*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
170 años. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
No se puede dar nada a Hamas hasta que devuelva a los soldados y civiles que secuestró”
Hugo Rodríguez Almada Hugo Rodríguez Almada
Facultad de Medicina: El statu quo y los conflictos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La primera vez que vi a Mujica
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las “innovaciones” en Medicina y los medios de información
Michael Añasco Michael Añasco
American Space Forces. Donald Trump contra los extraterrestres
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Pepe, el último profeta...
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
En la encrucijada contemporánea no más ajuste sino transformación
Luis Sabini Luis Sabini
Una maldecidísima trinidad: Assange, Sala, palestinos
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Tacuarembó y el triste protagonismo de los últimos días
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Votaremos con el Frente Amplio. O a este mismo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Balbi: el toro y la muerte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
El turismo visto desde la celulosa
Pablo Mieres Pablo Mieres
Promesas rotas
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
La marea verde y la siesta de las izquierdas
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La venta del Dique Maua y la crónica de una metamorfosis: El FA de estatizador a continuador de la obra de Aparicio Méndez
Laura Alemán Laura Alemán
Predios del dique Mauá. Vender el alma: tres perlas de un collar oscuro
Charles Carrera Charles Carrera
Tan uruguayos como nosotros
Luis Fernández Luis Fernández
Detalles de la inmigración africana
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
No lo digo yo, lo dicen Daniel Barenboin y otros, que se aplica el « apartheid » en Israel
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Desinteligencias de la Inteligencia
William Marino William Marino
Comenzó la carrera!!!
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
La ley de los pequeños números
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Gobiernos y derechos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
UPM 2 NO, cuando la mentira es la verdad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Gauchos de las cuchillas y vaqueros de las praderas -II
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
¿En qué nos parecemos, tú y yo a la nieve?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Cuidado señores candidatos. ¡Oso! del futbol
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El programa del FA y los arbolitos de Navidad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Matrimonio homosexual en Cuba: ¿Buena voluntad o representación?
Iván Solarich Iván Solarich
GRIEZMANN, Y EL PARTIDO DE LA ÉTICA
Agustín Deleo Agustín Deleo
Aleluya hermanos
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Largaron!!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Hacen falta poetas
José Antonio Vera José Antonio Vera
Cartes un ganador derrotado
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El Frente Amplio debe irse del Foro de San Pablo
E. Canon-F. López D’Alesandro E. Canon-F. López D’Alesandro
Democracia, propuestas y el verdadero cambio
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Alejandro Domostoj

Las sorpresas de ser orejano

Alejandro Domostoj

12.11.2017

Hace algunas semanas recibí una invitación del pre candidato Fernando Amado para asistir al acto de lanzamiento de su candidatura. Sabe Fernando de mi origen frenteamplista y yo sé de su condición de Batllista.

 

Ambos sabemos que, aunque partamos de concepciones filosóficas diferentes, podemos coincidir en muchos aspectos. Entonces decidí ir -por segunda vez en mi vida- a un acto colorado. Y la verdad que hasta hoy duran las sorpresas.

La primera sorpresa pasó por el acto en sí. Tengo alguna que otra campaña electoral encima, y varios centenares de actos y actividades organizadas, por lo que difícilmente un formato logre sorprenderme. Y en efecto, aunque el formato estaba absolutamente cargado de modernidad y frescura, con dos tiempos nítidamente marcados -por un lado "el encuentro" al aire libre, espacio de intercambio y conversación colectiva y por otro "el acto"- no fue en sí lo que me sorprendió. La novedad estuvo dada por como efectivamente funcionó ese encuentro. Hacer confluir a actores políticos de diversos partidos y sectores, representantes de la cultura de diversas vertientes artísticas y filosóficas, militantes de base, figuras del gobierno nacional y departamental y simples ciudadanos, ya es algo difícil de logar. Ahora, que ese ámbito efectivamente funcione,  que en él se respire diálogo, y se vea interactuar con total naturalidad a todos los actores convocados, eso es real y gratamente sorprendente. Fueron horas donde deambulaban en la conversación Eduardo Larbanois, el "Pacha" Sánchez, Fernando Pereira, Yamandú Fau, Camarota, Di Candia, Sanguinetti, Juan Andrés Roballo, Martínez, Gonzalo Mujica, militantes colorados, frenteamplistas varios, jóvenes, etc. Nadie se agrupó en "manadas" o según las "etiquetas" propias o ajenas, y eso fue lo notable, primó la condición ciudadana como factor unificante. Algo esencial, pero cada vez menos frecuente en la sociedad.

La segunda sorpresa fue el discurso de Amado. En ese discurso encontré diferencias, pero llamativamente encontré más coincidencias que las que primariamente suponía encontrar. Pero el verdadero quid del discurso es un planteo político contrario a la polarización, buscando eliminar la lógica del blanco y negro o de la Ámsterdam vs la Colombes. A esta altura Ud. creerá que me sorprendo por poco, porque este discurso viene ganando adeptos desde hace tiempo. Y se equivoca. No es el discurso lo que me sorprende, sino la coherencia entre lo dicho y la acción. Porque Amado pronunció ese discurso en ese acto donde nos encontramos tantos tan diferentes y tuvimos improvisadas tertulias caracterizadas únicamente por nuestra condición ciudadana. Es decir que pregonó con la práctica, y eso sí que ya no es moneda corriente.

La tercera sorpresa, lamentablemente, es la que menos me sorprende. Y es que algunos de los que por allí anduvimos tuvimos que constatar en carne propia como ese espíritu se ha perdido. No faltó el sagaz militante que con admirable astucia logró "descubrir" nuestra "oculta" presencia (en un acto filmado, cargado de periodistas, transmitido en vivo y con cortes promocionales en redes), se tomó el trabajo de hacer alguna captura de imagen e introducirla en grupos y redes seguida de algún menudo comentario, para intentar vaya a saber uno qué...

Por lo pronto esto no amerita más que la anécdota de lo mal que se está por algunos lares, lo que viene a reafirmar la necesidad de que irrumpa otro estilo que no vaya por la fácil senda de polarizar y crispar los ánimos (que por cierto bastante crispados ya están).

Ahora, en nuestro caso particular, si ser Orejano significa estar convencidos que la lógica dualista llegó a su fin; que la construcción de mayorías ya no serán posibles mediante el voto monolítico de un solo Partido, y que el Uruguay y los uruguayos debemos aprender a transitar un nuevo escenario, donde nadie es propietario de todo lo bueno y nadie es culpable de todo lo malo y que ese nuevo pacto ciudadano deberá incluir políticas de Estado sustentadas sobre una sólida base ética, entonces compañeros bien pueden tildarme de esa manera, y bien valen las sorpresas de este nuevo orejano.

Alejandro Domostoj

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net