*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
A un compañero en México. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Violencia y pobreza
Esteban Valenti Esteban Valenti
Las nuevas focas
Héctor Musto Héctor Musto
Los Navegantes, ¿tienen brújula?
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El día que conocí a Ernesto Díaz y sobre el conocer, sobre la auténtica sabiduría
Michael Añasco Michael Añasco
América rural en la era Trump
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Relevancia de las estrategias de seguridad en la Medicina actual
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Pablo Mieres Pablo Mieres
No a la grieta
Daniel Vidart Daniel Vidart
Dos poemas
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Sainete Nacional: Asociación Rural de Tacuarembó, Ministerio de Turismo y Un Solo Uruguay
William Marino William Marino
Los días del después
Luis Fernández Luis Fernández
Sólo un par de detalles...
Jaime Igorra Jaime Igorra
Isla de Flores
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Los dos payasos peligrosos aún golpean
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
¡Felicitaciones Alcalde Charo López!
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
20 años después
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Jaime Secco Jaime Secco
Astori casi siempre tuvo razón
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Ana Jerozolimski

JERUSALEM, LA VERDAD

Ana Jerozolimski

06.12.2017

Podríamos preguntarnos para qué sirven las declaraciones del Presidente de Estados Unidos Donald Trump reconociendo -tardíamente- a Jerusalem como capital de Israel, si aportan algo sustancial concreto o simplemente desata una tormenta innecesaria. Pero lo claro es que el reconocimiento norteamericano, que al parecer será proclamado este miércoles de noche,  no cambia la realidad en el terreno.

Jerusalem ES desde hace décadas la capital de Israel . David Ben Gurion la proclamó como tal el 5 de diciembre de 1949, poco después de finalizada la guerra de independencia.

En Jerusalem funcionan todas las instituciones de gobierno, la Suprema Corte de Justicia y  la Kneset (Parlamento).Únicamente el Ministerio de Defensa y la Kiria, o sea la sede del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, se encuentran en Tel Aviv. E inclusive los países que no tienen embajada en Jerusalem, saben que es en Jerusalem que sus embajadores presentan credenciales y donde mantienen todos los contactos políticos al máximo nivel.

Ahora, con el reconocimiento inminente de Trump, las amenazas palestinas de violencia y la nueva resolución de hace pocos días en la ONU que llamó a Israel de "potencia ocupante" en Jerusalem,nos parece ineludible hacer algunas aclaraciones. Ni siquiera nos detenemos en la parte histórica antigua, en el hecho que Jerusalem jamás fue capital de absolutamente ningún poder sino únicamente del Reino judío de David y Salomón y luego, en la era moderna, del Estado de Israel. Concentrémonos ahora en la historia más reciente.

Concentrémonos en la historia moderna, en cómo se llegó a los términos "Jerusalem oriental" y "Jerusalem occidental", a una ciudad dividida , en cómo se llegó a la conquista de la Ciudad Vieja por parte de Israel en junio de 1967, presentada como ocupación ilegal por los palestinos y por quienes levantaron su mano en la ONU el 30 de noviembre, declarando nuevamente a Israel como "potencia ocupante" en la ciudad.

* Cabe recordar que según la resolución 181 de la ONU, que recomendaba la partición de Palestina en un Estado judío y otro árabe, Jerusalem y Belén debían quedar fuera  y recibir el estatuto de "corpus separatum", bajo gobierno internacional administrado por las Naciones Unidas. Diez años después, se determinó, habría un referéndum y la población de la ciudad decidiría de qué lado quiere estar. Muy a su pesar, ya que Jerusalem era considerada su corazón, el liderazgo judío de entonces, antes de la creación del Estado, aceptó también esa parte, para poder fundar el Estado de Israel independiente. Los árabes, que rechazaron la resolución y optaron por la guerra, claro está que rechazaron también esa parte. Ya entonces, Jerusalem tenía mayoría judía.

* Jerusalem nunca había estado dividida. A lo largo de la historia, no existió jamás eso de "oriental" y "occidental". Lo que dividió por primera vez la ciudad, fue el ataque de Jordania en 1948, cuando a fin de impedir la creación del Estado de Israel a favor del cual se había votado poco antes en la ONU, los árabes se lanzaron a la guerra.

* Los aproximadamente 1500 habitantes del histórico barrio judío de la Ciudad Vieja de Jerusalem, fueron expulsados. La línea divisoria informal en la que se detuvieron los combates, quedó en la práctica como la línea de alto el fuego, del armisticio, que dividía por primera vez en la historia a Jerusalem en dos partes. El territorio que se hallaba al Este de esa línea, quedó bajo control de Jordania, incluyendo la Ciudad Vieja con todos sus santuarios. La parte al Este de la línea del alto el fuego, fue anexada por Jordania  y declarada unos años después, en 1953, "segunda capital", después de Ammán. La parte al oeste de la línea de alto el fuego, fue declarada por Israel su capital.

* Contrariamente a lo pactado en el armisticio firmado al finalizar la guerra en 1949, Jordania no permitió el acceso de los judíos a sus santuarios, ni al Muro de los Lamentos ni a las diversas sinagogas que funcionaban en la Ciudad Vieja de Jerusalem. En realidad, hubo restricciones también sobre la población cristiana y tampoco el acceso a los lugares sagrados del Cristianismo del lado jordano era libre.

En la ciudad vieja, que quedó del lado jordano, al Este de la línea divisoria producto de la guerra, había  casi 60 sinagogas, la mitad de las cuales fueron convertidas en establos y destruidas. Las lápidas de las tumbas en el cementerio judío en el Monte de los Olivos, que data de hace miles de años, fueron destruidas y utilizadas para pavimentar calles y como letrinas. Claro está que tampoco se permitía a judíos ser sepultados en el lugar. Las limitaciones llegaron a su fin recién cuando Israel conquistó la Ciudad Vieja en junio de 1967.

* En 1967, al estallar la Guerra de los Seis Días- en la que Israel disparó técnicamente el primer tiro cuando ya estaba claro que Egipto y Siria estaban por lanzar un ataque combinado-, Israel intentó impedir la apertura de un nuevo frente al Este, con Jordania. Se aclaró al Rey Hussein que si él no ataca, Israel tampoco le atacará a él. Pero el monarca jordano no pudo resistir las presiones de Gamal Abdel Nasser desde Egipto y creyó sus mentiras, que estaba casi por llegar a Tel Aviv. Hussein cometió el gran error de comenzar a cañonear Jerusalem, la parte bajo gobierno israelí desde 1949.

Israel respondió al ataque, conquistando no sólo la Jerusalem bajo gobierno jordano sino también Cisjordania (Judea y Samaria).

Israel conquistó Jerusalem Este por la fuerza, claro que sí. Pero fue repeliendo un ataque en su contra. No fue su iniciativa ni siquiera la liberación de la Ciudad Vieja. Una vez que Hussein atacó, claro está que era la oportunidad de liberar el Muro de los Lamentos y, a sus ojos, hacer justicia histórica.

* Cabe recordar que al conquistar la Ciudad Vieja- en lo que para Israel fue "liberación" y para los árabes "ocupación"- , más concretamente el 27 de junio de 1967 o sea tres semanas después de terminada la guerra de los Seis Días, Israel extendió su legislación y jurisdicción a Jerusalem Este. No usó el término "anexión", consciente de la problemática política que ello significaba. A los árabes de la Jerusalem antes gobernada por Jordania, conocida desde entonces como Jerusalem oriental, se dio residencia permanente y a quienes lo desearan, derecho a solicitar ciudadanía israelí.

 

* Todo esto no quita que en la práctica, la reunificación de Jerusalem va acompañada de no pocas tensiones. Por un lado, es un hecho que hay una convivencia que sorprende a quien llega del exterior y ve a judíos, musulmanes y cristianos cruzándose diariamente en camino a sus respectivos lugares de oración. Por otro, claro que hay aquí dos mundos muy distintos entre los que sigue existiendo una línea divisoria cultural y política. No creemos que sea sabio para Israel mantener dentro del perímetro de su capital a barrios árabes que nada tienen que ver con la historia judía en la ciudad .

Pero la necesidad de alcanzar eventualmente una fórmula política que permita conciliar todas las reivindicaciones, no puede tergiversar la historia ni hacer olvidar lo ocurrido en Jerusalem, donde la división fue producto de una guerra que Israel nunca quiso ni tampoco inició.

Los palestinos sostienen que Jerusalem será la capital de su futuro Estado independiente. Lo que surja de eventuales negociaciones, no lo podemos prever. Pero la historia, sí la conocemos: Israel no le quitó la capital a los palestinos. Jamás existió en la historia un Estado palestino y Jerusalem jamás fue su capital. Las amenazas de violencia, por más fuertes que sean, no pueden cambiar la historia.



Ana Jerozolimski



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net