*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
¿Cadena perpetua o cadena perpetua de fracasos?
William Marino William Marino
Unidad es la palabra
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Después de la guerra de Corea. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Carta de Sancho Panza a Wilson
Esteban Valenti Esteban Valenti
Que diferente era ser de izquierda
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
El clavo en el sillón o el silencio de los inocentes
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
Ya no la busques, no la busco yo
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Trampeando a la esperanza
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El precio de una sonrisa en la isla de los desdentados
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
¿Algo huele mal en Maldonado?
Pablo Mieres Pablo Mieres
“Más unidos que nunca”
Luis Fernández Luis Fernández
Finlandia es un país muy especial
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove
Mónica Xavier Mónica Xavier
¡Uruguay no se detiene!
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Reclamamos régimen jubilatorio para trabajadores de Juan Lacaze
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cuando los comportamientos de los médicos comprometen el contrato social
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Energía y celulosa: medias verdades, medias mentiras
Jorge Larrobla Jorge Larrobla
Brou- El conflicto inventado
Daniel Feldman Daniel Feldman
Alejandro Rey, el personaje tras bambalinas en el Solís
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
Clinton y Astori; ¿sin sex appeal, no hay nada..?
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Las sorpresas de ser orejano
Mauricio Toledo Mauricio Toledo
Obesidad y Depresión. Una buena manera de cuidar su salud afectiva es cuidar de su cuerpo.
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
“La esperanza es lo último que se pierde”
Andrea recomienda: a los amantes Andrea recomienda: a los amantes
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Omar Gil Omar Gil
Problemas abiertos: retos para la Matemática
Joaquín Roy Joaquín Roy
¿En qué momento se jodió Catalunya?
Roberto Soria Roberto Soria
La imprescriptibilidad, asunto político
Héctor Musto Héctor Musto
Algunas cosas que viví con Daniel Viglietti
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cien años después
Adriana Marrero Adriana Marrero
Palabras que sobran, palabras que faltan
David Malowany David Malowany
Para el israelí Yuval Noah Harari los derechos humanos son fruto de la imaginación colectiva
Carlos Visca Carlos Visca
El desarrollo de la industria naval como parte de la economía y defensa nacional
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Mario Barité
Dr. Charles Carrera Leal Dr. Charles Carrera Leal
Un circo de mentiras contra ASSE
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Pablo de los Reyes

“La esperanza es lo último que se pierde”

Pablo de los Reyes

10.11.2017

Así reza uno de los refranes más conocidos y que hace alusión a la cantidad enorme de posibilidades de mejorar que se nos presentan a lo largo de la vida.

 

El tema es comprender que esperanzas uno sigue manteniendo vivas y cuáles han visto frustrada su posibilidad de concreción. 

Hoy, en nuestro país, asistimos a una interrogante similar en cuanto a los caminos posibles que podemos enfrentar en el futuro inmediato. 

Para quienes hemos sabido estar convencidos de un camino, de una alternativa política, el ver hoy el derrotero que está trazando nuestra ilusión, es un profundo dolor. 

Siento que nos robaron la esperanza de cambio. Siento que a cada momento aparece una nueva mancha. Que de quienes esperábamos los gestos más nobles y leales, caen en el lodo, se empantanan, venden humo, venden, se venden, transan y negocian todo y a cualquier precio. Lo peor es que pretenden que no nos demos cuenta. 

La nueva planta de UPM, las denuncias por abuso de uso de las tarjetas corporativas, dirigentes (legisladores, del ejecutivo, de los sectores y sindicales) que usan sus responsabilidades para beneficio personal, y de sus organizaciones, líderes sectoriales que negocian todo en post de mantener su statu quo, ministras y ministros que montan estructuras que promuevan sus intereses y no los programáticos. En todos lados aparecen denuncias, rumores, y señales de desvíos ideológicos, de lumpenización de la actividad política. Todo se deteriora, se deprime. 

Reclamos de debate interno han sido profesados durante años, pero los debates ya no son posibles, porque para debatir es necesario dejar abierta la posibilidad de que alguien me convenza con sus argumentos. Y eso, hace rato que no pasa. 

Hoy la hegemonía, legítima por cierto, ya empezó a reclamar un día si y otro también la decisión del líder para que borre cualquier intención de competencia interna. Otra vez apelando a que sin él, no hay reelección. 

Son muchas y muchos los compañeros y compañeras que ven esto, son pocos los que han decidido salirse. Este momento histórico reclama a gritos que volvamos a sentirnos incómodos, que zafemos del confort y arriesguemos para cambiar. La incomodidad política es el motor de búsqueda de nuevas soluciones, alternativas. 

Estoy convencido que llegó el momento de sentar las bases de un nuevo acuerdo político. Un acuerdo republicano. Un acuerdo que trascienda las estructuras. Un acuerdo para cambiar el gobierno en base a políticas claras, definidas previamente. 

Ese convencimiento es por dos cosas. 

Una es porque no se vislumbra el camino del FA en un próximo gobierno, hoy está empantanado, sin capacidad de acción, sin liderazgo y con muchísimas complicaciones internas. 

Y porque lo mejor que puede pasarle al querido Frente Amplio y los queridos frenteamplistas es volver al llano. Sacarse la responsabilidad de gobernar y poder discutir abiertamente su futuro. Seguramente esa instancia podrá parir una nueva alternativa que vuelva a enamorar a los que hoy sentimos el alejamiento con ese profundo dolor que nos manifestamos cuando nos preguntamos ¿qué fue lo que pasó?. 

Hay que recrear espacios políticos creíbles, es la responsabilidad de los militantes mantener viva la esperanza en el quehacer político. Porque es esa actitud republicana, democrática, la base de un desarrollo social y cultural. 

Es necesario reclamar nuevamente la legitimidad de la actividad política. Prestigiarla, devolverle el valor social encontrando puntos de acuerdo y construyendo un espacio dónde los uruguayos y uruguayas vuelvan a confiar.

Al final, debemos luchar para que la esperanza de que la política sea el lugar donde realizarse democráticamente nuestra sociedad, sea lo último que se pierda. Y eso, ya no tiene un partido o un sector.

Pablo de los Reyes



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net