa misma época es la crisis económica de 2008 que comenzó a arrojar a la calle a más de un tercio de la población laboral y se cebó especialmente en los mayores de 50 años, y mucho más en los jóvenes.

Paradójicamente, la generación mejor preparada (al menos, formalmente) de la historia de Catalunya y España, se abocó a ser "ninis" (ni "estudian", ya, ni "trabajan"). Nada menos que 50 por ciento.

Los líderes independentistas, en coalición con los nuevos partidos y movimientos populistas, buscaron chivos expiatorios para el desastre.

Vendieron magistralmente la idea de que la culpa no era de la corrupción capitalista que había socavado los pies de barro de una economía basada en el "ladrillo", con la construcción desmesurada de segundas y terceras residencias.

El culpable era el "Estado Español", esa referencia despectiva con la que se describía a "España". Más concretamente, estaba personalizada por ese actor al que se llama "Madrid". Fue el broche definitivo de cuándo se jodió Catalunya.

Joaquín Roy es catedrático Jean Monnet y director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami. jroy@miami.edu 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net