*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿De quién es Punta del Este?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Relecturas del verano (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Jorge Ángel Pérez  Jorge Ángel Pérez 
¡La cara limpia!. ¿Y lo de atrás qué?
Pablo Rudich Pablo Rudich
A cien años de la gran transformación en Europa
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Francisco en los Andes: vuelan el Águila y el Cóndor
William Marino William Marino
¿El fin del dólar?
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Cataluña insensata
Pablo Mieres Pablo Mieres
No nos engañemos, se viene un año muy complicado
Luis Fernández Luis Fernández
¿Se puede elaborar una estrategia sin considerar al poder?
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
A 10 días del nuevo año: Quisiera ser creyente
Jaime Secco Jaime Secco
Entender la crisis del campo, cuatro claves para gente de asfalto
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Clara y pura discriminación
Roberto Savio Roberto Savio
Hay que regular el turismo antes que sea demasiado tarde
José Antonio Vera José Antonio Vera
Arsénico y cianuro
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Un error de Sanguinetti acerca de los musulmanes y algunas consideraciones en torno a la laicidad y el Ejército
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
A la búsqueda del tren perdido
Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos
CIERRE DE AÑO
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seregni amigo
Mónica Xavier Mónica Xavier
Feliz 2018 para todas y todos
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Indulto humanitario en Perú como regalo de Nochebuena
Eduardo Contreras Eduardo Contreras
Saudades del 17
Roberto Cyjón Roberto Cyjón
TRUMP, por favor: “gracias por tu ayuda”
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Cristo era Gitano
Joaquín Roy Joaquín Roy
España: un castillo como nación
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Salir de la encrucijada
Ismael Blanco Ismael Blanco
Absolución y castigo
Carlos Visca Carlos Visca
Desguace tres. Se sigue por el mismo camino. ¿Hasta cuándo?
Adriana Marrero Adriana Marrero
Ecuador: la educación que legó Correa
Carlos Garramón Carlos Garramón
Cumbre de la OMC en Buenos Aires
David Malowany David Malowany
Nazismo y cristianismo
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Garantías
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El País reescribe la historia
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Salud alimentaria. ¿Derecho individual o segmento del mercado?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Jerusalén, la manzana de la discordia
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Jerusalén, la manzana de la discordia

Luis C. Turiansky

08.12.2017

 

Ya está: el presidente Donald Trump ha firmado la orden por la que EE.UU. reconoce a Jerusalén como la capital del Estado de Israel y dispone el traslado de la embajada actualmente en Tel Aviv.

Podría preguntarse, ¿bueno, y qué? ¿No es una realidad? ¿No tiene derecho toda nación a decidir dónde quiere establecer su capital? Desde luego, y no solo los israelíes, también los palestinos. El problema surge cuando dos pueblos pretenden instalar sus autoridades en el mismo sitio. Por cierto, en condiciones ideales, nada ni nadie podría impedir que ambos gobiernos compartan una misma ciudad. Pero algo así, en la situación que perdura desde 1948, es imposible. Mientras unos sigan reivindicando el origen divino de su permanencia en el paraje y otros juren echarlos al mar a tiro limpio, lo más prudente es separarlos.

Eso fue lo que, tal vez ingenuamente, decidió la ONU en su famosa Resolución 181 (1947) sobre la partición de Palestina en dos estados, uno judío y otro árabe, con un estatuto especial, bajo garantías internacionales, para la ciudad de Jerusalén. El término "judío" tenía un claro sentido nacional, no religioso, por lo mismo que la otra parte estaba constituida por "árabes" y no "musulmanes". En todo caso, una buena parte de la población palestina es de fe cristiana.

Treinta años antes, un ministro británico de relaciones exteriores de nombre Arthur Balfour hacía llegar a Lord Rothschild, representante de la comunidad judía, una breve nota para expresar la opinión favorable del Gobierno de Su Majestad con relación al establecimiento en Palestina de "un hogar nacional" ("a national home") para el pueblo judío, rogándole hacer llegar esta posición al movimiento sionista. Hace poco se celebró el centenario de esta nota personal, escrita en papel de oficina sin membrete siquiera y con la firma garabateada, que ha dado en llamarse pomposamente "Declaración de Balfour". No la envió a los interesados directamente, sino como quien dice "a través de una relación común", y tampoco habla de un "estado judío" sino de un "hogar", que en definitiva puede ser cualquier cosa, incluso un edificio o una colonia agrícola perdida en el desierto. Tanta cautela se explica, puesto que Gran Bretaña todavía estaba en guerra con los dueños de hecho de la Palestina en cuestión, es decir el Imperio Otomano, y no convenía sacar a la luz algo que pudiera interpretarse más tarde como una repartija de tierras ajenas, entre ellas la mismísima Tierra Santa, como efectivamente lo fue.

El estado judío se creó unilateralmente en 1948 y estalló la primera guerra con sus vecinos árabes. Jerusalén quedó dividida en dos sectores, el sector oriental bajo jurisdicción jordana, el occidental reconocido como parte de Israel pero no su capital, que para la comunidad internacional siguió siendo Tel Aviv y es allí donde funcionan casi todas las embajadas.

La reunificación de la ciudad solo tuvo lugar por la fuerza tras la "guerra de los seis días" en 1967. Desde entonces, en virtud del derecho internacional, el sector oriental, esencialmente árabe, está técnicamente bajo ocupación militar e Israel es una potencia ocupante.

Esta es la realidad, y aquí no sirve invocar los textos bíblicos para justificar una vulgar ocupación. Aceptar el léxico oficial de las autoridades israelíes acerca de Jerusalén, "capital eterna e indivisible del Estado de Israel" y enviar allí la representación diplomática de uno es simplemente transgredir el derecho internacional.

La decisión de la administración Trump no va a ayudar a resolver la situación de palestinos e israelíes, sino todo lo contrario. Es un paso más, conflictivo y peligroso, en el camino ya esbozado por el presidente norteamericano al recibir al jefe de gobierno israelí, en cuya ocasión, para sorpresa general, habló de una solución de convivencia de ambos pueblos "en un solo estado", sin duda refiriéndose a Israel.

De esta manera, los Estados Unidos se autoexcluyen de todo esfuerzo ulterior por la realización de los acuerdos anteriores sobre la creación de una Palestina independiente al lado de Israel. La decisión agregará leña al fuego del enfrentamiento mutuo, la sorda guerra del ejército israelí contra los palestinos y el odio de estos, junto con el terrorismo como alternativa.

Luis C. Turiansky



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net